Bodas

Las 8 ideas más inspiradoras (y románticas) para vuestra boda en primavera. ¡Imprescindibles!

¿Sabíais que la primavera es la estación del amor? En esta época del año las bodas son especialmente coloridas, alegres… ¡y románticas! Y es que florecen las flores, llega el buen tiempo, apetece estar al aire libre… ¡Disfrutad de un día increíble!

Sergio García

Las bodas en primavera son especiales. ¿Cómo no iban a serlo si en esta estación florecen las plantas y florece el amor? El clima se vuelve además más cálido y agradable, por lo que apetece especialmente casarse al aire libre y celebrar el banquete nupcial en un exterior, ya sea un jardín, una terraza, un campo, un bosque, una playa... Si estáis pensando en daros el "sí, quiero" en estos meses, os dejamos las mejores ideas para que vuestro enlace en esta temporada no solo resulte perfecto, sino también muy romántico. ¡Empezamos!

1. Celebraciones al aire libre

Con los termómetros marcando temperaturas ni demasiado cálidas ni demasiado frías, la primavera invita (aún más) a organizar celebraciones en el exterior. Y es que además de disfrutar de todas las ventajas del aire libre –lo que resulta muy interesante siempre, pero sobre todo ahora debido a la crisis sanitaria derivada del coronavirus–, el ambiente será más agradable y romántico, especialmente si el escenario elegido está rodeado de naturaleza: árboles, plantas, montañas, ríos, mar... Del mismo modo, la amplitud del espacio os permitirá decantaros por una distribución más libre y personalizada, al tiempo que también se amplían las opciones decorativas, en las que no faltarán las flores de temporada ni los vivos colores, entre otros.

Jemarvi Eventos

2. Espacios ideales

Como decimos, las posibilidades a la hora de organizar una boda al aire libre en primavera son muchas. Y encontraréis numerosas opciones en nuestro directorio de banquetes: masías, fincas o cortijos con unos fantásticos jardines, salones de boda, restaurantes u hoteles con unas maravillosas terrazas... Incluso castillos, bodegas o espacios singulares con magníficos exteriores. ¡No tendréis problema a la hora de elegir!

3. Si es por la mañana, mejor

Para poder capturar cada rayo de sol es buena idea celebrar una boda de primavera de día, porque así la temperatura se mantendrá más o menos estable y las horas de luz natural cundirán más. Ya sabéis que lo esencial de una buena foto o vídeo es la luz, así que, si queréis retransmitir vuestra boda por streaming o subir alguna de las capturas del intercambio de alianzas a vuestras cuentas de Instagram, esta es la mejor hora. ¡Y las mesas del banquete se verán magníficas! ¿Os imagináis además lo romántico que quedará vuestro primer baile tras el "sí, quiero" al atardecer, acompañados por la luz de unas velas, de unas bengalas o de unas guirnaldas de luces led? ¡Puro romanticismo!

Rafa Molina Fotografía

4. Que no falten las flores de primavera

No hay duda de que en la decoración de las bodas primaverales no pueden faltar las flores frescas y de temporada. El plus de esta estación es que no tendréis problema a la hora de elegir, pues es cuando muchas de ellas florecen e inundan los campos con su aroma y su colorida presencia. No os faltarán así rosas, ranúnculos, fresias, tulipanes, orquídeas, peonías, caléndulas, pasiflora, jacintos, amapolas... Ya sea en bonitos jarrones, en macetas, en regaderas o en envases de cristal transparente, por ejemplo, serán perfectas para vestir el pasillo de la ceremonia, el altar, los centros de mesa, las sillas del banquete, diferentes espacios y rincones del lugar de celebración... ¡Hasta la tarta nupcial!

5. Una decoración llena de color

Más allá del blanco, en la decoración de las bodas de primavera no faltarán tampoco los colores vivos. Es el caso del naranja, del rojo, del rosa, del amarillo, del verde menta, del azul... ¡En plena naturaleza funcionarán genial! Del resultado que deseéis conseguir depende vuestra elección. ¿Cómo añadir esos toques cromáticos? Puede ser con flores y plantas, así como con telas, globos, banderines, guirnaldas... Aunque también podéis apostar por ellos en mantelerías, cojines, copas, jarrones, frutas de primavera... Lo que está claro es que los colores para una boda en primavera son un must have imprescindible.

Brenda Abril

6. Un plan B lleno de encanto

Aunque como decimos las bodas primaverales invitan a celebrarse al aire libre, lo cierto es que también hay que prever un plan B en caso de lluvia. Así que no dudéis en consultar con el espacio de celebración cuáles son vuestras opciones en caso de meteorología adversa: unos fantásticos salones interiores, un invernadero o unas carpas llenas de estilo que os permitan crear el ambiente romántico y acogedor que queréis para vuestra mágica jornada nupcial.

7. Apostad por platos fríos y calientes

Gracias al buen tiempo y al hecho de estar en un exterior seguro que a vuestros familiares y amigos les apetece disfrutar de deliciosos platos fríos que, al mismo tiempo sean muy refrescantes. Pueden ser ensaladas, sopas frías, brochetas de verduras, ceviches... Sin olvidarse, lógicamente, de los platos calientes propios de este tipo de eventos. ¡Aunque mejor si no son demasiado consistentes! Aseguraos, por otro lado, que no falten las bebidas: zumos, refrescos, cócteles con y sin alcohol...

Finca El Albero

8. Detalles de boda para invitados

Para que quienes recibieron vuestras invitaciones de boda primaverales se sientan realmente cómodos en todo momento, pensad en unos fantásticos detalles de boda que les permitan disfrutar al máximo del gran día. Es el caso, por ejemplo, de gafas de sol, sombreros, abanicos, parasoles... Eso sí, ¡customizadlos antes y dadles un aire muy primaveral!

Ya veis que las ideas más románticas e inspiradoras no faltarán en vuestra boda de primavera. Así que aprovechadlas al máximo y vivid un día B único y completamente inolvidable. ¡Felicidades pareja!

Otros artículos que te pueden interesar