Pareja brinda con cava rosado el día de la boda
Alba Escrivà

Para adecuar la cantidad y variedad de bebida, lo primero que hay que tener en cuenta es el número mágico: ¿cuántas invitaciones de boda habéis repartido? Y de ellas, ¿cuántos asistentes han confirmado? Este último número es el que os interesa apuntar bien, pues os resultará muy útil para calcular la bebida que necesitáis. Y un consejo importante en este punto: es mejor que sobren bebidas que no que falten. Aunque tampoco demasiadas. Descubrid qué aspectos debéis tener en cuenta para conseguirlo. Estos sencillos trucos... ¡os salvarán la vida!

¿Cómo calcular la bebida para la boda? Trucos para acertar

Botellas de vino blanco preparadas para servir el día de la boda
El Celler de Can Torrens

Antes de poneros a hacer cálculos, es importante que tengáis en cuenta una serie de aspectos generales, que os resultarán de gran ayuda.

  • El menú que se servirá en el banquete. Recordad que el tipo de bebida deberá adecuarse a la comida que sirváis. Así, por ejemplo, la carne se suele acompañar de vino tinto y el pescado, de vino blanco, al igual que los primeros platos.
  • La fecha y hora del enlace. ¿Por qué es importante este punto? Porque durante los meses más calurosos del año se tiene a beber más alcohol que en invierno, del mismo modo que durante la noche se bebe más alcohol que de día.
  • El transporte. Si habéis contratado un servicio de autobuses para volver a casa, es probable que los invitados beban más alcohol ya que no tendrán que conducir.

Cantidad y tipo de invitados

Dispensadores de zumos de frutas naturales preparados el día de la boda
La Cámara de Pepa

Una vez que hayáis recibido las confirmaciones de los invitados, apuntad el número final. Ahora tenéis que dividir a las personas entre bebedores y no bebedores, aunque sea en un cálculo aproximado tras descontar a los niños y a los abstemios por voluntad o por condición médica, entre los que se incluyen las embarazadas.

El primer grupo sí que beberá alcohol, tanto vino como barra libre: whisky, ginebra, vodka, ron, tequila... Aquí es donde tendréis que aplicar los preceptos que os detallamos más abajo, considerando que los asistentes entre 18 y 40 años tienden a beber más.

Tened en cuenta que el otro colectivo, los no bebedores, tomará cerveza sin alcohol, agua, agua de sabor, zumos de frutas y refrescos. Estos últimos también deberán abundar, puesto que son comunes a todos los invitados, ya que también sirven de mezcla para las copas. Así que, una vez hechos los cálculos respecto a la cantidad de bebidas alcohólicas que adquiriréis, asegurad también la provisión de los refrescos necesarios para rebajarlo.

Indicaciones precisas para los cálculos

Cervezas en un cubo de cinc preparadas para servir el día de la boda
Catering Juan XXIII

Esta es, a grandes rasgos, la cantidad de bebida que necesitaréis para vuestro paso por el altar:

  • Cerveza. Un invitado puede llegar a beber 4 cervezas el gran día. Así que multiplicad esta cantidad por los familiares y amigos presentes que beban alcohol habitualmente.
  • Vino. De promedio, se beben unas 3-4 copas de vino por persona, por lo que una botella de 750 ml os servirá para tres personas. Y no os olvidéis de comprar tanto vino tinto como vino blanco.

Botellas de champagne en un cubo metálico el día de la boda
Hotel Ciutat de Granollers

  • Cava o champagne. Por lo general, una botella de champán da para unas 7 copas y una persona no suele beber más de 2.
  • Licores. Calculad en torno a las 4-6 copas por cabeza, aunque esta cantidad podrá variar dependiendo de las costumbres de vuestros invitados, por supuesto. Para botellas de 750 cc de alcohol pueden estimarse 7-8 copas llenas y, aproximadamente, 15-16 copas si se sirven combinadas con refrescos.
  • Agua y otras bebidas refrescantes. Estimad, de media, medio litro de agua por persona. En cuanto a las bebidas de cola, limón y naranja, la cantidad estimada es de dos latas de refresco por invitado.

variadas botellas de refrescos a punto para la fiesta el día de la boda
Andromeda Stories

Seguro que estos tips os resultan muy útiles a la hora de saber cómo calcular la bebida para la boda. Y ahora que ya tenéis claro este punto, no os olvidéis de otros aspectos igual de importante relacionados con el mismo tema: cómo servir las bebidas, cómo asegurar que están todo lo frías que deben estar... El esfuerzo previo tendrá el mejor de los resultados el gran día. ¡Sin duda!