Ir al contenido principal
Bodas

7 consejos para ahorrar para la boda: ¿cómo y cuánto hay que ahorrar?

¡No dudes más! Con estos siete consejos infalibles... ¡ahorrar para la boda te resultará más sencillo de lo que imaginas! Descúbrelos ya y haz realidad tu gran día soñado.

Te ayudamos a encontrar a los mejores organizadores de bodas 🗒
Pide información y precios de Organización a empresas cercanas
¿Cuánto hay que ahorrar para la boda?, por Carles Torrecilla

¿Cuánto hay que ahorrar para la boda?, por Carles Torrecilla

Como experto Doctor en Comercialización e Investigación de mercados y autor del Libro imprescindible de las bodas, una de las preguntas que más recibo es: ¿cómo puedo ahorrar para la boda?.

Muchas veces vemos la boda como algo que llegará cuando nos lo podamos permitir, como si eso pudiese suceder por arte de magia. Si tenemos esa visión, alejamos la probabilidad de que la boda y el ahorro suceda, porque elevamos nuestro nivel de vida en vez del ahorro. Si tú también te preguntas cuánto y cómo empezar a ahorrar para la boda, no te pierdas estos 7 consejos.

Las parejas, al igual que las empresas que no se fijan objetivos y un horizonte temporal para cada uno de los objetivos, no consiguen ahorrar ni evolucionar, solo incrementar sus gastos estructurales. Así que aquí comparto 7 tips que podéis aplicar a partir de hoy. ¿Empezamos?

Primer consejo: marcad un objetivo realista

¡Debemos fijarnos objetivos y ver la capacidad de la pareja para afrontar retos! No olvidemos que el noviazgo es una manera de probarnos y testar como funcionamos en equipo. En lo bueno y en lo malo, pero sobre todo en la adversidad. Ahorrar para la boda es un buen objetivo y puede ser una buena manera de conocer aspectos de la pareja que serán clave para el futuro. 

Pero no quiero decir que debáis ahorrar el total del coste de la boda (ya que puede ser un objetivo inalcanzable). ¿Entonces? Según el Libro imprescindible de las bodas que escribimos y reeditamos periódicamente basado en encuestas a parejas, la boda se paga en gran parte con los regalos. Así que el ahorro debe ser el coste de la boda menos la estimación de regalos en efectivo (en algunos países como Italia, los invitados se hacen cargo directamente de algunas partidas de gasto).

Esto es, además, una gran tendencia con la caída de las listas de boda, puesto que, como muchas de las parejas ya viven juntas con anterioridad, no necesitan los regalos para llenar una nueva vivienda y, por lo tanto, el regalo en dinero se va imponiendo.

Segundo consejo: abrid una cuenta bancaria específica

El dinero tiende a desaparecer, como la nieve o el hielo se escapa entre nuestros dedos, si lo tenemos "a mano" y no lo guardamos de manera segura. Por lo tanto, no lo podemos tener en la cuenta corriente habitual, puesto que va a fundirse. Así que el segundo consejo si queréis empezar a ahorrar para la boda podría resumirse en tener una cuenta específica donde empezar a acumular el dinero destinado al gran día.

Hoy hay entidades dispuestas a retribuir este tipo de cuentas en las que el dinero no puede moverse durante un tiempo. Por lo tanto, esta cuenta que deberías abrir hoy mismo, ya te servirá para recibir los regalos. Incluso puedes usarla para que tus padres te hagan ingresos durante los próximos cumpleaños o navidades con este objetivo, que es socialmente mucho más aceptable que pedir dinero sin un objetivo predefinido, lo que lleva a regalos no especialmente necesarios o experiencias.

Tercer consejo: estableced una cifra fija

Es importante comprometernos con la pareja a una cifra fija periódica que se va a desviar a esa cuenta por pequeña que sea. Por ejemplo, si nos marcamos un objetivo a 3 años vista: 21.056€ (coste medio de la boda en España según el Libro imprescindible de las bodas) - 10.000€ en regalos, implica ahorrar 11.056€ / 36 meses = unos 307€ al mes o 154€ por cónyuge. Asumible.

Eso sí, los meses que sea posible (época de paga extra, por ejemplo), podéis incrementar esta cifra. Ese desvío debe ordenarse al banco para que se haga de manera automática y sea considerado un gasto más de cada mes. Así que a la pregunta de ¿cuánto se debe ahorrar al mes para la boda?, la respuesta la tendréis vosotros mismos en función de cuándo os queráis casar y de cuál sea vuestra capacidad de ahorro.

Cuarto consejo: revisad los gastos mensuales

Revisión mensual en pareja de todos los gastos. Te ayudará además a conocer a tu pareja y podréis decidir cómo os vais organizando: cuentas conjuntas, separadas, capitulaciones prematrimoniales,… Esta revisión puede ser muy tediosa si la hacéis manualmente. Hoy en día hay apps y herramientas en las webs de las bancas online de algunas entidades que son muy útiles y te clasifican los gastos de manera automática por categorías y te ayudan a detectar desviaciones respecto a meses anteriores. 

Una vez hecho esto puedes ir a por nota, comparando tus gastos con la media española o de tu comunidad, en euros pero sobre todo los porcentajes que dedicas a cada cosa. Para ello es muy útil acudir a esta tabla del Instituto Nacional de Estadística por persona, o por hogar.

Este es un ejercicio que te hará crecer como ahorrador y como pareja, y además podrás ser más consciente de tus finanzas. Te costará al principio, pero luego puede ser incluso un vicio de lo útil que es. Te darás cuenta además de las fuentes de sangría económica en vuestro caso particular. 

De esta manera, y casi sin darte cuenta, estarás haciendo un presupuesto familiar que partiendo de cero en una hoja en blanco y sin referentes, es muy complicado y os puede llegar a convertir en una pareja agarrada. ¡Y este tampoco es el objetivo!

Quinto consejo: ¿lo tenéis todo asegurado?

Este es diferente del resto. En este caso si quieres ahorrar para la boda, no se trata de algo que debes hacer, sino de no caer en una tentación. ¿Cuál? Cuando se quiere ahorrar hay quien cancela seguros o reduce coberturas,y eso siempre es una mala estrategia. Lo que sí es buena idea es revisar si tenemos asegurado todo aquello que de repente nos puede absorber todo nuestro ahorro ante un siniestro.

Sexto consejo: recortad en los gastos grandes

Aunque en esto hay opiniones diferentes entre expertos, te recomiendo no intentar recortar en los pequeños gastos sino en los grandes. Es decir, si debemos acortar las vacaciones, ir a un piso más pequeño o repensar nuestra movilidad, es mejor que convertir nuestra vida en un infierno, donde todo es ahorro y restricción. Vale la pena revisar pequeños gastos que no nos satisfacen una vez al mes, pero no en cada acto diario. Recuerda que estás en una fase muy feliz de tu vida y no querrás estropearlo. Puesto que la boda es un gasto puntual, puedes renunciar momentáneamente a cosas que ya recuperarás. 

Séptimo consejo: comprometeos con el ahorro

Aplica estos consejos de manera compartida. Si uno de los dos no comparte el objetivo y el proceso, sufrirá ilusión monetaria y malgastará los ahorros, o no contribuirá lo suficiente. Son aquellas parejas que dicen que del tema económico se ocupa el otro, ¿te suena?

Espero que estos consejos de cómo ahorrar para la boda os ayuden y podáis adaptarlos a vuestros ingresos y gastos mensuales. Entre los dos podéis ocuparos del ahorro y disfrutadlo como un paso más en vuestra relación.

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

Te ayudamos a encontrar a los mejores organizadores de bodas 🗒
Pide información y precios de Organización a empresas cercanas