Joaquin Sanjurjo | Fotografia

Si estás organizando tu boda seguro que ya has pedido cita para probarte vestidos de novia, has recogido tus impresionantes zapatos de novia y tu chico ya le ha echado el ojo a algún traje de novio para dejarte con la boca abierta. Pero, ¿sabéis cómo será el pastel de boda perfecto para vosotros?

Los pasteles de boda han evolucionado mucho en los últimos años y, sin perder la simbología de la celebración del matrimonio y el ritual de cortarlo frente a los invitados, se ha convertido a menudo en un pequeño problema a la hora de elegirlo. Quizá es vuestro caso. Si necesitáis un poco de orientación, aquí os ofrecemos consejos, para elegir el pastel de vuestros sueños.

Haizue fotografía

El estilo de vuestra boda

El pastel forma parte de la decoración y debe tener una sintonía perfecta con la temática, el lugar y los colores de vuestra boda. Por ello es importante que los dos lo decidáis todo hasta el último detalle de la tarta. Si sois fans del DIY, no solo podéis costumizar y personalizar la tarta de boda, sino también esas invitaciones de boda vintage, que os gustan tanto o esas ideas para el photocall

Las texturas y los sabores

Muchos novios tienen en cuenta la prueba del menú del banquete, pero se  olvidan de realizar una cata de su tarta de boda, probando varias texturas y sabores. Antes de decidirse, hay que tener en cuenta varias alternativas. A veces se eligen los pasteles por su apariencia y el resultado puede ser decepcionante.

Si os decidís, por ejemplo, por una textura y sabor tipo fondant, recordad, que aunque el fondant se usa mucho para pasteles de boda porque con él se pueden hacer auténticas obras de arte, su sabor es muy dulce, en exceso para muchos.

Por tanto podéis optar por un pastel falso decorado solo con el piso superior real para el corte del pastel y, luego, servir a los invitados uno más tradicional. Y si no estáis seguros, apostad por sabores de toda la vida con combinaciones menos arriesgadas. 

Niomina Studio

La época del año

No todas las épocas, climas y temperaturas son aptos para todos los tipos de pasteles. Hay coberturas que aguantan más el calor o el frío, sabores que combinan más según la estación o el menú que se vaya a servir. Vuestro proveedor de pastelería os podrá asesorar mejor en este tema. Como también os puede aconsejar sobre ideas divertidas para bodas o sobre cómo diseñar juntos ideas para el candy bar.

En la variedad está el gusto

Si se quiere acertar seguro, podéis preparar el pastel para el momento del corte y, siguiendo la misma línea de coherencia que hemos comentado más arriba, preparar varias tartas de distintos sabores para que los invitados puedan elegir.

Estudionce

Probadlo antes

Sí, sí, ya lo hemos comentado, pero nunca lo repetiremos lo suficiente. Es más que recomendable que lo probéis antes para saber que es el pastel de boda de vuestros sueños. Haced una cata de distintos bizcochos, rellenos y coberturas y elegid aquel que encaje a la perfección con vuestros gustos. 

Naked cake, red velvet...

Los naked cakes o “pasteles desnudos” pisan fuerte. Se caracterizan por no tener ningún tipo de cobertura sobre el bizcocho y se pueden decorar con flores silvestres o frutas, para darle un toque boho y campestre y con frutos rojos si se prefiere dar un aire invernal. Una variante es el semi naked cake, en el que el bizcocho, en lugar de estar totalmente desnudo, está semicubierto.

Las tartas fondant son preciosas y están envueltas de una capa de azúcar que, a veces, no gusta por su sabor excesivamente dulzón. El pastel de terciopelo rojo o red velvet es un pastel de chocolate con un color rojo oscuro o brillante diseñado por capas cubierto generalmente por un glaseado. 

Laura Arroyo

¿Más opciones?

Hay muchos acabados espectaculares para las tartas de boda que se obtienen con distintas técnicas: efecto glitter, degradados o simulando un baño dorado. Otra tendencia en auge es el uso del wafer paper (paper de azúcar o de arroz) para decorar pasteles. Se trata de un papel comestible que se imprime también con tinta comestible y que permite crear pasteles con estampados de lo más originales. Por último, el drip cake: un pastel con cobertura de ganache o crema con un efecto de gota que se desliza por la tarta. 

Una vez tengáis decidido vuestro pastel de boda perfecto, no os quedará más que elegir las canciones para tu boda y así saber cuál acompañará el corte del pastel y por supuesto el primer baile de casados que vendrá justo después de eso. Y si no sabes qué ramo elegir, inspírate en ramos de novia. ¡Seguro que das con el de tus sueños!