Extudio 83

Después de la dura y emocionante tarea de elegir solo uno de todos los vestidos de novia que te has probado, de comprar los diferentes complementos, incluyendo esos zapatos de novia tan especiales, y de pensar cuáles son los mejores peinados para bodas que te puedes hacer, llega el momento de decidir si llevar velo o no. No es una tarea fácil, pero si optas por llevarlo debes tener bien presentes distintos aspectos, pues se trata de un complemento muy importante y no puedes dejar nada al azar.

Si ya conoces los variados tipos de velo que hay actualmente, averigua ahora todas las cosas que debes tener en cuenta a la hora de decidirte entre llevar un velo corto, uno medio o uno largo. ¡Sigue nuestros consejos y triunfa en tu elección!

Según el tipo de ceremonia

Angular

La ceremonia será un condicionante incuestionable a la hora de elegir el tipo de velo que llevarás, pues no todos los tipos de boda combinarán con todos los velos. Así, en bodas religiosas, lo ideal es decantarse por un velo largo. No obstante, el lugar de la celebración también determinará la largura del mismo. Por ejemplo, en bodas muy formales, como las que tienen lugar en una gran iglesia, en una catedral o en una basílica, lo más apropiado será un velo catedral o real. En cambio, es mejor escoger un velo capilla si el enlace se celebra en una pequeña iglesia, ermita o capilla. ¿Significa eso que los velos medianos y cortos no son adecuados en este tipo de ceremonias religiosas? No, pueden utilizarse sin problema.

Estudio 2d

Las bodas civiles, por definición, descartan el uso del velo. Sin embargo, muchas novias no quieren renunciar a lucirlo en su gran día, aunque se trate de un enlace civil. En este caso, lo más apropiado es un discreto velo corto de red a modo de tocado (también conocidos como birdcage), pues cualquier otro tipo de velo no sería coherente con una boda civil. Aun así, cada vez se ven más velos largos en este tipo de enlaces. El truco está en saber adecuar el look y el velo al entorno de la ceremonia, optando por uno largo si te casas en un entorno clásico y por uno más corto si la boda es más informal.

Según la forma de la cara

Dreams Audiovisuales

Como siempre, la forma de la cara también es importante a la hora de determinar qué velo debes escoger.

Si tu cara es ovalada, cualquier velo te quedará bien. Si es alargada, evita el volumen en la parte superior de la cabeza. ¿Cómo? Con velos largos y medianos. Si el rostro es redondo, los velos medios que caen a ambos lados de la cara ayudarán a afinarla. Y si, por el contrario, tu rostro es de forma cuadrada, los velos largos como el catedral serán tus mejores aliados a la hora de afinar las facciones. En cambio, los rostros de forma triangular se ven favorecidos por velos cortos a capas que aportan volumen, como el electrizado (una variante del velo corto, compuesto por varias capas de tul). Y, por último, en rostros rectangulares, los velos largos estilizan la cara y minimizan las angulosidades.

Según el vestido

Dario Sanz Photography

Elijas el modelo que elijas entre los vestidos de novia 2019, lo cierto es que este es el elemento protagonista del look de novia, por lo que el velo debe complementarlo y no al revés. En este sentido, escoge el diseño que mejor combine con tu vestido.

En propuestas con mucho volumen en la falda o en el cuerpo, como los vestidos de novia de corte princesa, los velos voluminosos recargarán demasiado tu look. Por tanto, descarta los cortos y los medianos, especialmente los de dos capas. En este caso, el velo deberá ser largo y fino, pero sin caer en una excesiva pomposidad. Los velos de tul de seda sujetos en la parte trasera de la cabeza resultarán los más adecuados.

Si el tuyo es un vestido de novia recto o en A, sin mucho volumen, puedes apostar por cualquier tipo de velo. En este caso, puedes decantarte tanto por un modelo de varias capas, como por uno corto o mediano. Un velo que aporte volumen a la zona del torso o a la cabeza será apropiado para ti. No obstante, el velo largo siempre será un acierto y, además, podrás jugar con el diseño o su tejido escogiéndolo de encaje, pedrería o amantillado.

Si vas a llevar un vestido de novia corto, la mejor opción son los velos cortos. En este sentido, los blusher o los birdcage resultan los más adecuados.

Y si tu vestido tiene una larga cola, lo adecuado es que el velo sobrepase su largura. Es decir, que deberás escoger un velo largo.

Según la silueta del cuerpo

Dosdecine

En general, a las novias altas les queda bien cualquier tipo de velo, pero si tu pareja es de la misma estatura que tú y no quieres sobrepasarle, no escojas un velo corto, pues suelen centrar la atención en la parte superior del cuerpo además de aportar volumen, lo que supone unos centímetros de más.

Si eres de estatura media y quieres ganar unos centímetros opta por un velo corto o por el codo pues, de lo contrario, cuanto más largo sea el velo más te "empequeñecerá" visualmente.

Lo mismo sucede en caso de ser bajita. Descarta totalmente el velo largo si este es tu caso, y decántate por uno corto voluminoso de dos capas para elevar el punto de atención de tu look.

Si tienes una figura curvy, los velos medianos tipo fuente o capa (los asimétricos) serán tus grandes aliados.

Según el peinado

Dilos Fotografía Profesional

Entre los peinados con velo puedes encontrar numerosas opciones. Por ejemplo, si has optado por un moño alto, apuesta por un velo mediano o largo. En cambio, con un peinado de boda para cabello corto o media melena, lo mejor es que te decantes por un velo corto. Por su parte, la melena larga suelta y los semirecogidos solo admiten un velo que cubra la largura del pelo por completo, por lo que los medianos y largos son idóneos para este peinado, mientras que los recogidos a media altura o bajos aceptan todos los tipos de velos, desde los birdcage o de red hasta los catedral, los más largos y vistosos de todos.

Ahora que ya tienes más claro qué tipo de velo es el que mejor encaja contigo, ha llegado la hora de elegir otro de los complementos básicos de cualquier mujer en su gran día: el ramo de novia. Y quizá, como ya tienes encarrilado todos los elementos de tu outfit, te apetece ayudar a tu pareja en la búsqueda de su traje de novio ideal. ¡Ya casi lo tenéis todo a punto para el día B!