J.J. Palacios

El verano es la estación del amor y de las bodas. Y es que según recoge el Instituto Nacional de Estadística, en 2018 el mes preferido por los novios españoles para pasar por el altar fue septiembre. Lo siguen de cerca julio y junio, mientras que agosto baja con respecto al resto de meses estivales debido a las vacaciones. Lo que está claro es que el verano es, por aclamación popular, la estación de las bodas. No obstante, aunque dar el "sí, quiero" en esta época del año tiene numerosas ventajas, también presenta un inconveniente: el calor. Por ello, los trajes de novio se confeccionan en tejidos frescos y livianos, al igual que los vestidos de fiesta. Sin embargo, no es tan sencillo que, a 35 ºC de temperatura, las flores del ramo de novia o de la decoración luzcan como recién cortadas. Para que nada falle en vuestro enlace estival, no os perdáis estos prácticos consejos. ¡Funcionan!

1. Repartid abanicos

Elena CH Photo & Vídeo

En muchos enlaces se regalan abanicos a las mujeres antes de la ceremonia... ¡pero los hombres también pasan calor! Así que, ¿habéis pensado en repartir abanicos para todos los presentes como uno más de los detalles originales para la boda? Podéis encargarlos directamente o bien adquirir en los proveedores especializados el material necesario para confeccionarlos vosotros mismos. Para decorarlos podéis recurrir a los colores del enlace, a vuestros nombres o iniciales, a la fecha del "sí quiero" o bien, si lo tenéis, a vuestro logo o sello de la boda. ¿Más ideas? También podéis incluir alguna  frase bonita o aprovechar para dar las gracias a todos vuestros familiares y amigos por su presencia. Asimismo, a la hora de repartirlos podéis optar por encargar a varias personas de vuestra confianza esta tarea o, simplemente, por preparar unos bonitos cestos y depositarlos en su interior para que todos los invitados que lo deseen puedan coger uno. ¡Fácil!

¿Otras alternativas? Desde paipáis hasta sombreros de paja o rafia. Sin duda, unos fantásticos y prácticos regalos de boda baratos, ¿no os parece?

2. Colocad pequeñas fuentes de agua y zumos naturales

FotovideoBCN

Una buena idea es tener siempre cerca de los invitados agua fresca o bien zumos naturales de frutas –como limonada o naranjada– para que se pueden refrescar sin problema. Podéis situarlos en la entrada del lugar de la ceremonia o bien en el espacio en el que vayáis a celebrar el aperitivo nupcial. ¿Qué os parece la idea de colocar pequeños surtidores bien frescos o unas jarras con hielo? Los invitados llegarán acalorados y lo agradecerán muchísimo.

3. ¡No os olvidéis de los repelentes naturales antimosquitos!

El Hueco

Hay que tener en cuenta que durante el verano, sobre todo al atardecer, los mosquitos suelen hacer acto de presencia, atraídos por la luz. Pero no os preocupéis. Hay diferentes formas de mantenerlos alejados. Como sabéis, hay flores y olores que actúan como repelentes naturales para los molestos insectos. ¿Os gustan los jazmines, las lavandas y las margaritas? Incluid algunas de estas veraniegas variedades florales en los centros de mesa o, incluso, en las sillas del banquete, especialmente si este tiene lugar al aire libre. También se pueden incorporar aromáticas velas de citronella, una solución que, aparte de mantener los mosquitos a raya, será una preciosa idea de decoración para la boda.

4. Poned atención extra en el baño

GmG Tu Evento

El set de baño para los invitados debe ser, si cabe, aún más generoso durante esta estación. De este modo conseguiréis que todos se sientan frescos y limpios a lo largo de toda la jornada. ¿Qué debería incluir? Sobre todo toallitas refrescantes, desodorantes y perfumes. Además, en el baño de las mujeres sería ideal tener accesorios para poder hacerse moños altos, coletas, trenzas o sencillos medios recogidos… Y es que cuando el calor aprieta, los peinados para pelo suelto no suelen ser los más adecuados.

E insistiendo acerca del punto anterior, también es buena idea incluir algunos frasquitos de repelente de mosquitos. Nunca estará de más, especialmente si la fiesta se va a celebrar en unos jardines al aire libre.

5. Intentad asegurar una óptima temperatura

Alma y Estilo

Aunque vuestra celebración sea al aire libre, existen diferentes soluciones para combatir el calor intenso. Una de las más efectivas para por instalar una carpa que dé sombra y en la que haya un sistema climatizador evaporativo, es decir, que convierta el calor en aire fresco. Si esto último no es posible, lo ideal es contar al menos con ventiladores.

Está claro que todo problema tiene solución y que son muchas las ventajas para celebrar una boda durante los meses de verano. Entre ellas, que el vestido de novia blanco sienta fenomenal en pieles bronceadas y que, al alargarse el día, la sesión de fotos puede prolongarse más tiempo, por ejemplo. También es más fácil elegir lugares de celebración al aire libre y alargar la fiesta bajo las estrellas al son de las mejores canciones para bodas… Así que ya lo sabéis: ¡a disfrutar se ha dicho!