Sweet Studio
Sweet Studio

El banquete es uno de los momentos más esperados por quienes recibieron vuestras invitaciones de boda: el menú para degustar, el momento del corte de la tarta, los regalos de boda que encontrarán en el lugar que les corresponda… Y, ¿qué pasa con las mesas? Pues que son igual de importantes, por lo que deberéis cuidar hasta el más mínimo detalle de su decoración. Si queréis robar miradas y mostraros creativos, ¿qué os parece apostar por copas de colores? La cristalería teñida está muy de moda, especialmente en aquellos enlaces de carácter más moderno, situándose como una de las ideas originales para bodas que más adeptos ha conseguido a lo largo de las últimas temporadas. ¡Descubrid todas sus posibilidades!

Aportan frescura, vitalidad y originalidad

Wedding Moments
Wedding Moments

A diferencia de hace unos años, cuando en las celebraciones nupciales reinaba la sobriedad, hoy en día se apuesta más por la explosión de color y por las ideas divertidas para bodas. Así, y de la misma forma que sobre las pasarelas se ven ahora trajes de novio originales, impensables hace un tiempo, y zapatos de novia de color, la cristalería también se ha reinventado para dar ese toque diferente, alegre y vivaz, que no pasará desapercibido para nadie. Y es que, tan importantes como la comida y las bebidas que se servirán el día B, lo será el ambiente que hayáis creado en el espacio de celebración y, lógicamente, cómo se hayan vestido las mesas.

Una infinita gama de colores

El Molino de Casanova
El Molino de Casanova

Más allá de las clásicas copas transparentes, existe una amplia gama de tonalidades posibles. Lo apropiado es saber antes qué imagen se quiere proyectar, ya que de ello dependerá la elección final. Por ejemplo, las rosas generan un efecto dulce y femenino, ideal para bodas de estilo shabby chic o romántico; las rojas dan ese punto de elegancia y sofisticación que no puede faltar; las azules, turquesas y verdes llenan el espacio de luz y evocan el poder de la naturaleza; las amarillas y naranjas, crean un ambiente cálido; las moradas, encajan mejor en una atmósfera bohemia, etc.

Más allá de en vuestros gustos personales y en las tonalidades predominantes en todas las ideas de decoración para bodas, también podéis inspiraros en los colores típicos de la estación del año en la que os vayáis a dar el "sí, quiero". Así, las tonalidades fuertes y llamativas, o las pastel, pegarán más en bodas veraniegas y primaverales, mientras que los tonos oscuros, más serenos, lo harán en las de otoño e invierno.

¿De un solo tono o varios combinados?

María Jordán Fotografía
María Jordán Fotografía

¡Lo que prefiráis! Todo dependerá del resultado que deseéis conseguir. Si queréis que denote cierta elegancia, el mismo color será lo más recomendable. No obstante, si preferís ser atrevidos, combinad copas de tonalidades y tamaños diferentes. ¿Qué os parece un verde esmeralda con un rosa cuarzo? ¿O un morado con un azul clarito? Otra opción son los degradados, es decir, aquellos que empiezan por un tono intenso en la base de la copa para ir disminuyendo progresivamente hacia la parte superior, o viceversa. Sin duda, una propuesta diferente. Coordinad unas u otras con vidrios incoloros o a juego con la bebida para obtener combinaciones ganadoras.

Diferentes texturas

Rafa Molina Fotografía
Rafa Molina Fotografía

Las novedosas propuestas ornamentales en cristalería presentan también diversas texturas: labrada, con relieve, tallada en forma de círculos u otros elementos... Esta característica os hará viajar en el tiempo y, unidas a unas invitaciones de boda vintage, quedarán espectaculares junto a otros objetos antiguos, como jarrones con flores, jaulas o candelabros con velas.

¿Una recomendación? Jugad con la presentación de los detalles originales para bodas para que todos los materiales estén en sintonía, seleccionando, por ejemplo, unas mermeladas caseras o unas mini botellas de aceite en envases de cristal.

Perfectas para banquetes informales

Catering Rabanal
Catering Rabanal

Aunque este tipo de copas puede encajar en cualquier estilo de celebración, siempre y cuando casen correctamente con el resto de adornos, las bodas campestres, informales y veraniegas son las más proclives. ¿Por qué? Porque su imagen refrescante y vital se asocia a ellas, donde las copas coloridas adquirirán un mayor protagonismo, especialmente en las mesas imperiales desnudas dispuestas al aire libre. Sacadles una instantánea con el ramo de novia natural o silvestre en primer plano: ¡un imprescindible del álbum fotográfico!

¡No os olvidéis del resto de elementos!

Instántanea y Tomaprimera
Instántanea y Tomaprimera

En cuanto a las mesas del banquete, más allá de las copas también deberéis escoger con mimo los centros, así como la mantelería, la cubertería y la vajilla. Así pues, los vasos y las copas deben adecuarse a la tonalidad y el acabado del resto de piezas. No temáis a la clásica vajilla lisa y minimalista, ya que justamente en el contraste puede estar la clave; a las cestas para el pan ni a los individuales de mimbre, indispensables en enlaces rústicos y que armonizarán a la perfección con tonos dorados, ni a los platos ribeteados que, además de que podrán engamar a la perfección sea cual sea el color de las copas, darán a las mesas esa faceta personal y tan old fashion que andáis buscando.

Con las copas de colores añadiréis además alegría y diversión al momento del brindis. ¡Será memorable! Después, tanto vosotros como todos los presentes, engalanados con sus mejores vestidos de fiesta, podréis reemplazar las copas de vino, agua y cava por las de los cócteles más exquisitos. En ese momento, bailar hasta que el cuerpo aguante, al son de las canciones de boda que hayáis elegido para la ocasión, será el remate final de un día inolvidable.