Es normal que durante la organización de la boda hay decisiones que parezcan más importantes que otras. En el primer caso figurarían, por ejemplo, la elección del espectacular vestido de novia, la del estilo de decoración del espacio de celebración o la de las ideas originales para bodas. Sin embargo, conviene prestar el mismo cariño y dedicación a las partidas en apariencia menores, como pueden ser la selección de regalos de boda para los invitados o de diferentes aspectos del banquete, como la cubertería. Recordad que los pequeños detalles son lo que siempre marcan la diferencia y eso es justo lo que perseguís en vuestro gran día, ¿verdad? Ha llegado, pues, el momento de descubrir la mejor cubertería en función del estilo del enlace y de los platos que degustaréis.

Número de cubiertos

En los banquetes tradicionales, el equipamiento básico de las mesas suele consistir en dos tenedores, una cuchara y dos cuchillos, acompañados de un tenedor o de una cuchara de postre, y de un cuchillo para la mantequilla. A su vez, cada servicio incluirá un plato bajo y un plato superior, una servilleta, cuatro copas (vino blanco, vino tinto, champán y agua) y un plato para el pan. Sin embargo, el número y el tipo de cubiertos puede variar notablemente dependiendo de los alimentos que se vayan a servir en el menú nupcial.

Disposición en la mesa

A la izquierda del plato van los tenedores y a la derecha la cuchara y los cuchillos, dispuestos por orden de utilización, de fuera hacia dentro. Es decir, que el primero que necesitaréis será el primero que encontraréis. A su vez, sobre el plato se colocarán los cubiertos para el postre –que serán diferentes de esas ideas para candy bar que con tanto mimo habéis preparado para vuestros seres queridos–, mientras que el cuchillo de mantequilla se situará sobre el plato del pan, a la izquierda del plato principal.

Si hay pescado…

Los cubiertos de pescado destacan especialmente por el cuchillo, que es diferente, en forma de pala, y se coloca antes del de carne. Hay que ponerlo siempre con el filo hacia arriba. Aparte, nunca debe haber más de tres cuchillos en una mesa, ni más de tres tenedores.

Rafaelhoteles Atocha

Si hay carne…

Después del cuchillo de pescado se dispondrá el de la carne, con el filo hacia el lado del plato. En este caso es conveniente que se trate de un modelo con sierra, lo que resultará de gran ayuda a la hora de cortar el filete y conservar, al mismo tiempo, la integridad de la pieza.

Especiales para niños

Así como la mesa de los niños requiere de un tamaño adaptado a su estatura, los cubiertos deben estarlo a sus habilidades. Dependiendo de las edades de los pequeños podréis optar entre prescindir de cuchillo –colocando únicamente un tenedor y una cuchara– o bien escoger una cubertería completa pero con un cuchillo de cantos redondeados para evitar que puedan cortarse por accidente al manipular los alimentos. Aunque lo ideal, si son muy pequeños, será que contratéis a una cuidadora para que les ayude a comer, lo que además de que será mucho más seguro, permitirá que los padres puedan disfrutar del banquete con total tranquilidad.

Escrito a mano

Comida asiática

Si alguno de vosotros es de origen asiático y la gastronomía del día B también lo será, colocad palillos para quien prefiera usarlos, con adaptadores para los que no sean tan duchos en la materia. También es posible que, independientemente de vuestro origen, incorporéis este tipo de comida como una de las ideas divertidas para la boda ahora que las delicias gourmet japonesas están tan de moda.

El estilo de la boda

En este punto deberéis tener en cuenta que las ideas de decoración para la boda juegan un papel crucial. Por ello, el estilo de la cubertería deberá ir acorde con el resto de elementos que vestirán las mesas: mantelería, centros, vajilla, cristalería e, incluso, con las sillas. Algo que también tendréis que recordar si habéis optado por una boda temática o de inspiraciones concretas. Y es que no será lo mismo elegir los cubiertos para un enlace clásico como para uno campestre, boho chic o informal, por ejemplo.

Hacedlo especial

Igual que habéis desplegado todo el cariño a la hora de encontrar regalos originales para bodas personalizados, podéis imprimir vuestro sello único a los cubiertos, grabándolos. Podrán ser vuestras iniciales, un logo que hayáis diseñado para las invitaciones de boda caseras, la fecha del enlace…

Presentación top

Si el protocolo y la tradición no van con vosotros, dad un giro a la clásica presentación y decantaos por algunas de las diferentes propuestas existentes. Por ejemplo, podéis colocar los cubiertos sobre el plato, sujetándolos con un cordel envejecido o con un lazo de seda, raso, terciopelo, tafetán o del material elegido para el resto de elementos textiles: mantelerías, caminos de mesa o servilletas. También podéis imprimir la minuta o el seating plan en un sobre, en cuyo interior colocaréis la cubertería, o disponerla en una servilleta doblada con forma de bolsillo. Una cinta de yute y una flor o elemento floral a juego con el ramo de novia silvestre pondrán el broche final a una presentación de 10. ¡Tan sencilla como vistosa!

El Rincón De Tu Boda

¿Recordáis a Ariel, en La Sirenita, peinándose con un tenedor? Pues no es el caso. El peinado de boda no requerirá de cubierto alguno, aunque si el vuestro será un enlace temático inspirado en este clásico de Disney no será mala idea ampliar los cubiertos como, a buen seguro, también lo harán los vestidos de fiesta de corte sirena de las invitadas. ¿Qué os parece la idea? ¿Tenéis otras para una cubertería especial e inolvidable? El único límite es el de vuestra imaginación. Y el límite lo ponéis vosotros.