La ceremonia civil en un juzgado puede resultar fría y anónima. Incluso la lectura de los textos formales no suele durar más de quince minutos. Hay jueces u oficiantes que se lo toman en serio y pronuncian discursos llenos de significado, pero muchas otras veces el acto es un mero trámite administrativo que desluce un poco el vestido de novia, pensado para ser protagonista durante más tiempo. Las ceremonias oficiadas en el juzgado o el ayuntamiento son cortas, y pocas veces permiten añadir toques personales, como por ejemplo, algunas canciones de boda

Por este motivo, en los últimos años las bodas civiles se celebran cada vez más fuera de los organismos oficiales. No tienen valor legal, ya que los papeles hay que firmarlos ante el juez, pero tienen un gran peso sentimental para los novios, que de esta forma pueden poner en práctica, entre otras cosas, sus ideas divertidas para bodas.

En una boda civil personalizada tenéis la ventaja de poder añadir los elementos que más os gusten e ilusionen: canciones de boda, discursos, rituales… Os proponemos un guion básico sobre los pasos que hay que dar para organizar una ceremonia civil más original, aunque podéis cambiar el orden o añadir vuestras propias ideas.

Entrada de los novios 

Lo ideal es que suene una música especial que hayáis elegido vosotros mismos. Por supuesto, podéis contratar los servicios de un grupo musical o de un solista que interprete vuestros temas favoritos. La ceremonia comienza con la entrada del novio acompañado de la madrina y ambos esperan a la novia en el altar. A continuación, la novia entra con el padrino, llevando su ramo de novia.

Discurso de introducción del oficiante

El oficiante puede ser una persona de vuestra confianza, un amigo o familiar con habilidad para hablar en público. Pedidle que sea breve, que personalice el mensaje y, a ser posible, que no lo lea. Puede llevar un guion para no perderse en el discurso. También es importante que recuerde con sus palabras a los padres de los novios. Lo ideal es que sea alguien que os conozca bien y que pueda explicar alguna anécdota de vuestra historia de amor.

Primeras palabras de los invitados

Los invitados que elijáis también pueden decir unas palabras. Puede ser un familiar, un amigo o, quizá, alguien que sea importante para vosotros, como vuestro jefe. Pedidles que hablen de forma breve, explicando, por ejemplo, alguna anécdota divertida y personal. Sus palabras podrían acabar así:

"Este acto que hoy nos reúne a todos es, sin duda, el más importante de vuestra relación, un paso más en vuestra condición de pareja. En nombre de todos los amigos/familiares que represento os deseo, de corazón, todo lo mejor". En vuestras invitaciones de boda vintage podéis indicar los nombres de las personas que os dedicarán unas palabras. 

Lectura de los artículos civiles

El oficiante puede recordar los artículos de código civil que hacen referencia al compromiso matrimonial:

"Procederé a dar lectura a los artículos del 66 al 68 del código civil. A los cuales vosotros estaréis facultados y obligados una vez hayáis contraído matrimonio" (música de fondo):

  • Artículo 66: "los cónyuges son iguales en derechos y deberes".
  • Artículo 67: "los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia".
  • Artículo 68: "los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes, y de otras personas dependientes a su cargo".

Segundo discurso de los invitados

Antes de dar el "sí, quiero", otro invitado puede dedicar de nuevo unas palabras a los novios para dar fin a la primera parte de la ceremonia. De fondo puede escucharse música para bodas civiles.

Aceptación del matrimonio

Llega el momento más emocionante, el del "sí, quiero". Aquí el oficiante dice lo siguiente:

"Así pues, os pregunto (nombre de los novios): ¿quieres contraer matrimonio con (nombre de ella) y efectivamente lo contraes en este acto? (Nombre): ¿quieres contraer matrimonio con (nombre de él) y efectivamente lo contraes en este acto?"

Intercambio de anillos

Con la música de fondo escogida por vosotros mismos, el oficiante os anunciará que podéis intercambiaros los anillos. Los novios recitarán las siguientes palabras:

Esposo: "Yo, (nombre), te tomo a ti, (nombre), como esposa y prometo serte fiel y cuidar de ti en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida".
Esposa: "Yo, (nombre), te tomo a ti, (nombre), como esposo y prometo serte fiel y cuidar de ti en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida". 

¡El beso más romántico!

La ceremonia termina con las ya tradicionales palabras: "puedes besar a la novia". El beso apasionado de los novios es uno de los momentos más emotivos y esperados por todos. 

Salida de la ceremonia

Después de la firma (si es un acto oficial) tiene lugar la salida de los novios, que suele hacerse acompañada de música y del lanzamiento de arroz, pétalos de flores... A continuación, ya podréis desplazaros hasta el lugar del banquete para disfrutar de la compañía de todos vuestros familiares y del resto de invitados. Alli podréis entregar detalles originales para bodas o continuar la fiesta escuchando vuestras canciones románticas para bodas favoritas.

¿Qué te parece? En estas ceremonias puedes añadir cualquier cosa que te apetezca, incluidos los rituales, como la ceremonia de la arena o la de las velas. Recuerda que tus invitados deben llevar vestidos de fiesta de acuerdo al estilo de boda que vayáis a celebrar y que has de tener preparados los detalles de boda para todos los asistentes. Ánimo. ¡Ya falta poco!