Laura Arroyo

Para elegirlo deberás tener en cuenta los vestidos de novia que te gusten, deberás tener en cuenta tu estatura, que su tono combine con tus zapatos de novia de color y que las flores que aparecen en las invitaciones de boda no desentonen con las de tu ramo. Pero además: la forma, las flores, el color, el tamaño… ¡Uff! No es tan sencillo encontrar ramos de novia que te enamoren.

1. Elige el que más te guste

Pero ten presente el estilo del vestido y tu apariencia o morfología. “Por supuesto que el gusto personal es lo más importante siempre que el ramo refleje la personalidad de la novia y el estilo que le quiere dar a su boda”, nos cuenta Virginia González Fernández, de Virginia Florista.

Y no te olvides de… No lo elijas antes de tener el vestido, ya que el traje de novia define su estilo.

2. Romántica chic, campestre…

Y tú, ¿qué clase de novia eres? Antes de decidirte déjate inspirar por el tipo de boda que vas a celebrar. El ramo debe ajustarse no solo al estilo de tu vestido, sino también al de tu enlace.

Y no te olvides de... Si organizas una boda campestre, un ramillete ”comestible” salpicado con coloristas bayas y frutas silvestres es un buen aliado. Y para un enlace romántico, ¿qué te parece un bouquet boho, diseñado con flores que parecen recién cortadas del jardín de tu casa?

S&B Photography

3. ¿Alta o bajita?

El tamaño del ramo ha de ser proporcional a la altura y silueta de la novia. Si eres alta, puedes permitirte un ramo largo, tipo cascada. Si eres bajita, es preferible un bouquet.

Y no te olvides de… Elige un ramo que no disminuya visualmente tu silueta, que te estilice y sobre todo que destaque tu vestido.

4. Que sea cómodo

A veces un ramo de novia es molesto de llevar y más cuando se ha de sostener mucho rato. Si ya te has decidido, haz una prueba con alguna muestra para comprobar que no es incómodo. Si no te convence, elige otro bouquet. veces caminando hacia

Y no te olvides de… Los ramos domo o clutch, unen sus tallos en la base con encajes o telas románticas fáciles de sujetar.

Fran Menez

5. ¿Una flor o un mix?

Existen flores, como las rosas capaces de componer por sí mismas un ramo nupcial, pero otras se han de mezclar. “La flor estrella, cuenta Virginia González, de Virginia Floristas, es la peonía por su forma redonda y delicada. Es una flor de corta temporada que se puede reemplazar por la rosa David Austin que es muy parecida. Nosotros siempre aconsejamos una combinación con flores más pequeñas como el lisianthus, la fresia, la bouvardia... para dar al ramo más movimiento y un efecto más interesante”.

Y no te olvides de… Antes de decidirte, busca el consejo de un buen florista. Te orientará sobre el color y las últimas tendencias en función de la estación del año en la que celebres tu boda.

El Ojo Encantado

6. El color del ramo

Desde bouquets monocolor en tonos tiza o empolvados hasta ramos llenos de vida con los colores del arco iris… Aunque los colores pastel con pinceladas verdes suaves triunfan, recuerda que las nuevas tendencias apuestan por tonos sorbete, matizados con marfiles, rosas, achampañados y bronces. Y como también nos dice Virginia González, “no hay que olvidar que este año se lleva una decoración natural y romántica, con muchos verdes y colores pálidos”.

Y no te olvides… Si quieres estar a la última en tendencias de colores y flores para tu ramo, no dejes de consultar nuestros artículos de tendencias en ramos de novia.

7. Bouquet, cascada, ramillete…

En cuanto decidas la forma de tu ramo te será más sencillo elegir los tonos y el tipo de flores. Uno de los ramos más populares entre las novias es el bouquet. Fácil de llevar, es redondo y suele medir hasta 40 cm de diámetro. Se diseña con flores no muy grandes y es ideal para vestidos de talle ajustado y novias de poca estatura.

No te olvides de… El bouquet silvestre es informal, combina a la perfección con trajes de mucha caída, hippies y boho–chic y aporta un toque juvenil y desenfadado. La forma es la de un ramillete, en el que las flores se disponen de forma natural y espontánea.

Leafhopper Weddings

8. ¿Domo y presentación?

El ramo domo, posy, bonche o clutch es una versión adaptada del bouquet. Su tamaño es mediano o grande y las flores se sujetan en la base con una lazada o un encaje. Cualquier flor queda bien para este tipo de composición. Mientras que el simple bouquet se monta por regla general con una esponja floral para que el agua moje los tallos, en el caso del ramo domo no es así. Otra opción espectacular es el ramo presentación. Dispone de flores con tallos largos diseñados de tal forma que la novia pueda llevarlo descansando en su brazo a modo de “presentación”, como si lo mostrara a todos los invitados.

Y no te olvides… Si el ramo presentación te es incómodo, puedes escoger un ramo de tallos, que es una combinación de ramo de presentación y ramo en domo.

9. Asimétrico y cascada

El ramo asimétrico no es perfecto, ni redondo. Es una composición “desordenada” de flores con formas distintas que, sin embargo, armonizan entre ellas. Queda perfecto para vestidos de poco cuerpo. En el ramo en cascada, las flores caen hacia abajo aportando una sensación de verticalidad. Es ideal para novias altas, con velo y cola.

Y no te olvides… Si no te convence un ramo asimétrico o en cascada siempre tienes el ramo de media luna. Suele ser de tamaño medio a grande, con el centro bien compactado y los lados con una caída que recuerda a un bouquet grande.

Wedding's Art

10. Para novias desenfadadas

¿Un ramo redondo como una pelota? Sí, para una novia original no hay nada mejor que un ramo pomander. Si estás planeando una boda distinta, éste es, sin duda, el ramo perfecto para ti. La forma del pomander es una esfera perfecta formada por las mismas flores.

Y no te olvides… Y si no te convence ningún estilo prueba con el ramo Biedermaier. Es parecido al ramillete en domo, pero está formado por círculos concéntricos, cada uno de ellos con flores de distintos colores.