Sergio Gisbert

Hasta ahora, han habido decisiones fáciles en la organización del enlace, como escoger las invitaciones de boda más acordes con el estilo de vuestra boda o elegir las mejores ideas originales para bodas. Más complicado y laborioso fue mirar y probarse distintos trajes de novio hasta dar con el más indicado o pensar las canciones románticas para bodas que no podían faltar en una fecha tan especial.

Sin embargo, hay una tarea que está resultando más complicada que las demás, y es la de confeccionar la lista de invitados al enlace. Lo tenéis más o menos claro, excepto qué hacer con aquellos tíos que no veis desde que eráis pequeños, con aquellos primos segundos a los que apenas recordáis y con los respectivos compañeros de trabajo. Si tenéis buenas relaciones tanto con ellos como con vuestros superiores os puede apetecer invitarles al enlace, aunque es importante que no os sintáis obligados a hacerlo. ¿Estáis indecisos? ¿No sabéis qué opción es la más correcta o adecuada? Os dejamos un listado de las distintas posibilidades a vuestro alcance. Pero recordad: lo importante es que seáis sinceros con vosotros mismos y valoréis si realmente os apetece compartir con todos ellos un día tan importante en vuestras vidas.

  • 1. Tanto si trabajáis en una empresa familiar, en la que reinan las buenas relaciones y todos los compañeros son personas importantes en vuestra vida, como si lo hacéis en una multinacional con numerosos trabajadores en la que solo tenéis un pequeño pero selecto grupo de personas afines, es lógico que os apetezca invitarles a un día tan especial. En estos casos se suelen entregar en mano las invitaciones de boda, pidiéndoles que confirmen su asistencia en breve.
  • 2. No os preocupéis: podéis seleccionar a las personas de la empresa que queráis que asistan a vuestra boda. Estáis en vuestro derecho y el resto de compañeros deberá respetar vuestra decisión. Eso sí, intentad tener un poco de tacto para que los que no están invitados no se molesten. ¿Cómo? Evitando hablar de ideas divertidas para bodas delante de ellos, por ejemplo. O comentando las mil maravillas de los vestidos de novia corte sirena.
  • 3. Aunque os pueda preocupar invitar a unos sí y a otros no, seguro que todo el mundo comprenderá la situación porque conocen el coste económico que implica cada invitado que se suma en una boda. Además, puede que algunas personas quieran seguir manteniendo una relación estrictamente profesional o no puedan realizar ese esfuerzo económico y, en el fondo, prefieran que no las invitéis.

Carles Romaní Fotógrafo

  • 4. También existen soluciones intermedias, pues no estáis obligados a invitar a vuestros compañeros y jefes a la boda entera. ¿Qué os parece la opción de invitarlos únicamente a la fiesta final? Podrán beber, bailar y disfrutar de los dulces sabores de las ideas para candy bar. Se lo pasarán genial –sobre todo si os habéis decantado por ideas para photocall– y les haréis partícipes del gran día, pero compartiréis la ceremonia y el banquete solo con vuestros familiares y amigos más cercanos.
  • 5. A pesar de que seguramente todo el mundo en el trabajo sabrá que os casáis, otra opción es no invitar a nadie, ni trabajadores ni jefes. Quizá porque lleváis poco tiempo trabajando en la empresa, quizá porque consideráis que la relación con los superiores y compañeros no es lo bastante cercana o quizá porque pensáis que es mejor no mezclar la vida profesional y la personal. Sea cual sea el motivo, es vuestra elección.
  • 6. Aunque no estén invitados, quizá a vuestros compañeros y jefes les apetezca haceros igualmente un regalo. En ese caso es normal que, para corresponder, queráis entregarles los mismos detalles de boda con los que agradeceréis su presencia al enlace a vuestros familiares y amigos.
  • 7. Asimismo, podéis organizar un aperitivo en la oficina para celebrar con ellos el gran acontecimiento –tanto antes como después de la boda– o, si os va bien, invitarles a comer en un restaurante.
  • 8. Otra alternativa igualmente válida y más económica consiste en llevar al trabajo varias bandejas de dulces, dos o tres cajas de bombones o cualquier detalle similar. Seguro que son muy bien recibidos, ya que a todo el mundo le gustan y se agradecen.

¿Ya os habéis decidido? ¿Sabéis ya si vais a invitar a jefes y compañeros? ¿Cómo lo vais a hacer? Una vez hayáis tomado la decisión que os parezca mejor, no olvidéis que aún tenéis pendientes otros aspectos importantes en la organización de la boda. Entre ellas, pensar las mejores canciones para bodas que han de sonar en un día tan importante, sin olvidarse de las ideas divertidas para bodas con las que sorprender a todos los asistentes ni de las ideas de decoración para bodas. ¡Ánimo!