Escoger el ramo de novia es uno de los momentos más emotivos durante los preparativos del enlace. Pero para acertar seguro en su elección es importante valorar diferentes aspectos, más allá de tus gustos personales. Nos referimos al estilo del vestido de novia, a la estética del "sí, quiero", a los colores que predominarán entre todas las ideas originales para bodas y a las diferentes modas y tendencias del momento. ¿Tienes previsto pasar por el altar a lo largo de 2020? ¡Enhorabuena! Tres floristas nos cuentan cómo serán los ramos que pisarán fuerte a lo largo de todo el año. No te pierdas sus expertos consejos ni la galería con 35 propuestas de lo más variadas que hemos preparado. ¡Te encantarán!

"Sí, quiero" un ramo espectacular

En 2020 se van a llevar las composiciones con movimiento y desestructuradas. "En algunos casos, estos ramos de novia originales pueden llegar incluso a ser exagerados en cuanto a tamaño", nos cuenta Carolina Guadalupe Diaz, propietaria de Bouquet Carolina Guadalupe. Por su parte, Virginia Catalina Rico, directora de La Flor de mi Besana, coincide con ella al señalar que, "los volúmenes serán por regla general más grandes". Mientras que Rosa Trigell, dueña de Blommor Floristes, destaca como novedad importante para este año, "la incorporación de los colores ocres que aportarán flores y ramas secas". ¿Significa eso que ya no se verán pequeños buqués llenos de romanticismo? ¡No, claro que no! Los ramos de mayor tamaño convivirán sin problema con otros mucho más reducidos y discretos.

Las tres expertas señalan asimismo que las creaciones florales que las novias lucirán en su "sí, quiero" son, en general, más extremadas, frondosas y atrevidas que en años anteriores, lo que también se traduce en formas innovadoras, como los ramos de novia naturales en forma de aro. Y pese a que los conocidos como hoop bouquets ya son una opción para muchas mujeres hoy en día, a lo largo de 2020 ganarán bastante presencia.

Tendencias para todos los estilos

Si vas a celebrar un día B fresco y natural, nada mejor que apostar por composiciones sencillas, con flor pequeña, y de tonalidades suaves. Unas composiciones que, como revela la experta de Bouquet Carolina Guadalupe, "habitualmente incorporarán ramas de olivo, romero, craspedias y paniculatas". ¿Será el tuyo un enlace ecológico, en el que se preserve el medio ambiente? Si es tu caso, puedes decantarte por un ramo sin flores, todo verde, a base de ramas de eucalipto, por ejemplo. En cambio, en las propuestas de estilo clásico seguirán triunfando las tradicionales composiciones armónicas y de tamaño comedido. ¿Te va el minimalismo extremo? Te encantarán las versiones realizadas con una única flor de gran tamaño.

Por su parte, los ramos de novia vintage estarán elaborados con rosas inglesas, peonías, ranúnculos y, en muchas ocasiones, también con eucaliptos y verdes. Además, tal y como diagnostica la experta de Blommor Floristes, "ofrecerán un aspecto más fresco y menos romántico que en temporadas anteriores". ¿Qué opción escoger en caso de tratarse de un enlace rústico? Ramos de novia sencillos pero rebosantes de encanto y de cardos, astilbe, ranúnculos, proteas, girasoles, espigas... También la hierba de las pampas o pampa grass marca tendencia, ya sea como adorno, acompañada de flores, o bien en solitario, presentando un solo tallo largo. Para intensificar aún más el efecto campestre, lo ideal es que cualquiera de estos ramos incluya empuñaduras con tela de saco o rafia. Por último, en las bodas románticas y elegantes resultarán muy indicadas las opciones confeccionadas con una sola variedad de flor. ¡Puro refinamiento! Los ramos de novia con calas, así como los que solo llevan peonías o rosas, son absolutamente cautivadores, ¿no te parece?

Para gustos, colores

En lo que a colores se refiere, entre los ramos de novia de 2020 el total white seguirá estando de moda, ya que es todo un clásico. Las opciones menos tradicionales apostarán por "flores silvestres, que tanto pueden ser muy pequeñas como muy grandes", nos dice la experta de La Flor de mi Besana. También los tonos nude, como beige y rosas empolvados, seguirán siendo apuestas triunfadoras, aunque se incorporan otras gamas más vivas, como el amarillo, el naranja y el rojo –sobre todo en enlaces de primavera-verano– y el morado, el ocre y el burdeos –especialmente en bodas de otoño-invierno–. Sin olvidarse del verde de las hojas frescas. ¿Te atreves con un ramo lleno de color?

Recuerda, no obstante, que es tu gran día y que eres tú quién decide cómo debe ser todo lo relacionado con el ramo de novia y con el resto del outfit nupcial. Y es que la personalización sigue siendo la máxima de los enlaces actuales. Lo ideal, no obstante, es que la flor principal de la composición sea también la que tu pareja luzca en el prendido de su traje de novio. Y si te has decantado por un alegre ramo de vivas tonalidades, no olvides que también puedes armonizar cualquiera de ellas con unos zapatos de novia del mismo color. ¡Marca la diferencia en tu paso por el altar!