Ir al contenido principal
Bodas

Las 14 mejores maneras de incluir a vuestras madres el día de la boda

No hay duda de que las madres son las invitadas VIP por excelencia en las bodas. Así que aprovechad el enlace para hacer sentir únicas y especiales a las vuestras. ¡Les encantará! Estas 14 ideas os ayudarán a involucrarlas y honrarlas como merecen.

chica vestida de novia cogida de la mano de una mujer mayor y ambas mirándose a los ojos

El día de la boda será, sin duda, uno de los más bonitos y emocionantes de vuestras vidas. Sin embargo, también lo será para vuestras madres. Y es que ellas, junto a vuestros padres, son las que os han acompañado desde pequeños, ayudándoos desinteresadamente y estando siempre ahí.

¿No creéis pues que la boda es la ocasión perfecta para rendirles homenaje? Si os preguntáis cómo hacerlo, en este artículo hemos recopilado algunas propuestas cariñosas para triunfar: desde dedicarles una canción o unas palabras hasta haceros una sesión fotográfica conjunta o lucir algunas de sus joyas. Sea cual sea la idea elegida (o las ideas), tened claro que estarán encantadas del reconocimiento que les brindéis y apreciarán el gesto como nadie. ¿Listos?

pareja de chico y chica sentados en una boda al lado de dos mujeres en un espacio al aire libre

1. Que os ayuden con el arreglo personal

Contad con ellas a la hora de poneros el traje de novio o el vestido de novia escogidos para la ocasión. Y es que no hay nadie mejor que una madre para mantener a raya vuestros nervios y crear un ambiente relajado en ese escenario. Sabrán encontrar la palabra idónea para cada instante y se asegurarán de que el look esté impecable.

Otra opción es vestiros juntos en la misma habitación. ¿Qué os parece la idea? Sin duda, una magnífica forma de compartir intimidad. Esta alternativa resulta especialmente adecuada si sois muy familiares o si queréis estrechar el vínculo con la figura materna. Además, seguro que mientras veáis a vuestras madres arreglarse delante del espejo os vendrán miles de recuerdos a la cabeza de cuando erais adolescentes y os daban consejos para lucir bien guapos.

Por último, compradles una bata bien bonita para los preparativos o encargad una percha personalizada con sus nombres para dejarlas alucinadas y mostrarles lo mucho que las queréis. ¡Y es que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia!

mujer elegante ayudando a vestir a un hombre

2. Usad sus joyas

La tradición marca que la novia debe llevar en su outfit "algo prestado" de una familiar o de una amiga muy cercana que tenga felicidad en su matrimonio para atraer la buena fortuna al suyo. También "algo viejo" que represente la conexión y continuidad con el pasado y la familia. Así que, ¿por qué no tener con vuestra madre un pequeño detalle en un día tan especial? Podréis elegir entre variadas piezas: unos pendientes, una pulsera, un collar… Estará encantada de dejaros o regalaros una reliquia familiar para que podáis lucirla el gran día.

3. De su mano hasta el altar

Aunque en el panorama nupcial es común seguir ciertos protocolos, es vuestra boda y vosotros decidís cómo queréis que sea todo. ¿A qué nos referimos? A que, aunque la tradición dicta que el padre de la novia es el que acompaña a su hija hasta el altar y la madre a su hijo, todas las opciones son igual de válidas y pueden adaptarse a cada circunstancia o deseo. Y vuestras madres también son perfectas para entregaros al amor de vuestra vida, seáis su hijo o su hija. En el momento en que avancéis por el pasillo con paso firme junto a ella, se sentirá más feliz y orgullosa que nunca.

chica vestida de novia al lado de otra mujer caminando hasta el altar ante la mirada de otras personas

4. Dedicadles una canción

El poder de la música es infinito. Y es que se trata de un arte que ejerce una fuerza potencial sobre las personas generando emociones, sentimientos y recuerdos de todo tipo. Por ello, no hay nada más entrañable que dedicarles una canción. Puede ser alguna de las que más les gusten, una que asociéis a instantes concretos o, sencillamente, una que tenga un mensaje y un valor significativos en vuestra relación.

¿En qué momento puede sonar? Durante los preparativos nupciales, en el camino hasta el altar, a lo largo de la ceremonia, en la entrega de regalos, en el corte de la tarta… Y si se os da bien cantar, dedicádselas a viva voz. ¡Conseguiréis dibujarles una enorme sonrisa en la cara!

5. Incluid sus flores favoritas en la decoración

Seguro que en más de una ocasión especial les habéis regalado flores, ¿verdad? Ya sea para su cumpleaños, para el día de la madre o, simplemente, para expresarle vuestro amor. Por tanto, la idea es muy sencilla: solo deberéis pensar cuáles son sus flores preferidas e incluirlas en la decoración nupcial.

Quedarán geniales en los centros de mesa; en jarrones, cajas, regaderas o cestos para embellecer el rincón de la ceremonia; junto al seating plan; colgadas del techo a juego con follaje diverso; en el transporte para llegar hasta la boda… Pero también en el ramo de novia, en el boutonnière o en las invitaciones a modo de acuarela. ¡Les hará sentirse muy afortunadas y queridas!

flores blancas y lilas

6. Integradlas en una ceremonia de boda simbólica

¿Tenéis pensado incorporar a vuestro enlace civil un ritual o una ceremonia de boda simbólica? Si es así, pensad en ellas para que tengan un papel destacado. Pueden participar a través de alguna lectura o llevando alguno de los elementos clave: el agua, la arena, los recipientes, las cintas, las copas... Siempre en función del ritual simbólico por el que os decantéis. Os aseguramos que es una fantástica opción para aquellos que queréis disfrutar de una boda civil 100% personalizada y a vuestro gusto. 

7. Cededles el protagonismo

El discurso de una madre (o de las dos) es uno de los más emocionantes de la boda. No importa si tienen el don de la palabra o no, ya que el mensaje que transmitirán será, sin duda, el más profundo, sincero y auténtico. Por lo que, si les pedís el favor unos días antes del "sí, quiero", no solo las ilusionaréis en la mágica jornada nupcial, sino también durante las horas previas, mientras lo preparen.

Estaría bien que incluyeran escenas de la infancia, travesuras o memorias de fechas significativas. Pero también que explicaran lo que están sintiendo en ese momento, que os desearan toda la felicidad del mundo o que os compartieran algunos valiosos consejos para iniciar esta nueva etapa de pareja con éxito. Eso sí, preparad los pañuelos porque seguro que a más de uno se le "escapa" alguna lagrimita...

señora con cara sonriente y micrófono en mano

8. ¡Que no falten sus recetas estrella!

¿Vuestras madres son unas artistas en la cocina? Utilizad su talento gastronómico e incluid algunas de sus deliciosas recetas en el menú nupcial. ¡Aunque sea en forma de sabrosas croquetas en el aperitivo! Es tan sencillo como que habléis con el banquete o la empresa de catering contratada, les paséis la lista de ingredientes necesarios para su elaboración y el paso a paso y… ¡listo!

No solo conseguiréis que la comida esté de rechupete, sino que cada bocado os transportará hasta el dulce hogar. Y si vuestras madres no son muy "cocinillas", no hay problema. La solución pasa por incluir algunos de sus alimentos o platos favoritos en las delicatessen seleccionadas para el menú: el jamón ibérico, el queso, el chocolate, las fresas…

9. Homenajeadlas con un baile especial

Se sentirán felices y orgullosas de vosotros si decidís sacarlas a bailar al inicio de la fiesta, tras vuestro primer baile de casados. Y es que más allá de que les guste o no mover el esqueleto, lo que seguro adoran es presumir de su vestidazo. ¡Y este momento será perfecto para ello! Pensad en sus gustos y canciones favoritas y elegid un tema que sepáis que sea especial para ellas. O bien uno que tenga un significado muy emotivo. ¡Ese instante será tan mágico como vosotros queráis!

chica vestida de novia y mujer bailando delante de otra gente

10. Un lugar preferente en el banquete

Nada las pondrá más contentas que sentarse con vosotros en una jornada tan especial. Así que reservadles dos sitios en la mesa presidencial. ¿Preferís estar a solas? Asignadles dos asientos en mesas próximas a la vuestra y rodeadlas de otros seres queridos. Notarán vuestra cercanía y les gustará ver lo mucho que hacéis para que estén cómodas y tengan un papel importante en vuestra boda.

11. Utilizad algún recuerdo de sus bodas

Considerad la posibilidad de incluir algún elemento de sus bodas, sobre todo si la vuestra será de esencia vintage. Por ejemplo, su velo. Más opciones: ¿qué os parece elegir el mismo sabor para el pastel o casaros en el mismo lugar? Otra alternativa pasa por crear un rincón de recuerdos familiares, en el que no falten fotos suyas vestidas de novia. ¡Quedarán muy sorprendidas con este simpático guiño!

rincón familiar en una boda con fotos antiguas en blanco y negro de las madres y los padres

12. Sorprendedlas con un regalo muy especial

Tened un gesto especial con ellas durante la recepción para agradecerles todo lo que han hecho por vosotros a lo largo de los años. Podéis comprarles alguna pieza de valor, como una joya, encargar cómics con sus historias, entregarles dos réplicas del ramo de la novia, prepararles un montaje de vídeo con fotos o buscar algún objeto práctico, como una taza o un llavero con sus nombres o una frase con un significado especial grabada.

También es buena idea buscar planes para hacer juntos: desde una sesión de spa a un fin de semana de escapada o una cata de vinos y quesos de la tierra. Lo indispensable en el momento de la entrega –sea cual sea el regalo escogido– es que os toméis un tiempo para dedicarles unas emotivas palabras delante del resto de invitados y les cedáis el protagonismo a ellas.

13. Una sesión de fotos única

El reportaje fotográfico incluye imágenes clave con todos vuestros familiares cercanos. ¡Así que no pueden faltar fotos a tutiplén con vuestras madres! Pero si buscáis hacerlas sentir aún más especiales, pedidle al fotógrafo una mini sesión con ellas. Pueden ser fotos divertidas, abrazos, miradas cómplices, posados... ¡Lo que se os ocurra! Al fin y al cabo, más allá de las propias capturas, lo que cuenta es el rato que pasaréis a solas con ellas.

14. Y si ya no están con vosotros…

Existen distintas maneras de recordar a los familiares que ya no están entre vosotros en una jornada tan especial. Si desgraciadamente es vuestro caso, podéis incluir una foto suya en un camafeo y sujetarlo al ramo de novia, por ejemplo, o colocar la imagen en el bolsillo interior de la americana del novio.

También podéis grabar sus iniciales en alguno de vuestros complementos, como un pañuelo o la corbata, o bien escribir su nombre en la suela de los zapatos. De este modo, y a pesar de que no podrán estar físicamente en el enlace, sus espíritus estarán más vivos que nunca en vuestros corazones

ramo de novia con camafeo

¿Os han gustado todas estas sugerencias para incluir a vuestras madres el día de la boda? Al final lo que importa es que os dejéis llevar y hagáis lo que os salga del corazón para agradecerles su apoyo incondicional. Y es que, a menudo, las muestras de cariño naturales, como los abrazos y los besos inesperados, son las que más ilusión hacen. Sea como sea viviréis un día juntos totalmente mágico e inolvidable, y ellas seguirán siendo uno de los mayores referentes (o el que más) en vuestras vidas. Porque como bien dice el refrán: "quién tiene una madre, tiene un tesoro".

Otros temas interesantes sobre las madres: