Tras la ceremonia, es tradición ofrecer a quienes recibieron vuestras invitaciones de boda un delicioso aperitivo a modo de antesala del magnífico banquete de boda. Sin duda, una bonita forma de darles la bienvenida a uno de los momentos más esperados del inolvidable enlace. Y es que a lo largo de la comida o cena nupcial tendrán lugar algunos de los instantes más entrañables y divertidos del gran día, como el corte de la tarta, la entrega de los regalos de boda a todos los presentes y el primer baile de casados al son de esas románticas canciones para bodas. ¡No faltará detalle!

Todo un clásico: aperitivos para el coctel de bienvenida

Es importante asegurarse que, al igual que en el banquete nupcial, solo se servirán alimentos de primera calidad y que las delicias serán variadas y numerosas. Aunque no tanto como para quitar el hambre a todos los presentes. ¡Y es que os esperan unos sabrosos platos a continuación! Además, es básico cuidar al máximo la presentación, garantizando que todo está bien colocado y armoniza a la perfección con el resto de ideas de decoración para la boda. No faltarán así recipientes de diferentes medidas, capacidades, materiales y colores, junto con originales puestas en escena, como los montaditos, las latas de conserva llenas de sabrosas tentaciones, las pequeñas sartenes o las mini cazuelitas. ¡En la variedad está el gusto!

Aperitivos para bodas: opciones para todos

Y del mismo modo que en el banquete tendréis en cuenta las posibles alergias alimentarias, intolerancias o dietas concretas de quienes recibieron vuestras invitaciones de boda 2020, deberéis hacer igual con los canapés para bodas que compondrán el aperitivo nupcial. Así, si alguno de los presentes es intolerante a la lactosa, por ejemplo, celíaco, hipertenso, vegetariano o vegano, no olvidéis incluir diferentes propuestas gastronómicas que todos puedan saborear por igual. Y, muy importante, acordaos de indicar la composición de las distintas recetas en mini pizarras o cartelitos, a juego con el resto de elementos de la papelería nupcial: invitaciones de boda vintage, minutas, seating plan... Algo que también deberéis recordar a la hora de decidir qué dulces y chucherías compondrán la mesa de dulces o ideas para el candy bar. ¡Tenedlo todo en cuenta!

¿Qué tipo de entrantes para bodas no pueden faltar?

Las brochetas de verduras, los montaditos diversos, los canapés fríos para bodas, los embutidos ibéricos, el queso, las croquetas de infinitos sabores, los mini bocadillos, las hamburguesas, las sopas frías, el marisco o el foie son opciones infalibles en lo que a aperitivos para una boda se refiere. No obstante, los platos tradicionales de otros países, como el sushi, los macarons salados o las innovadoras formas y combinaciones culinarias de alta cocina que han surgido en los últimos años, también han ganado terreno como aperitivo nupcial. ¿El resultado? Una variedad de sabores poco convencional y exquisita a su vez, e igual de innovadora que todas esos detalles originales para bodas que habéis elegido para vuestros seres queridos. ¡Y no os olvidéis de combinar las propuestas calientes con los aperitivos fríos para bodas! Una gran variedad de aperitivos fáciles y elegantes, con los que se les hará la boda agua a todos los invitados. Elijáis los que elijáis, serán unos aperitivos de boda de 10.

¿Cómo servir estos aperitivos de boda?

Lo ideal es dejar volar la imaginación y, al igual que en vuestro día B no faltarán las ideas divertidas para bodas, aseguraros de que estas también están presentes en el variado menaje escogido para servir los aperitivos para boda. Bases de pizarra, vasitos biodegradables, cucharas de madera, cucuruchos de papel, pequeñas sartenes de hierro, botellas de cristal con forma de bombilla antigua, vasitos, cuencos, boles, cazuelitas de barro... ¡Las posibilidades son casi infinitas!

E igual que cuidaréis la presentación de vuestro look nupcial –intentando escoger el más perfecto de los vestidos de novia, por ejemplo, o uno de esos trajes de novio únicos y maravillosos–, el aperitivo también deberá dar la mejor de las impresiones, entrando primero por la vista y enamorando al paladar después. Sin duda, la mejor de las bienvenidas tras la ceremonia y antes del copioso banquete. ¡Qué no falten los bocados deliciosos ni las explosiones de color y de sabor, acompañadas de la mejor de las presentaciones! Disfrutad de un aperitivo tan inolvidable como el resto de la jornada nupcial.