Fotografía Maria Prada

Los meses de otoño son perfectos para celebrar una boda: la temperatura suele ser muy agradable todavía, los precios –sobre todo los del banquete– son algo más ajustados, los vestidos de novia de manga corta o larga resultan ideales, el novio no sufre calor con el clásico traje de novio y la naturaleza se viste de colores preciosos para inmortalizar el momento del enlace entre un sinfín de ideas originales para bodas. Si estáis convencidos de ello, no creáis todo lo que dicen sobre los enlaces de otoño y repasad estos 5 falsos mitos. ¡Los desmontamos todos!

1. El frío se acerca

Aunque las temperaturas bajen y las lluvias empiecen a ser más abundantes, el otoño suele ser una época con temperaturas bastante suaves, especialmente en nuestro país. Así que no hace falta que te decantes por un vestido de novia de corte sirena confeccionado con telas muy gruesas, por ejemplo, ni por aquellos recursos que utilizaríais en una boda de invierno porque, probablemente, no sean necesarios.

Antibisual

2. Otoño es igual a colores tierra

Puede que creáis que en otoño lo que encajan son los colores tierra, en cualquiera de sus tonalidades, pero no tiene porque ser así. Hay tonos mucho más alegres y divertidos, que pueden dar a vuestras ideas de decoración para bodas un cromatismo más original. Como ya sucediera hace un par de años, el marsala sigue siendo un must, aunque también podéis optar por muchos otros colores, como el Ultra Violet (designado por Pantone como el color de 2018), los ocres, los mostazas, los grises, los platas y diferentes tonalidades de verdes, azules, naranjas...

3. Vestir de oscuro

De la misma manera que la decoración de la boda no tiene que ir acorde con una época fría porque no lo es, tanto vosotros como vuestros invitados podréis recurrir todavía a looks frescos y veraniegos. Así, los trajes de novio originales y los del resto de hombres no tienen necesariamente que ser oscuros, mientras que las invitadas, como las madrinas o las damas de honor, aún pueden ir en tirantes y vestidas con colores vivos. ¿Qué tal unos vestidos de fiesta rojos?

Fotografía y Estilo

4. Solo comida caliente

A medida que se acerca el invierno los menús nupciales suelen optar por platos calientes, si bien como el otoño es época de transición, no tenéis que ceñiros a ningún estandar preestablecido. Así que arriesgad un poco y, si tenéis en mente un plato frío, haced caso a vuestro paladar. ¡Y a vuestras preferencias!

5. La boda no puede celebrarse al aire libre

Aunque refresque algo más, si vuestro sueño es celebrar la boda al aire libre no tenéis porque renunciar a él. Pensad que, en muchas ocasiones, el ambiente otoñal será mucho más agradable que el estival y que, como en verano, tendréis que contar con un alternativa por si llueve, hace viento o refresca más de lo normal: carpas, salas interiores, mantas para vuestros seres queridos... Y, sino, vuestras invitadas siempre podrán echar mano a sus abrigos de fiesta.

White Dreams Studio

Está claro que casarse durante los meses de otoño trae consigo grandes ventajas, tanto para los novios como para todos sus familiares y amigos. Por ello... ¡no lo dudéis más! Apostad por celebrar el gran día en esta estación y vestid vuestro día B como más os guste. ¿Os apetece obsequiar a todos los presentes con unos detalles de boda de esencia marinera? ¿Lo tuyo son los zapatos de novia abiertos? Recordad que, más allá de normas y protocolos, el gran día lo decidís vosotros.