Las coronas de flores aportan un toque romántico y bohemio que ha conquistado a muchas novias, por eso cada vez es más común ver este delicado complemento en muchas bodas. Pero no solo las novias han sucumbido al encanto de las coronas de flores, también las invitadas se atreven con ellas. Por eso, ya seas novia o invitada, si estás pensando en lucir una corona de flores, toma buena nota de estos consejos.

  • El tamaño sí importa. Las coronas de flores grandes y con mucho volumen son perfectas para novias o invitadas con melenas largas y muy espesas. Puedes lucirla con el pelo suelto, peinado con suave ondas. Pero si lo que quieres es conseguir un look muy sofisticado lúcela con un bonito recogido, de aire despeinado, o con el pelo muy corto. Las coronas de flores más finitas quedan perfectas en novias con melenas cortas, mientras que las medianas pueden quedar bien a mujeres con melenas medias o largas y de cabello fino.
 
 
 
 
  • Acierta con las flores. Como siempre lo ideal es escoger flores de temporada, pero además deben ser resistentes. No hay nada más feo que ver como una corona va quedándose mustia a lo largo del día. Flores como la lavanda, la paniculata, el limoneum, las craspedias o la brunia son aciertos seguros. Pero sin duda será tu florista quien mejor te pueda aconsejar.
 
 
 
 
  • Elige bien tu peinado. Las coronas de flores quedan perfectas con largas melenas con suaves ondas, así se consigue un look muy romántico y bohemio. Si lo que quieres es un toque más informal y cómodo, apuesta por un recogido estratégicamente despeinado, o por una trenza, que tan de moda están. En melenas rizadas las coronas quedan perfectas, ya sean cortas o largas. Y si no quieres renunciar a lucir un recogido, mejor que sea bajo y relajado, no demasiado pulido.
 
 
 
 
  • No improvises. El día de tu boda todo tiene que salir perfecto y no hay tiempo para las improvisaciones, por eso pídele a tu florista que te haga una corona para la prueba de peinado. Se trata de un complemento que no solemos llevar y puede que la idea te parezca muy romántica, pero que cuando te la veas puesta no te guste en absoluto. Además con la corona la prueba de peinado será mucho más fácil, y tu peluquero podrá comprobar cuál es la mejor manera de colocarla y sujetarla para que no se caiga.
 
 
 
 
  • A juego. No hace falta decirlo, pero por si acaso aquí va el último consejo. Tu corona de flores y tu ramo de novia deben ir a juego. Deben tener la misma paleta cromática y estar confeccionados con el mismo tipo de flores. Por eso, por ejemplo, si llevas una corona de margaritas olvídate de lucir un ramo de peonías. Una vez más será tu florista quien mejor te pueda aconsejar, por eso no dudes en encargar la corona y el ramo a una sola empresa.