Algunas novias prefieren invertir el importante desembolso económico que supone comprar el vestido de novia en otras cosas, como el banquete o el viaje de novios. La alternativa en estos casos es comprar vestidos de novia baratos o bien recurrir a tiendas de alquiler especializadas. A fin de cuentas, si ellos pueden hacerlo con sus trajes de novio, chaqués o esmóquines, ¿por qué nosotras no podríamos alquilar el nuestro? Es un modo de abaratar costes e invertir ese presupuesto en bonitos ramos de novia originales o consentirse un capricho en los zapatos de novia.

¿Cómo funcionan estas tiendas? ¿Qué vestidos se pueden encontrar? ¿Son fiables? ¿Qué podemos esperar de ellas? Respondemos a estas y muchas otras dudas frecuentes y te recomendamos que, antes de tomar una decisión, te informes bien, visites estos establecimientos para ver in situ los vestidos y servicios que ofrecen y consultes todas las dudas que te puedan quedar. Y tranquila: en nuestro país existen locales que se dedican al alquiler de trajes de novia con absolutas garantías de calidad

Tipos de alquiler

Lo primero que debes saber es que existen distintas maneras de hacerlo. Puedes alquilar un vestido que ha sido utilizado anteriormente por otras novias o bien decantarte por el de primera puesta. En el primer caso tienes también dos opciones: reservar el vestido que has elegido y que, desde la firma del contrato de alquiler, ninguna novia se podrá poner antes que tú, o bien optar por un llamado alquiler abierto. Es decir, aquel en el que la empresa, y siempre con un margen de tiempo suficiente, puede alquilar el mismo vestido a diferentes novias durante todo el año. Por su parte, el alquiler de primera puesta implica que tú estrenarás el vestido de tus sueños y que, con posterioridad, este será utilizado por otras novias. Obviamente, se trata de un servicio bastante más caro que los dos anteriores.

Sea cuál sea la opción de elijas, recuerda que, al igual que en las tiendas de trajes de novia, es preciso reservar fecha y hora para garantizar una atención personalizada todo el tiempo que necesites. Y que podrás probarte todos los vestidos que sea necesario hasta dar con el que siempre habías soñado.

¿Qué tipo de vestidos puedo encontrar?

La oferta es muy amplia y variada, pues hay modelos para todos los estilos, desde los vestidos de novia vintage hasta los más espectaculares corte sirena con pedrería. La mayoría de estos diseños proceden de showrooms de liquidación de temporada de las principales firmas nupciales, por lo que cuando se pongan a la venta los vestidos de novia 2019, en ese tipo de establecimientos podrás encontrar muchos modelos pertenecientes a estas colecciones a un precio mucho menor. Asimismo, en estas tiendas también descubrirás trajes que muchas novias deciden vender tras la boda para recuperar parte del desembolso económico que hicieron en su día.

Elijas el que elijas, asegúrate que está en buen estado –sin ningún tipo de mancha–, completamente limpio de tintorería y sin rastro de taras: descosidos, enganchones, abalorios o pedrería perdidos, etc.

Además del amplio abanico de vestidos, muchas de estas tiendas permiten completar el look de novia total, pues en su catálogo incluyen todo tipo de complementos: zapatos de novia vintage, velos, tocados, boleros, etc. Una medida que les resulta muy cómoda, ya que pueden encontrar todo lo que buscan en una misma tienda... ¡con un presupuesto ajustado!

¿Qué servicios extra me ofrecerán?

En lo que a servicio postalquiler se refiere, estos negocios suelen contar con profesionales en costura que ajustarán el vestido a tu cuerpo como si estuviera hecho a medida, realizando incluso las modificaciones que se permitan. Y es que, como si de un vestido comprado se tratara, la novia tendrá tres pruebas para que el modelo que ha escogido se adapte al máximo a su silueta y a sus medidas exactas.

¿Cuánto cuesta alquilar un vestido de novia?

El precio del alquiler depende de muchos factores. Por ejemplo, los trajes de la última temporada son más caros que los de las anteriores, al igual que los modelos de diseñadores de prestigio y los de firmas reconocidas cuestan más que los de marcas poco conocidas. Recuerda también que el coste de los vestidos de alquiler de primera puesta es mayor que el de las demás opciones existentes. Hablando en cifras, el precio puede oscilar entre 200 y 1000 euros, aunque el coste final depende tanto de la tienda como del modelo seleccionado. Su mayor ventaja, sin duda, es que puedes acceder a modelos increíbles de colecciones recientes a un precio muy inferior al de venta. Igual que hacen ellos con sus fracs y chaqués.

¿Cómo funciona el alquiler de un vestido de novia?

De una manera muy similar a la compra del vestido. Una vez elegido el modelo, el primer paso es formalizar la reserva, lo que te asegura tener un vestido de tu talla en la tienda con la antelación suficiente para realizar los arreglos y modificaciones oportunas.

Al tratarse de un alquiler, también es necesario firmar un contrato por ambas partes, detallando los requisitos que establece la tienda. En él se establecerán aspectos como los plazos de entrega y devolución, y las condiciones en las que debe estar la prenda: lavada, planchada, etc. Para evitar más de un susto desagradable, se suele ofrecer un seguro opcional para que la novia se despreocupe si mancha el vestido o alguno de los complementos, o si cualquiera de ellos sufre un desperfecto antes de retornarlos al establecimiento.

Más cosas que debes saber

Fotoaurinko

Ya hemos comentado lo importante que es que te informes sobre la profesionalidad de los establecimientos con los que contactes. Pero más allá de eso, es necesario que no te olvides de ciertas cosas. Así, es muy importante que confirmes y reconfirmes las fechas y el modo de entrega y recogida del vestido. Si se trata de una reserva en exclusiva, asegúrate también de que el vestido que escoges el primer día sea el mismo que tendrás en las siguientes pruebas. Y si optas por un alquiler abierto, comprueba que tienen el stock suficiente para ofrecerte una solución efectiva en caso de percance. ¿Qué pasaría si en un alquiler anterior a tu boda le sucediera algo al vestido? ¿Te quedarías sin? ¿Tendrías que elegir otro? No dejes ningún cabo suelto. Y, aunque no es habitual, pregunta si es posible que en algún momento del proceso cambies el vestido por un nuevo diseño que te guste más. ¡Esas cosas pasan!

El alquiler del vestido de novia puede ser una buena opción para abaratar los costes del enlace y dedicar parte del presupuesto a un mejor banquete, a regalar detalles de boda personalizados a los invitados o a hacer realidad las ideas originales para bodas que os han enamorado. ¡Tú tienes la última palabra!