Estás planificando tu boda y pensando en cada detalle de la ceremonia, del banquete, de la fiesta… Tienes claro cómo quieres que sea tu imagen, desde los zapatos de novia de color que vas a llevar hasta el ramo de novia que te gustaría que diera ese toque tan especial que buscas para el gran día, pasando por el peinado de novia. También sabes que quieres un vestido sencillo, un modelo que refleje al máximo tu personalidad y que te encaje como un guante. Pero, ¿cómo debe ser? Descúbrelo en estos 91 preciosos vestidos de novia sencillos que hemos seleccionado para ti.

Los mejores cortes, estilos y tejidos

La tendencia en vestidos de novia 2020 apuesta por líneas simples, sin demasiado volumen, naturales y con la sofisticación del minimalismo. Si quieres un vestido sencillo y con mucho estilo, los más indicados son los vestidos de novia vintage, rectos y sin apenas volumen, que dejan el protagonismo a ligeras aplicaciones de encaje que recuerdan la moda ibicenca. Apuesta por tejidos ligeros y vaporosos como la seda, la gasa y el crepé, o bien por confecciones como el plisado o la bámbula de seda o algodón. También puedes optar por el tul, el encaje o la organza, aunque lo mejor es que su volumen sea mesurado –el propio de la caída de la tela– y que la falda no tenga demasiadas capas.

Variadas siluetas

Pero si te gustan otros cortes para tu vestido, no renuncies a ellos. Los diseñadores de vestidos de novia han presentado en sus nuevos catálogos muchos vestidos de novia de corte sirena que recogen perfectamente ese espíritu sencillo que buscas. Telas sin ornamentos y líneas bien definidas hacen posible que también algunos vestidos de novia de corte princesa logren ese objetivo de un look discreto y natural. Crepés y sedas son las telas favoritas de estos vestidos que, sin embargo, no renuncian a faldas de tul a capas (más ligeras) ni a aplicaciones de guipur superpuestas. Se imponen asimismo los escotes barco, los redondos y los que tienen forma de V, elegantes y limpios en su diseño. Si te gusta la pedrería puedes incorporarla en un cinturón, en una pequeña tira en el cuello, en las mangas, en la espalda o en el escote. Añadirás el toque de carácter que todo vestido necesita y se verá perfectamente sencillo y natural. La máxima "menos es más" siempre funciona. 

Delicados detalles que marcan la diferencia

También puedes elegir delicados bordados o favorecedores drapeados. Decántate por un cuerpo bordado y una falda lisa o al revés. Un pequeño drapeado aportará el detalle que buscas, un fino bordado en el escote bastará para no caer en una excesiva simplicidad, un detalle en el tirante diferenciará el vestido del resto… Recuerda que cuanto menos elaborado sea el diseño, más natural será el vestido.

Todos estos consejos también son aplicables en función de tu altura. Así, los escotes pronunciados, sobre todo en la espalda, son perfectos para novias altas, que también quedarán perfectas con vestidos de novia cortos. En cambio, para novias bajitas que quieren ganar unos centímetros visualmente, las líneas rectas y los vestidos de novia de corte imperio serán sus grandes aliados, así como los diseños que minimizan los apliques y la pedrería. 

Los ramos de novia más indicados

Si has decidido apostar por un vestido natural, el ramo también debe serlo. En los ramos de novia sencillos es posible encontrar composiciones para todos los gustos, aunque con los ramos de novia silvestres o con los que combinan estas flores con rosas, bayas, hojas y ramas conseguirás un resultado especialmente armónico. Completa el conjunto con un peinado informal, ya sea dejando la melena suelta, haciéndote un sencillo recogido o decorándola con coronas de flores naturales. Con todo ello no solo conseguirás el look que deseas, sino que serás una novia elegante y con mucho estilo.

¿Buscas más ideas para una ceremonia sencilla y muy especial? No dejes de ver las invitaciones de boda que pueden encajar mejor con vuestro estilo ni las canciones para bodas que pondrán la emotividad al gran día. ¡Seguro que te inspiran!