Bodas

Casarse en viernes: 8 fantásticas ventajas

A pesar de que el sábado sigue siendo el día más demandado para pasar por el altar, también hay muchas parejas que intercambian las alianzas un viernes, pues es una opción igual de buena. ¡No os perdáis las variadas ventajas de este día!

Pareja abrazada durante la sesión fotográfica el día de su boda en viermes

Pareja abrazada durante la sesión fotográfica el día de su boda en viermes

Darse el "sí, quiero" en viernes es una excelente opción. Así que, si andáis buscando ideas originales para la boda, podéis empezar por el día. Pero no solo eso. También tendréis libre todo el fin de semana y tendréis más posibilidades a la hora de elegir, ya sea fechas, lugares o diferentes proveedores. Es el caso del fotógrafo profesional, del coche de boda o de la estilista, por ejemplo. Unas razones que justifican que cada vez más parejas decidan casarse un viernes. ¿Queréis descubrir muchas más?

Mithos Fotógrafos

1. No suelen coincidir con otras bodas

Al escoger el viernes como día de celebración, es probable que seáis el único banquete nupcial que el proveedor tenga ese día, por lo que el trato será más personalizado y el ambiente más íntimo y tranquilo que si os decantáis por un sábado. Y será mucho más fácil no coincidir con otras bodas o compromisos que puedan tener vuestros seres queridos.

2. Más posibilidades a la hora de elegir

Se trata de una de las principales ventajas de celebrar una boda en viernes. Y es que, al ser un día menos demandado, tendréis más espacios libres tanto para la ceremonia como para la celebración. Aparte, como os decíamos al inicio, os resultará más fácil contratar a los proveedores que os gustan para la fecha elegida, ya que no habrá tantas solicitudes para ese día. Y quizá os podáis beneficiar de algún tipo de descuento u oferta, como una decoración floral personalizada.

Fantástica mesa para el banquete de una boda en viernes

3. Una fiesta que se alarga

Al igual que en las bodas en domingo, una de las mayores ventajas que tendréis si os casáis en viernes es que ningún invitado tendrá prisa por marcharse –siempre que no exista una limitación horaria para el cierre de los diferentes establecimientos de hostelería o un toque de queda nocturno, como durante la "nueva normalidad", por ejemplo–, ya que aún les quedará todo el fin de semana para recuperarse de la fiesta. Nadie se querrá ir, así que elegid un calzado cómodo para la fiesta... ¡y a bailar se ha dicho!

En previsión de una larga noche de diversión, y más allá de las tradicionales golosinas, no dudéis en incluir opciones consistentes entre las variadas ideas para el candy bar. Hablamos de madalenas, de cupcakes, de galletas, de merengues y de variados dulces, pero también de fondues de frutas y chocolate, por ejemplo. Una recena salada también será un acierto: hotdogs, pizzas, creps, hamburguesas, palomitas... Así los invitados podrán reponer fuerzas y seguir dándolo todo en la pista de baile al son de esa fantástica playlist que habéis elaborado para la ocasión.

Invitados de boda bailando durante la fiesta de una boda en viernes

4. Empezaréis vuestra vida de casados de forma relajada

Relajada y tranquila, pues podréis levantaros sin prisas y hacer todo lo que tengáis previsto, como pasar el primer día de casados preparando las maletas para la luna de miel o bien ultimando detalles. Puede ser poniendo al día vuestra web de boda, por ejemplo, o bien consultando todas las fotografías que los invitados al enlace subieron a Wedshoots, la aplicación gratuita de Bodas.net.

5. Tendréis todo el fin de semana por delante

Casarse en viernes os deja libre todo el fin de semana para lo que vosotros deseéis. Por ejemplo, tras alargar la fiesta al máximo, podréis dormir todo lo que queráis o recuperaros tras estar toda la noche bailando sin parar. ¡Incluso de la posible resaca!

Pareja cogida de la mano durante la ceremonia civil el día de su boda en viernes

6. Podréis celebrar un pequeño postboda

Del mismo modo que se han popularizado las sesiones fotográficas postboda –en las que podréis volver a lucir vuestros respectivos outfits nupciales y retrataros con ellos de forma mucho más tranquila y sin prisas después del día B–, el hecho de casaros en viernes posibilita que podáis alargar la celebración hasta el día siguiente, compartiendo con los familiares o amigos que deseéis un fantástico desayuno o una agradable comida. De este modo, el sábado podréis hacer una quedada postboda con los más íntimos para comentar los aspectos más emocionantes de la jornada. Algo que resultará especialmente práctico si habéis dormido todos juntos en el mismo hotel o en la misma masía, por ejemplo. ¡Nadie querrá que vuestra mágica cita nupcial acabe! ¿Queréis ir un poco más allá? ¡Alargad la celebración todo el fin de semana! No habrá mejor manera de empezar vuestra vida de casados que rodeados de vuestros seres queridos. ¡Está claro que todo son ventajas!

7. Vuestros invitados os podrán acompañar en una fecha tan especial

Elijáis la fecha que elijáis para vuestro paso por el altar, lo que está claro es que vuestros familiares y amigos no os fallarán. Quizá alguno haya tenido que pedir el día libre para poderos acompañar, pero no dudéis que todos estarán deseando compartir con vosotros un día tan especial en el calendario. Lo que de verdad importa es estar todos juntos, no el día de la semana que sea.

Pareja durante la sesión fotográfica de su boda en viernes

8. ¿Qué pasa con las personas que vienen de fuera?

Dependiendo de los kilómetros de distancia, es probable que los seres queridos que tengan que desplazarse para acompañaros en vuestro paso por el altar deban tomarse el día del enlace de vacaciones, si bien también es cierto que no tendrán que irse al día siguiente de la celebración sin haber descansado apenas. Asimismo, y como cuando se levanten será todavía sábado, podrán hacer turismo por la ciudad o el municipio de celebración del "sí, quiero". Acompañadlos, aprovechad para enseñarles lugares emblemáticos del lugar y llevadlos a comer sabrosas recetas propias de vuestra tierra. El domingo ya podrán volver tranquilamente a casa.

¿Convencidos de las 8 grandes ventajas de casarse en viernes? Como veis, ¡los beneficios son muchos y de lo más variados! Además, recordad que lo esencial no cambia, como la magia y el romanticismo que envolverán la jornada o la diversión asegurada que os ofrecerá la fiesta final, rodeados de vuestros familiares y amigos. Todos los presentes lo agradecerán y vosotros, que ya estaréis listos para partir con destino a ese fantástico viaje de novios, también.

Otros artículos que te pueden interesar