La fiebre de la personalización no deja ningún detalle al azar: las invitaciones de boda se cuidan como nunca antes y se tematizan con frases y motivos que describen perfectamente a los novios; los detalles de boda se piensan con mimo para que cada invitado tenga un recuerdo especial y diferente; las canciones para bodas se buscan y rebuscan hasta dar con las que más convencen a la pareja por igual; las ideas divertidas para bodas se eligen cuidadosamente con la finalidad de dejar a familiares y amigos con la boca abierta, y el banquete se aleja de las rigideces de antaño para pasar a ser más divertido y personal que nunca. Otro excelente ejemplo son los populares candy bar.

Un candy bar es una mesa o barra llena de dulces de todo tipo para que los invitados puedan tomarlos cuando les apetezca. Suelen estar preparadas desde el inicio del aperitivo, porque no son solo deliciosas tentaciones: ¡también son un elemento indispensable en la decoración! Aunque, si lo preferís, pueden montarlo a media comida o cena, justo en la zona del baile, para dar un aire más informal al momento de cortar la tarta de bodas. Porque el candy bar no sustituye al clásico pastel nupcial, sino que lo complementa con otros dulces como cupcakes, cookies o golosinas. Si te gusta la idea de tener un candy bar en tu boda, no dejes de leer las claves que te desvelamos a continuación para que todo salga a la perfección.

Variedad de dulces

Puede que seas fan de los cupcakes y tu pareja adore los brownies, pero debes tener en cuenta que a mayor variedad en tu mesa dulce, más os aseguráis que haya productos al gusto de todos. Cake pops, merengue, pastelitos fondant, galletas o simples caramelos de toda la vida, por ejemplo, pueden acompañar bastones de regaliz, nubes de azúcar y demás gominolas. Dejaros aconsejar por el servicio de catering y elegid lo que más os guste teniendo en cuenta que no solo serán los postres, sino también un buen picoteo para la hora de las copas y combinados durante el baile.

Irresistible a la vista

El elemento visual en un candy bar es crucial. El secreto es que la presentación sea tan bonita que los invitados duden si hincarle el diente a los dulces o hacerles una foto. Colores pastel, diferentes texturas, glaseados, buttercream, perlitas de chocolate, purpurina comestible, fideos de colorines… ¡Las opciones son infinitas! Si vuestra boda tiene un color como protagonista, no dudéis en aplicarlo también al candy bar. ¡No habrá mejor broche para el banquete! Si no, la tendencia es decorarlo en tonos pastel, que tanto nos remiten a los dulces de la infancia.

Decoración mimada al detalle

El candy bar es el rincón ideal donde dejar volar vuestra imaginación ¡y luciros si os gusta la decoración! Si la boda es temática podéis encargar los pastelitos o magdalenas con formas de elementos relacionados con el gran tema. ¿Va de cine? Servidlos sobre bandejas negras redondas pintadas como rollos de película. Si no tenéis ningún tema central, podéis preparar la mesa dulce con banderines, globos, pompones de papel, flores, lazos... Lo importante es elegir una paleta de color y no salirse de la misma gama para evitar estridencias. Utilizad flores y velas para completar el toque chic de la mesa. Si tenéis algún tipo de sello de boda o hashtag del enlace, el candy bar es el lugar ideal en el que colocarlo. ¡No olvidéis que será un elemento destacado entre las ideas de decoración para bodas a vuestro alcance!

Presentación individual

En la medida de lo posible, os recomendamos que optéis por dulces individuales para evitar colas y que los invitados puedan tomarlos de forma más cómoda. Además, es recomendable que sean fáciles de coger y de comer, por lo que os aconsejamos moldes de papel, pequeños cuencos para las golosinas o servirlas con palillos para que nadie se ensucie las manos. Aseguraros de que las servilletas son suficientes y están a mano, así como pequeños platitos para poner los dulces de pastelería.

Recipientes en orden

Un consejo práctico: que todo esté a la vista. Para ello son muy útiles los tarros transparentes, las tarteras de varios pisos y las bandejas, así como cuencos de cristal o porcelana de diferentes tamaños e incluso maceteros de metal con mensajes grabados o motivos pintados. Todo debe estar colocado de forma simétrica y ordenada para atraer la vista de vuestros invitados. ¡Y bien señalado! Para ello podéis colocar cartelitos en marcos de fotos o pizarras con especificaciones sobre el contenido. Y recordad avisar si tenéis alérgicos o dietas especiales entre vuestros invitados. Agradecerán que señaléis los dulces libres de gluten o con presencia de frutos secos, por ejemplo.

¿Cuántos dulces necesitamos?

Es imposible calcular la medida exacta de dulces y chucherías para un candy bar porque dependerá mucho de lo copioso que haya sido el cóctel y el banquete anterior. Sin embargo, si solo hacemos referencia a las chuches, se calcula que para 50 invitados serán suficientes 4 o 6 tarros de tamaño medio, mientras que para bodas de entre 50 y 150 bastará con 10 o 12 tarros y si los invitados llegarán a los 200, 15 o 16 tarros sería lo ideal. Si dudáis, consultad con vuestro especialista de catering. ¡Seguro que sabe acertar con las medidas!

Bolsitas para llevar

Podéis convertir los dulces de vuestro candy bar en regalos para los invitados. ¡Serán unos estupendos detalles originales para bodas! Para ello, ponedlos en pequeñas bandejitas o bolsas para que se lo puedan llevar al hotel o a casa. Podéis prepararlos ya cerrados (con una etiqueta conmemorativa, por ejemplo) o incluso dejarlas vacías a la vista para que los invitados las llenen a su gusto a última hora de la noche. Veréis cómo de esa forma no queda ni una miga. ¡Y pueden ser unos regalos de boda baratos!

Frases llenas de dulzura

Como el amor y la dulzura tienen mucho que ver con la mesa de dulces, siempre está bien recordarlo en vuestro candy bar, el rincón más dulce de la boda. “Love is sweet”, “Mi corazón chocolate por ti” o “Gracias por endulzarnos la vida”, son solo algunas ideas que podéis incluir en cartelitos, pizarras o banderines que también decoren la mesa. Podéis escribir las letras que forman el mensaje en banderines de papel ya hechos (solo necesitaréis un rotulador para escribirlos) o preparar una guirnalda con las letras combinadas para dejar el mensaje, en una cuerda y con pinzas de madera. 

¿Tenéis pensado incluir también un espacio para las fotos divertidas de vuestros invitados? No os olvidéis de las ideas para photocall, una de las actividades en tendencia que no se os puede pasar por alto si buscáis ideas originales para bodas. Hablad con vuestros proveedores para ver qué os pueden ofrecer en el estilo que buscáis para vuestra boda, exactamente igual que hacéis al buscar los vestidos de novia o cuando os inspiráis con las canciones románticas para bodas. ¡Cada detalle cuenta!