Marta Espín

 

Son muchas ya las parejas que bien por convicción, bien porque desean una boda diferente, deciden celebrar una boda civil.

Las ceremonias religiosas tienen un entorno muy concreto y es fácil elegir un vestido que se adapte a ese entorno y a nuestros gustos.

  • Las ceremonias civiles pueden tener múltiples entornos y por tanto distintos tipos de vestido. Si te casas en la playa, en el campo, en primavera o en invierno, todo influye en el momento de la elección de tu vestido de novia.
  • En esta clase de ceremonias lo recomendable es que tu vestido de novia sea corto y si es largo, sin cola.
  • La opción del traje chaqueta es la más clásica, sobre todo si te casas en el ayuntamiento o en el Registro Civil.

Marta Espín

 

  • También se aconseja no llevar velo y sustituirlo por un tocado o pamela.
  • Si siempre has querido casarte de blanco, puedes hacer realidad tu sueño pero también existe más libertad estética, por así decirlo, para llevar un vestido del color y tejido que más te guste.
  • Las ceremonias civiles suelen ser sencillas y eso se refleja en el vestido de la novia que no suele ser tan elaborado como en las ceremonias religiosas.
  • Puedes llevar vestidos ligeros, con el tipo de escote que mejor te siente y dejar los hombros al aire sin preocuparte por cubrirte durante la ceremonia.

Por supuesto, esto forma parte de un protocolo que no tiene por qué seguirse al pie de la letra. Una de las ventajas de las ceremonias civiles es que se pueden personalizar al gusto de los novios. Además, y como siempre decimos y defendemos, lo más importante es que te sientas cómoda, guapa y feliz dentro de tu vestido de novia. Ten esa idea siempre en mente y elige el vestido que te haga sentir reina por un día.


 

Fotos 1 y 2: Marta Espín