El vehículo de boda, aunque puede pasar desapercibido por no estar en la mayor parte del gran día, conforma, en realidad, uno de los momentos más importantes y emocionantes de la ceremonia; aquel en el que la novia aparece por primera vez en su esperado día B, a las puertas de la ceremonia, y bajo la atenta mirada de todos los invitados y, por supuesto, su inminente marido. Por ello, el coche, desde su elección, color y decoración, será un elemento a tener en cuenta, pues debe lucir impecable el día de la boda.

Aunque tradicionalmente los novios siempre han apostado por alquilar un coche de boda de diseño clásico, de un aspecto lujoso o una característica única en cuanto a su diseño, en la actualidad, son muchos los novios que eligen lucir su vehículo personal, aquel que comparten en su día a día. Aunque no resulta una elección tan impresionante u original, lo cierto es que presentarse con tu propio coche en la ceremonia, aporta un toque de absoluta personalidad que, por supuesto, coches ajenos no pueden ofrecer. Por otro lado, y con la aparición de nuevos estilos de boda, los novios menos convencionales, de estilo desenfadado y apasionados de lo rústico, vintage o shabby, cumplen el sueño de lucir, de forma curiosa pero absolutamente sorprendente, vehículos de apariencia destartalada, antiguos en su diseño y apariencia.

Independientemente de cual sea vuestra elección como vehículo nupcial, lo importante es que incluyáis en él algún detalle que refleje el romanticismo de vuestro gran día, vuestra personalidad y estilo propio. Los lazos y las flores siempre han sido una apuesta segura y súper demandada por los novios para decorar el coche de boda, no obstante, en la actualidad, estas opciones han dejado paso a muchas otras, igual de especiales y románticas, como la decoración con banderines, flores de diseños, formas y estilos distintos, telas, globos, cartelería, pompones, latas e incluso guirnaldas. La magia de este tipo de decoración, reside en la gran variedad de opciones que existen, así como la versatilidad de los elementos que la conforman, los cuales facilitan por completo el poder obtener, como resultado decorativo, un vehículo de boda único. Precisamente por ello, la elección y la decoración de vuestro vehículo nupcial dependerán completamente de vuestros gustos personales, así como incluir en él detalles más voluptuosos o detalles más sencillos. Únicamente es importante seguir unas premisas básicas, que os permitirán lucir de forma absolutamente impecable vuestro coche, sin margen de error.

Un básico indispensable dependerá del tipo o estilo de coche que hayáis elegido para vuestro gran día. Si vuestro vehículo luce prácticamente por sí mismo, pues se trata de una pieza antigua, de calidad, un diseño trabajado e imponente, o un color brillante exquisito, no podrá llevar una decoración muy voluptuosa, pues el exceso de ornamentación tapará su belleza natural; quizás unos ramilletes de flores en los extremos de sus puerta o la manera, o incluso en un pequeño bouquet en la parte trasera o delantera, un precioso cartel de "recién casados" o pequeños detalles en cintas, bastará para embellecer por completo vuestro vehículo. Si por el contrario habéis apostado por un coche sencillo, con carencias en su diseño o color, una variedad de flores, cartelería "just married", latas arrastrando por la zona del tubo de escape, por ejemplo, o banderines ocupando gran parte de sus puertas, harán de vuestro vehículo vuestro perfecto acompañante de boda.

El estilo de celebración es algo que también deberéis tener en cuenta pues, así como el resto de la decoración, deberéis adaptar los ornamentos de vuestro coche al estilo de vuestra boda, ya sea clásico, rústico, vintage o romántico, por ejemplo. En este sentido, sin duda los pequeños ramilletes de flores clásicas, complementadas con lazos, o las clásicas cintas blancas colocadas por los retrovisores, las manetas o el capó del coche, por ejemplo, siempre serán una opción más que acertada para bodas de estilo clásico. Los banderines de tela, un gran bouquet de estilo desenfadado de flores en tonalidades nude y blancas, así como flores silvestres, los carteles en pizarra o madera, que incluyan la frase "just married", "recién casados" o aquella que os guste e identifique, serán básicos indispensables en un coche de estilo rústico, por ejemplo, o vintage. En los coches más románticos no podrán faltar detalles como las clásicas latas que arrastrarán por el asfalto, así como, de nuevo, preciosos carteles "just married" y flores clásicas como las rosas, por ejemplo, adornadas con telas, como el tul o el encaje. Si queréis darle un toque diferente a vuestra decoración, independientemente de vuestro estilo, luciréis coches perfectos y muy divertidos gracias a unos bonitos globos o guirnaldas.