La Salve

¿Estáis pensando en poner un bufet de quesos en vuestra celebración? Sin duda, será todo un acierto y encantará a los presentes, que no podrán evitar arremolinarse alrededor del cheese bar con sus vestidos de fiesta en cuanto se lo presentéis. ¡Y es una de las ideas originales para bodas más sencilla! Bastará con dedicarle un lugar específico, un espacio que podréis decorar con flores para aportar color y un toque de frescura al aperitivo o banquete nupcial. Las variedades que elijáis pueden estar ordenadas por la intensidad de su sabor o por procedencias. También podéis optar por ofrecer quesos locales. La gastronomía española es muy rica en diferentes variantes de queso, y las elecciones son casi infinitas. ¿Os imagináis a vuestros familiares y amigos disfrutando de todo su sabor mientras de fondo suenan canciones para bodas? Tenéis el éxito más que asegurado.

¿Cómo elegir los quesos?

Ofreced quesos de variedades muy distintas. Por ejemplo, podéis incluir uno duro, uno lavado, uno con costra de moho, uno de oveja, otro de cabra y uno azul. Cortadlos de diferentes maneras y jugad con las formas variables, las texturas infinitas y los colores diversos para crear una combinación que resulte visualmente de lo más atractiva.

Para los amantes del queso, un bufet de este estilo se convertirá en la ocasión perfecta para descubrir nuevas variedades que no habían probado nunca, así que no olvidéis incluir opciones poco conocidas.

¿Cómo presentarlos?

Una buena idea de decoración para la boda es utilizar utensilios y recipientes de materiales naturales, como madera, mármol u hojas. Para presentar los quesos debéis tener en cuenta lo fuerte que es cada uno, ordenándolos del más suave al más intenso, de manera que vuestros seres queridos empiecen por probar los más ligeros y vayan subiendo, poco a poco, para acostumbrar el paladar a los sabores más fuertes. ¡Igual al acabar alguna invitada se tiene que retirar el chal de fiesta!

Como en las ideas para el candy bar, para presentar los quesos podréis recurrir a bases de tartas, tablas, cajitas, fuentes de varios pisos o platos originales, sin olvidar indicar en una pequeña etiqueta del mismo estilo que vuestras invitaciones de boda vintage el nombre y procedencia de cada variedad. Una solución que resultará de gran ayuda a vuestros invitados a la hora de elegirlos.

Los quesos pueden presentarse enteros, de forma que cada comensal corte la porción que desee, o precortados. Lo ideal es contar con una persona que sirva el queso, cortando aquellos más delicados, ya que algunas variedades blandas pueden desmoronarse fácilmente con el calor o si la persona que las corta no es muy cuidadosa. Una idea que os asegurará al mismo tiempo que haya queso de todas las variedades disponible en todo momento y que nadie se va a quedar con las ganas de probar alguno.

El queso debe servirse siempre acompañado de pan, que también podrá ser de diferentes tipos: tradicional, con nueces, con aceitunas, con cebolla, con semillas… Y como el contraste que se consigue al mezclar el queso con algo dulce es realmente delicioso, no olvidéis incluir una cesta con uvas e higos, así como varias bandejas con dulce de membrillo y confituras de distintos sabores. ¿Y qué os parece incluir estas últimas como una de las prácticas ideas para regalar en una boda?

Señorío de Nevada

¿Cuándo servir el bufet de quesos?

La temperatura es muy importante para que los quesos se conserven bien, así que hay que procurar no presentarlos antes de que los invitados puedan acercarse a ellos. Podéis ofrecerlos como aperitivo o bien, al estilo francés, después de la comida. Aunque si os habéis decantado por un banquete tipo bufé, vuestros seres queridos podrán acercarse a ellos siempre que lo desen. Antes de consumirlos es importante ponerlos a temperatura ambiente durante unos 30 minutos.

Tipos de queso

Las variedades son infinitas y, además, cada región tiene sus propias especialidades, pero en líneas generales pueden clasificarse de la siguiente forma:

  • Quesos duros. Parmesano, Pecorino, Provolone, Gruyère, Emmental, Sardo, Regiano, Cheddar, Idiazábal…
  • Quesos azules. Roquefort, Cabrales, La Peral, Gorgonzola, Stilton, Montagnolo, Picón Bejes-Tresviso…
  • Quesos blandos de corteza de moho. Camembert, Brie, St. Marcelin…
  • Quesos blandos de corteza lavada. Tête de Moine, Munster, Torta del Casar…
  • Quesos de cabra. Rulo, Crottin de Chavignol, Rocamadour, Tommes, Cabécou, Banon…
  • Quesos de oveja. Manchego, de Burgos, Zamorano, Mató, Roncal, de Mallorca, Pata de Mulo…
  • Quesos semiduros. Edam, Cheddar, Gouda, Manchego semi…

Marita Catering Grupo Nuevo Almacén

Un detalle de boda original puede ser regalar a los invitados un pequeño folleto en el que se expliquen las características de cada uno de los quesos presentados en el cheese bar, acompañado de un surtido de quesos en miniatura. Sin duda, un presente de lo más práctico y... ¡delicioso! No olvidéis explicar en vuestras invitaciones de boda que va a ser un día único e irrepetible. Sin duda, ¡uno de los mejores de vuestra vida!