Fremar estudio

Aunque estamos de acuerdo en que el gran protagonista es el vestido de novia, el peinado es el segundo actor principal de la función. De elegir un adecuado peinado para bodas dependerá que consigas armonía con el vestido y otros detalles como los zapatos de novia. Además, es la base para escoger el resto de complementos, como las joyas o los adornos para el cabello. ¿Quieres un peinado que te favorezca mucho y se ajuste al estilo de tu boda? Atenta a estos consejos.

1. Hazte primero con el vestido

Toni Angel Fotògrafs

Antes de decantarse por un peinado, es necesario disponer de ciertos datos sobre el vestido de novia, particularmente en lo que se refiere al escote. ¿Es el tuyo un vestido de novia con escote en V? Pues si se trata de un escote delantero pronunciado, es mejor combinarlo con un semi-recogido; si es un escote trasero, lo ideal es un peinado recogido. En cambio, para los modelos palabra de honor o los vestidos de novia con escote corazón, cualquier tipo de peinado es adecuado. Para el vestido de novia con escote ilusión se suele preferir también el recogido, alto o bajo.

2. Ten en cuenta las características del día B

Noonu Fotografía

Cualquier elemento relativo al día previsto para la boda aporta información que podrás valorar para elegir peinado: cómo afecta a tu cabello la estación del año y el clima, cuáles son tus ideas de decoración para bodas para hacer que encaje el estilo que tenéis pensado… Además, deberás considerar si la ceremonia está prevista durante el día o de noche. Igual que los invitados escogen indumentaria según el momento del enlace, y visten de corto o de largo, como novia debes tenerlo en cuenta. Opta por peinados trenzados, cabello suelto o el desenfadado estilo boho chic si tu boda es de mañana o de tarde. En cambio, para las celebraciones de noche suele añadirse un punto de sofisticación, en recogidos o medios recogidos.

3. Déjate aconsejar…

Mónica Sánchez Fotografía

Los profesionales estilistas conocen qué tipo de peinado va acorde con la morfología de tu rostro y cuello, con tu complexión física. Del mismo modo en que te aconsejan el corte de pelo, pueden orientarte con el mejor peinado para tu cabello para el gran día. Así, si tienes el rostro redondo deberás afinarlo con un semi-recogido o un moño alto, mejor con mechones a los lados para afinar tus pómulos y estilizar el cuello. En caso de que tu rostro sea alargado, puedes jugar con la simetría con recogidos laterales como moños o trenzas para bodas, para dar volumen al rostro, o apostar por un recogido con flequillo. Si tienes el rostro ovalado estás de suerte, pues te favorecen todos los estilos. Lo importante es buscar el equilibrio en las formas.

 4. … pero no demasiado

Jose Kesada

No te olvides de que no estás en una clase de dibujo anatómico ni en una pasarela de moda. Se trata de ti, de tu boda, de tu gusto. De tu vestido y tus accesorios. Escucha las opiniones, pero decide tú. Que nadie te lleve de la mano hacia un resultado que no te satisfaga del todo. Al final, si fluyes con la corriente y eliges un peinado exclusivamente por consejo ajeno o por moda, es muy probable que en diez años mires las fotos de tu boda y suspires: «¡Qué pintas llevaba!». Si dudas, puedes inspirarte en los peinados de novia 2017 que han marcado tendencia.

5. Ve cómoda y siéntete tú misma

You&me

Si, después de las pruebas de peinado, notas que el recogido es incómodo, que las horquillas tiran demasiado, que se deshace con relativa rapidez o que estás muy pendiente de no realizar movimientos bruscos, es mejor que lo cambies por otro peinado de novia. Sería una pena pasar el día más feliz de tu vida preocupada por la cabeza, cuando lo que hay que hacer es vivirlo con toda intensidad.

6. Decóralo (o no)

Mónica Sánchez Fotografía

Ahora que ya has elegido peinado, piensa si te apetece lucir adornos en los cabellos: tiaras, diademas, pasadores, coronas de flores, brillantitos… Recuerda que, como su nombre indica, los complementos sirven para añadir algo al look. Así que valora si tu imagen como novia es ya suficientemente intensa con el estilo del vestido y el mismo peinado y si sería necesario introducir más detalles. Con esta idea presente, elige el resto de joyas –pendientes, collares, pulseras, anillos- y el estilo de maquillaje.

Piensa que cuando tu futuro marido te contemple, enfundado en su traje de novio -tú emocionada y vuestra canción para bodas sonando de fondo- lo primero que mirará será tu rostro. ¡Seguro que te encontrará preciosa con el peinado que lo encuadre!