Diluart Fotografía
Diluart Fotografía

Si todavía no habéis fijado la fecha para el "sí, quiero" y andáis buscando ideas originales para la boda, podéis empezar por el día. ¿Qué os parece la idea de casaros en viernes? Se sale de lo común y tiene muchas ventajas. Por ejemplo, y al contrario que los sábados, casi todas las peluquerías abren hasta tarde, por lo que nadie tendrá excusa para no lucir un magnífico peinado de boda el día B. Además, el enlace se celebrará normalmente por la noche, lo que implica que vuestras invitadas y amigas podrán ir elegantísimas con sus vestidos de fiesta largos. Pero las ventajas no acaban aquí. ¡Tomad nota de estos cuatro argumentos!

1. Algunas partidas se abaratan

Zebra Audiovisual
Zebra Audiovisual

Si elegís el quinto día de la semana para celebrar vuestra boda, por lo general os saldrán más económicas algunas partidas tan importantes como la finca o lugar de celebración y el coste del cubierto. Y aunque puede ocurrir que el precio medio por comensal sea el mismo, podéis conseguir servicios extra gratis, como la barra libre, el candy bar o la recena.

No obstante, hay gastos que serán prácticamente iguales y que no lograrán rebajar vuestro presupuesto nupcial, como el precio del ramo de novia, de los adornos florales o del traje de novio 2019 elegido.

2. Una fiesta que se alarga

El Sr. y la Sra. Wedding Photographers
El Sr. y la Sra. Wedding Photographers

Una de las mayores ventajas que tendréis si os casáis en viernes es que ningún invitado tendrá prisa por marcharse, puesto que les quedará todo el fin de semana para recuperarse de la fiesta. Nadie se querrá ir, así que mejor que escojáis unos zapatos de novia cómodos para la fiesta y que el novio tenga también un calzado de recambio, por si acaso.

En previsión de una larga noche de diversión, y más allá de las tradicionales golosinas, no dudéis en incluir entre las muchas ideas para el candy bar opciones consistentes. Hablamos de madalenas, de cupcakes, de galletas, de merengues y de variados dulces, pero también de fondues de frutas y chocolate, por ejemplo. Una recena salada también será un acierto: hotdogs, pizzas, creps, hamburguesas, palomitas... Así los invitados podrán reponer fuerzas a mitad de noche y seguir dándolo todo en la pista de baile al son de esa fantástica playlist que habéis elaborado para la ocasión.

3. Más sitios de celebración disponibles

Son Termes
Son Termes

Otra de las razones para elegir un viernes para el "sí, quiero", especialmente si os casáis en los meses de temporada alta de bodas (entre mayo y octubre), es que tendréis más sitios libres tanto para la ceremonia como para la celebración. Es decir, más posibilidades de elegir libremente, dado que es un día menos demandado. Una excelente opción, sobre todo si sois unos novios rezagados y buscáis fecha para la celebración con pocos meses de antelación. Pensad que lo habitual es reservar la fecha un año antes de pasar por el altar y, dependiendo del lugar, puede que hasta un año y medio.

Aparte, es probable que seáis el único banquete que tengan ese día, por lo que el trato será mucho más personalizado y el ambiente más íntimo y tranquilo que un sábado o un domingo.

4. ¿Qué hay de los invitados que vienen de fuera?

Rosseblanc
Rosseblanc

Dependiendo de los kilómetros de distancia, es probable que los familiares y amigos que tengan que desplazarse para acompañaros en vuestro paso por el altar deban tomarse el día del enlace de vacaciones, si bien también es cierto que no tendrán que irse al día siguiente de la celebración sin haber descansado apenas. Asimismo, y como cuando se levanten será sábado, podrán hacer turismo por la ciudad de celebración del "sí, quiero" y regresar a casa a lo largo del domingo.

Por otra parte, si sois unos novios incansables, el sábado podréis hacer una quedada postboda con los más íntimos para comentar los aspectos más emocionantes de la gran cita. ¡Está claro que todo son ventajas!

Pedro Zamorano
Pedro Zamorano

¿Convencidos? ¿Aún dudosos de la mejor fecha para vuestro enlace? Lo esencial no cambia, como la espera impaciente del prometido hasta la llegada de la mujer protagonista del gran día luciendo su increíble vestido novia, la magia y el romanticismo que envolverán la jornada o la diversión asegurada que os ofrecerá la fiesta final, con las mejores canciones para bodas sonando hasta el amanecer. Pero hay algo que solo un viernes puede ofreceros: dos días enteros de descanso para reponer energías. Los invitados lo agradecerán y vosotros, que ya estaréis listos para partir con destino a esa fabulosa luna de miel, también.