Instántanea & Tomaprimera

Tras la emoción de recibir una invitación de boda, y a pocos meses de presenciar ese mágico "sí, quiero", te surgirán un sinfín de dudas. Desde algunas más generales e imprecisas, como el tiempo que hará el día en cuestión, hasta el clásico "¿qué me pongo?". Y es que tan complicado como elegir el peinado de boda más adecuado para un evento de estas características, lo será escoger el vestido de fiesta perfecto. Es cierto que en muchas ocasiones serán los propios novios los que marcarán el dress code a sus invitados, pero también lo es que una gran mayoría de parejas lo dejará en vuestras manos. Entonces, ¿cuál es la forma correcta de vestir en una boda? 

Desde el espacio de celebración, hasta el estilo que marquen las ideas de decoración para bodas que vistan el escenario o, incluso, la hora o la estación del año en la que se celebre el enlace serán factores determinantes en la elección de un vestido u otro. Pero no te preocupes. Aunque es cierto que te llevará algo de tiempo, siguiendo unas reglas básicas y sencillas de protocolo conseguirás lucir perfecta en un día tan especial. Estate atenta a los tips que te mostramos a continuación y ¡conviértete en una invitada de 10!

1. El vestido. El principal protagonista

Joaquín Ruiz Fotografía

Según el protocolo, esta decisión dependerá de si se trata de una boda de mañana o bien de tarde-noche. 

Si te han invitado a un enlace de mañana, lo ideal será que te decantes por un vestido de fiesta corto –ya sea unos dedos por encima o por debajo de la rodilla–. En cuanto al color y al tejido, apuesta por tonos claros y telas ligeras, sin demasiada ornamentación. Durante el día, las propuestas lisas y sencillas aportarán luz a tu outfit nupcial. 

Por el contrario, en las bodas de tarde-noche el protocolo recomienda vestidos de fiesta largos, aunque también te puedes permitir lucir uno semi corto, a la altura de la rodilla. En cuanto a colores y telas, crece el abanico de posibilidades. Si asistes a una boda celebrada durante las últimas horas de sol, te podrás permitir tanto vestidos en tonos claros como oscuros, e incluso tejidos más pesados y elaborados. 

Además del momento del día en el que se celebre el enlace, a la hora de escoger tu vestido deberás tener en cuenta un último detalle: ¿se trata de una boda religiosa o civil? Entre ellas hay una diferencia lógica, y es el recato. En una boda religiosa los grandes escotes, las faldas demasiado cortas y los hombros al descubierto no estarán del todo bien vistos. No obstante, si decides lucir un vestido con alguna de estas características siempre tendrás la opción de taparte durante la ceremonia con una chaqueta, un abrigo o un chal de fiesta. En cambio, en enlaces civiles tendrás mayor libertad a la hora de elegir.

Finalmente, y aunque es un básico que seguramente ya conocerás, no te olvides de la regla principal del color: queda absolutamente prohibido lucir un look total white o total black.

2. Los zapatos, ¿planos o de tacón?

Veneno en la Piel

El protocolo establece que los zapatos de invitada a una fiesta deben ser de tacón, con independencia de su estilo, color, textura y aplicaciones. No obstante, y como siempre decimos, lo importante es que te sientas cómoda. Por ello, tanto si asistes a un enlace de día como a uno de tarde-noche, lo primero que debes tener en cuenta es tu bienestar y, en segundo lugar, aquello que dicta el protocolo. Así que puedes apostar por unos zapatos de tacón alto para la ceremonia, el aperitivo y el banquete, y cambiártelos después por unas bailarinas o, incluso, unas bonitas deportivas que, sin duda, se convertirán en tus mejores aliadas durante la fiesta nupcial, al tiempo que darán un toque auténtico y chic a tu look.

3. El tocado. Ese otro gran complemento

Joaquín Ruiz Fotografía

Los tocados de novia están a la última y lo mismo ocurre con los tocados para invitadas de boda. Si asistes a un enlace de mañana, podrás escoger un estilo de tocado más grande y atrevido. Cómo no, también serán protagonistas las clásicas pamelas, las otras grandes estrellas. Para bodas de noche, en cambio, elige tocados más discretos. Sea cuál sea el modelo por el que te decantes, recuerda que el protocolo establece que no se puede quitar ni para comer. A no ser que, en lugar de por un tocado, hayas optado por una pamela y las generosas dimensiones de la misma molesten a los comensales más cercanos. Y recuerda: en función de la época del año en que tenga lugar el enlace, los tocados se escogerán de unos materiales u otros. Así, en verano resultarán más indicados los de rafia o tul, mientras que para los meses más fríos del año serán perfectos los confeccionados con terciopelo o raso. Y un último apunte: a diferencia de los tocados, las pamelas solo son válidas para enlaces de mediodía, hasta más o menos las 6 de la tarde.

4. El bolso. Un gran aliado

Ana Tocados

El bolso se convertirá en tu gran acompañante durante el enlace. Básicos como las llaves, el teléfono móvil o, incluso, el maquillaje que necesites para esos pequeños retoques podrán ir en él sin necesidad de tener las manos ocupadas durante todo el día. Tanto si te han invitado a un enlace de día como de tarde-noche, apuesta por un pequeño bolso de estilo clutch del color que mejor encaje con tu outfit y, por supuesto, con tu personalidad. Únicamente deberás tener en cuenta que este complemento no debe restar protagonismo al precioso traje de fiesta que hayas elegido. Recuerda que, en muchas ocasiones, en la sencillez reside la auténtica belleza. ¿No crees?

5. El maquillaje: ¿cómo acertar?

El momento perfecto – Aljosa Petric

El maquillaje y el peinado también serán diferentes dependiendo de la hora del día en la que se celebre el enlace. Por la mañana podrás apostar por un estilo de maquillaje suave y natural, como en tonos nude, beige o tierra. En cuanto al peinado, decántate por dejar la melena al viento o bien opta por un peinado natural o un semirrecogido. En cambio, si el enlace se celebrará por la tarde-noche, los colores y el peinado podrán ser más extremados. Por ejemplo, un maquillaje natural que potencie, con la ayuda de un tono más vibrante, una única zona de tu rostro –ojos, labios o mejillas, por ejemplo–. Respecto al peinado, ¿has consultado las tendencias en recogidos 2018? ¡Te encantarán todos!

Finalmente, recuerda que la mujer protagonista del gran día es la novia. Así que su vestido de novia deberá relucir por encima de todo, y eso es algo que deberás tener muy presente en la elección de tu outfit . A pocos meses del romántico enlace ya cuentas con todas las pautas necesarias para convertirte en la invitada ideal. Súmale tu toque más personal y consigue el resultado que tenías en mente. Y, por supuesto, llegado el gran día no te olvides de disfrutar. La ceremonia, el banquete y la fiesta al son de las canciones para bodas más movidas estarán llenos de instantes dedicados única y exclusivamente a las invitadas. ¿Emocionada?