Aunque las tendencias en vestidos de novia que dictan las pasarelas siempre encabezan el ranking de las modas que abarca el sector nupcial, también las hay en ramos de novia y, a menudo, van a la par. En los últimos años se imponen las propuestas que reivindican la sencillez del estilo natural sin artificios. Así, las flores silvestres que en un inicio hicieron un tímido acto de presencia como complementos ornamentales, han conseguido restar protagonismo a los buqués más impecables y a las opciones más clásicas, consolidándose como fieles propuestas en auge.

Ramos trendy

Las flores silvestres se asientan como tendencia en los ramos de novia 2019. ¿Por qué? Porque pese a que las bodas clásicas en solemnes contextos siguen estando a la orden del día, con novios que visten chaqués y futuras esposas que sostienen románticos ramos de novia con calas, cada vez son más los que se disponen a dar el "sí, quiero" en entornos naturales. Por eso, las reminiscencias rústicas no pasan inadvertidas en los enlaces de las parejas más bucólicas. Si tú también quieres formar parte de ese colectivo y eres de espíritu shabby chic o hippie, habrás echado un ojo a los ramilletes de flores desordenadas que parecen recién recogidas del campo. Pero, ¿sabes cómo ha de confeccionarse tu ramo para realzar tu atuendo nupcial?

Especies silvestres más cotizadas

La lavanda es una de las flores más recurridas para este tipo de ramo. Los buqués hechos exclusivamente de lavanda, y rematados con cuerda de yute, rafia o lazos de encaje, se han convertido en los ramos de novia naturales preferidos de las que sueñan con celebrar una boda campestre.

Como competencia directa de los ramos de lavanda, figurando en el catálogo de ramos de novia, topamos con los ramilletes de astilbe: una flor de origen asiático con aspecto tan asilvestrado como dulce, que muchas novias escogen como flor única. ¡Pura elegancia! Aunque el rosa suele ser el color más apreciado, también se encuentra en rojo, malva y blanco.

Otro ramo que se ha convertido en reputado es el de paniculata. Esta sutil flor blanca, que hasta hace poco tiempo solo se consideraba de relleno, ha sabido ganarse un papel protagonista en el corazón de muchas novias. Los ramos de paniculata son excelentes para los enlaces más románticos. Sin duda, uno de los ramos de novia sencillos con más encanto.

Por su parte, la colorida craspedia es un género de plantas con flores que pertenece a la familia de las asteráceas y pisa fuerte en el terreno silvestre. Su apariencia es la de una pequeña bola amarilla y es perfecta por su alto nivel de conservación. ¡Incluso secas mantienen su forma y tonalidad vibrante! Destaca entre margaritas clásicas o de botón verde aportando calidez, junto con astilbe, en contraste con el limonium... Si te gustan las flores silvestres de este tono, también te parecerán perfectas para irradiar vitalidad y alegría la colza, el diente de león o los girasoles. Al estar menos vistas, ¡son magníficas para conseguir ramos de novia originales!

Los cardos son la gran revelación: los más socorridos para dar el toque rústico son el azul índigo, casi violeta, y el verde. Con su aspecto rudo resultan ideales para acompañar puntualmente a otras variedades, tanto en arreglos que potencian el color de las flores silvestres como en los más dulces que apuestan por la mezcla de estilos, jugando con rosas y peonías, por ejemplo. O con las tendenciosas plantas crasas y las flores africanas.

Aliado clave: un buen profesional

¿El mejor consejo? Acércate a tu floristería de referencia para ver y palpar las distintas clases y especies de flores silvestres. Así podrás conocer sus texturas, la intensidad de sus colores, sus posibilidades… y te será más fácil definir cómo quieres que sea tu ramo. Pero, si quieres empezar a inspirarte, te proponemos 130 modelos exclusivos con los que posiblemente sucumbirás.

Y, si aún no sabes cómo peinarte en tu día B pero te decantas por algo sencillo, echa un vistazo a los peinados para bodas. ¡Seguro que encuentras ese recogido informal que buscas! Recuerda que la atención es caprichosa y siempre se centra en lo que más le gusta, así que no puedes perderte las ideas originales para bodas. ¡Te animarán a personalizar todos los rincones de tu gran día!