Blanc

Hoy en día es posible casarse de muchas maneras y casi con cualquier presupuesto. Hay muchos precios de vestidos de novia, podéis optar por hacer los detalles de boda vosotros mismos, por pensar ideas originales para tu boda que no impliquen un importante desembolso económico... Si vuestro presupuesto es escaso o preferís invertir en otras cosas, como más días disfrutando de la luna de miel o un destino más lejano, os mostramos algunos trucos que os permitirán preparar la boda de vuestros sueños sin gastar en exceso. Allá vamos.

Organizad un banquete tipo cóctel

Restaurante Petit Komité - Hotel Iraragorri

Una buena manera de conseguirlo pasa por sustituir el banquete tradicional, de tres o cuatro platos, por un cóctel en el que los invitados pueden comer lo que les apetece en cada momento. Reduciréis notablemente el precio por comensal, al igual que si optáis por algo más informal, como celebrar la comida o la cena en una casa rural, en el jardín de algún familiar o, incluso, en un merendero. Podéis optar por contratar un catering o por prepararlo vosotros mismos, con la ayuda de familiares y amigos. Eso sí, para evitar posibles malentendidos, explicad antes a vuestros invitados el tipo de boda que estáis organizando. Podéis detallarlo en los textos para invitaciones de boda.

Este tipo de celebraciones son perfectas en bodas íntimas, en las que el número de invitados no es demasiado grande. Así que si pasáis de compromisos y solo queréis invitar a la familia y los amigos más cercanos, puede ser una buena opción. Está claro que un enlace diferente y original no tiene por qué ser caro. Como tampoco lo serán esas ideas divertidas para bodas que tenéis pensadas para vuestros seres queridos.

Trajes low cost

En cuanto al vestuario, la novia tiene muchas posibilidades. Desde comprar un vestido nuevo a un precio reducido hasta adquirir un diseño de una temporada anterior, más económico. También puedes optar por un modelo de segunda mano, pues muchas novias venden sus vestidos después de la boda a precios increíbles. Otra alternativa es optar por el alquiler de vestidos de novia, al igual que decantarse por un traje de fiesta en blanco, marfil o nude. No solo estrenarás vestido, sino que ahorrarás un montón, ya que son mucho más baratos que los de novias e igual de bonitos.

Respecto a los zapatos, opta asimismo por un modelo de otra temporada o da un toque de color a tu look con un diseño que vaya a conjunto con el ramo de novia sencillo y que no sea de las colecciones de novia.

Para vestir al novio podéis recurrir a los outlets de trajes, donde encontraréis asimismo complementos como la camisa, la corbata o el cinturón. O, una vez más, visitad una tienda de alquiler: hay modelos de todas las tallas, colores y estilos. Así que seguro que no os vais sin uno.

Hacedlo vosotros mismos

En cuanto a los obsequios de boda podéis adquirirlos baratísimos y darles luego un toque más personal: velas con corazones de ganchillo sujetos con una cuerda, jabones de distintos colores y tamaños unidos por un lazo, deliciosas mermeladas o confituras en preciosos tarros con detalles de color o la etiqueta de vuestra boda... Y si las manualidades o la gastronomía son lo vuestro, poneros manos a la obra y atreveros con broches de fieltro, pulseras, mermeladas, galletas caseras, etc. Sino, dejad encima de cada plato un bombón con una etiqueta con vuestros nombres y la fecha del enlace.

Para el ramo de novia recurre a flores de temporada, tanto si decides adquirirlo como hacerlo tú misma. Si te gusta una flor en concreto, como las rosas, las peonías o las calas, compra varias y combínalas con algunas hojas verdes grandes. Átalas con una cinta o un retal de tu vestido. Tendrás un ramo precioso y barato. Si finalmente te decantas por encargarlo, recuerda consultar primero el precio de los ramos de novia.

También reduciréis el presupuesto del enlace si compráis unos sobres y tarjetas bonitos y escribís de vuestro puño y letra las invitaciones. O si las personalizáis al máximo con una foto de los dos que os guste mucho e imprimís encima los nombres y la fecha del enlace. Está claro que las opciones son tan diversas como los gustos de cada pareja. Asimismo, podéis entregarlas en mano en lugar de enviarlas por correo ordinario. Todo ayuda.

Ahorrar en algunas partidas os puede resultar de gran ayuda a la hora de poder gastar más en otras. Por ejemplo, igual prefieres hacerte tú misma el peinado de boda y destinar más dinero al banquete nupcial. O apostáis por preparar vosotros la playlist con las canciones de boda que queréis que un DJ pinche en vuestro gran día en lugar de contratar a un grupo de música que las toque en directo. Las opciones son numerosas y vosotros sois los únicos que decidís qué os parece mejor en cada momento.