Te vas a casar, la fecha está decidida y empiezan los preparativos. Has reservado varias citas para probarte vestidos de novia, has empezado a soñar con las flores que llevará tu ramo de novia y también has encargado las invitaciones de boda. Pero también hay que pensar en organizar la lista de invitados. Elaborar la lista de invitados puede parecer, a priori, algo sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Si se quiere empezar con buen pie, tomad nota de estas claves.

1. Tener las ideas claras y despejar las dudas

Lo primero es saber cuál es vuestro presupuesto y lo mejor sería saber de antemano el precio del cubierto del banquete (suele ser el mayor gasto de la boda) para determinar el número máximo de invitados que no podrá sobrepasar la lista inicial. Así tendréis un punto de partida que os marcara el rumbo a seguir. Esto mismo se puede aplicar al resto de las cosas (si quieres ese vestido de novia de corte imperio que tanto te gusta, primero habrás de estudiar si se ajusta a tu presupuesto).

If Photographers

2. Establecer prioridades: pensad en grupos de invitados

Poned la familia primero, los amigos después, los compromisos, por último. Al principio colocad a todo el mundo que os gustaría invitar, luego llegará la hora de reducir y será más fácil saber el orden de importancia. 

3. ¿Por qué no usar un práctico código de colores?

Utilizad tres colores diferentes para diferenciar: las personas que es indispensable que vengan, porque no imagináis vuestra boda sin ellas; personas que os gustaría que vinieran, pero que sabéis que es complicado que puedan asistir; las personas que podéis sacar fácilmente de la lista, porque hace mucho tiempo que no tenéis relación con ellas, o simplemente no son personas cercanas a vosotros.

4. ¿Bye Bye compromisos?

Eliminad de la lista algunos compromisos, si queréis reducir el número de los invitados. Que te inviten a una boda conlleva unos gastos extra, que tal vez, esas personas que aceptarían por compromiso tu invitación, estarán encantadas de ahorrarse, como un traje de fiesta, el desplazamiento, el regalo de boda...

5. Reducir las presiones al mínimo 

Si tus padres o los de tu pareja os ayudan con los gastos de la boda, limitadles el número de invitados por su parte contándoles que es vuestro día y queréis que esté la gente importante para vosotros. Si corre de vuestra cuenta, explicadles que tenéis un presupuesto limitado y que no podéis invitar a todo el mundo que deseen. Así, como probablemente estuvisteis de acuerdo en todas las ideas de decoración para bodas o cuando elegisteis entre las infinitas posibilidades de regalos para invitados de boda, también deberíais estar de acuerdo con este tema, pues hay que evitar discusiones. 

6. Cuando las familias son muy grandes

Si vuestra familia es muy extensa, limitad las invitaciones a las personas que forman parte de vuestro día a día, con los que haya una relación más cercana o estrecha, y excluid a aquellos con los que no tengáis relación o sea más casual y menos importante para vosotros.

Fran Calderón

7. Compañeros sí..., pero a la boda no

Si te hace ilusión celebrarlo con tus compañeros de trabajo, lo mejor sin duda para ellos y para ti, será invitarles a tomar algo un día, preparar un desayuno o merienda especial en la oficina, algo que será más económico para todos y no por ello menos especial.

¿Qué te parece? Seguramente tú y tu pareja estaréis de acuerdo en muchas cosas. Y mientras decides a quién invitas y a quien no, no te olvides de seguir buscando ideas de zapatos de novia y, sobre todo, esos maravillosos vestidos de fiesta para tus damas de honor ¡Seguro que todo te saldrá perfecto!