Lorena Erre

Familiares y amigos tienen vuestras invitaciones de boda en sus manos desde hace meses. El precioso vestido envuelto en raso, tul y seda, así como ese traje de novio impoluto, os esperan para el gran día. Ha llegado el momento de celebrar vuestra boda. Las emociones estarán a flor de piel y está claro que viviréis un sinfín de instantes emotivos durante la ceremonia. Pero tras el "sí, quiero" ¡comenzará la auténtica diversión! Vuestros invitados disfrutarán de un banquete exquisito y de una fiesta única, bailando al son de las canciones para bodas más conocidas. ¿Pero ya conocéis todas las claves para que la comida o la cena nupcial sean todo un éxito? Os las mostramos a continuación. ¡Tomad buena nota!

1. Fiesta preboda. La gran bienvenida

¿Por qué no apostáis por una celebración preboda el día antes de vuestro "sí, quiero"?  Se trata de una fiesta de bienvenida para vuestros invitados, que ayudará a romper el hielo. Una gran idea, ¿verdad? Pensad que este pequeño convite facilitará que todos se conozcan entre entre sí, algo que os llevará a tener un ambiente más amigable, relajado y festivo en vuestro gran día. Además, será una gran oportunidad para que podáis disfrutar todavía más de todos vuestros seres queridos juntos al mismo tiempo.

Para llevar a cabo esta fantástica fiesta preboda tenéis varias opciones. ¡Escoged la que mejor se adapte a vosotros! Por ejemplo, si celebráis una boda veraniega al aire libre, luciendo un fantástico vestido de novia vintage y un traje lleno de color, y tomando como telón de fondo una maravillosa masía, podréis preparar una barbacoa y un sinfín de juegos para la tarde. Y si, por el contrario, celebráis la ceremonia y el banquete en dos lugares diferentes, podéis invitar a vuestros familiares y amigos más cercanos a una cena en casa o en vuestro restaurante favorito. 

Como veis, la fiesta preboda es una opción ideal para comenzar a animar a todo el mundo horas previas al esperado día B. Eso sí, tened en cuenta que dependiendo del número de invitados que asista al enlace, la celebración preboda será más o menos viable. Aunque si vuestra boda es pequeña, ¡no dudéis en apostar por dar esta gran bienvenida!

2. El seating plan: factor clave para crear buen ambiente

Llegó la hora del banquete. Para el gran momento pensad bien en vuestro seating plan, pues aunque quizá no le concedáis demasiada importancia, el lugar en el que sentéis a vuestros invitados será un factor clave para asegurar un buen ambiente. Y así como la fiesta preboda servirá para unir lazos entre aquellos que no se conocen, si os decidís por un banquete de boda tradicional, id a lo seguro: sentad juntos a aquellos que tengan algo en común, bien sea porque son familiares o amigos. Esto os ayudará a disfrutar de una velada amena, cómoda y divertida. 

Carlos Pavón Fotografía

3. Comida degustación y bufé libre

Del mismo modo que la aparición de las ideas para candy bar ha restado protagonismo a la clásica tarta de boda, la comida de estilo degustación o bufé lo ha hecho con el tradicional banquete nupcial. Si os decantáis por esta elección más informal, ofreced una variedad de pequeños canapés o apostad por poner varios platos al estilo "all you can eat". Y junto a una comida personalizada, nada mejor que colocar unas mesitas altas, sin sillas, para que vuestros invitados puedan disfrutar de su comida de forma cómoda y tranquila, donde más a gusto se encuentren.

Sin duda, esta es una idea genial para crear dinamismo y más conversación durante el convite. Vuestros invitados podrán cambiar de lugar siempre que deseen, ¡y también lo podréis hacer vosotros! Disfrutar de los sabrosos platos de pie hará que podáis saludar y charlar con todo el mundo sin necesidad de permanecer en la clásica mesa presidencial. 

Por supuesto, no os olvidéis de la barra de bebidas. Agua, zumos, refrescos y, tras vuestro primer baile al son de todas las canciones románticas para bodas, ¡gin tonics! Tener a vuestros invitados con la barriga llena y bien hidratados hará que disfruten de vuestro "sí, quiero" hasta el final. Y si tras la gran celebración los deleitáis con una dulce recena, ¡mucho mejor!

4. Factor sorpresa. ¡Entretened a los invitados durante la comida!

Contad con el factor sorpresa. Está claro que vuestros invitados querrán disfrutar al máximo de la celebración, pero todavía lo harán más si se encuentran con algo inesperado, como un detalle original para la boda que les haga quedarse hasta el último minuto. ¿Quien dijo aburrimiento? Durante la comida podréis incluir algún juego de mesa inventado por vosotros, algo que les anticipe que vuestra fiesta postboda será única y divertida. Por ejemplo, colocad en cada mesa un cartelito con el título de una canción y unas pequeñas instrucciones: "cuando suene la música deberéis levantaros y bailar". ¡Nadie podrá resistirse!

Tras la comida, ¡llega el gran baile! Desde un karaoke, hasta juegos tan clásicos como "el del pañuelo o "el de las sillas". Y, por supuesto, no podréis olvidaros de incluir alguna de las ideas para photocall o pequeños rincones, como el de firmas o una zona chill out. Vuestros invitados se sentirán como en casa.

Mero Afonso

5. Un primer baile fuera de la común

Dadle marcha a vuestro primer baile. Todas las miradas van a estar puestas en vosotros, así que aprovechad para combinar un baile lento con algo más movido que empiece de repente, o tened preparada una coreografía que deje a todos los invitados con la boca abierta.

Del mismo modo, conceded gran importancia a la música. Contratad a un buen grupo que toque en directo o bien a un DJ con el que compartáis gustos para que amenice la velada. Incluso podréis hacer vuestra propia playlist para que él, como profesional, incluya estas canciones dentro de su repertorio. Lo ideal será que haya una gran variedad musical: desde clásicos hasta los grandes hits del momento, pasando por canciones lentas y lo último del verano. Vuestra fiesta postboda será ¡todo un éxito!

¿Preparados para el gran día? Con todas estas ideas originales para bodas tened algo claro: ¡la vuestra será inolvidable! Los invitados, radiantes con sus trajes y vestidos de fiesta, no esperarán todas las sorpresas que les aguardan. Y es que son estos pequeños detalles los que cuentan... aquellos que vestirán vuestra boda de personalidad y diversión. ¡Disfrutad del momento!