Instántanea & Tomaprimera

Habéis sido muy pacientes desarrollando vuestras ideas originales para bodas y procurando que los resultados fueran perfectos. Desde la lista de reproducción con las canciones para bodas que mejor os representan, hasta las actuaciones de la velada, pasando por los detalles de boda que los asistentes apreciarán más. Os merecéis que todo salga a pedir de boca. Para aseguraros y reducir la dosis de nervios, ¿por qué no hacéis un ensayo general? Os detallamos los pasos.

Acordad la fecha

Lo primero que tenéis que hacer es pedir cita en el lugar de la celebración, teniendo en cuenta que lo mejor es que medie, como mínimo, un mes entre el ensayo y vuestro día B.

Informad del ensayo a los asistentes necesarios con suficiente antelación para que se organicen y no pillarles desprevenidos. Así lo tendrán en consideración, junto con la elección de los vestidos o los trajes de fiesta que lucirán. Mantenedles al día y cread un poco antes un grupo de Whatsapp con todos ellos: los padrinos, los invitados que realicen discursos o alguna actuación, el wedding planner y, por supuesto, el maestro de ceremonias.

Distribuid los roles

Vuestros invitados especiales deben saber qué se requerirá de ellos durante el ensayo general, así que decídselo antes. De ese modo, el día B sabrán perfectamente qué hacer y también se sentirán más tranquilos.

Joaquín Ruiz Fotografía

Haced una lista con todo lo necesario

Además de acordar una fecha y decírselo a las personas imprescindibles, acordaos de lo necesario: instrumentos para las actuaciones, micrófonos, los regalos para invitados de boda que hayáis elegido… Todo lo que queráis poner a prueba. Si os falta alguno de los objetos precisos, buscadles sustitutos o ensayad la tarea sin ellos si es posible.

Reconoced el terreno

Aprovechad para haceros con el espacio: recorred las distancias, acostumbraos a las ubicaciones, colocad mentalmente las ideas de decoración para bodas que hayáis previsto… Luego será más fácil que os sintáis como en casa.

Cronometrad cada tarea

Además del espacio, conquistad el tiempo. Puede que os preocupe cuánto se tarda en llegar al lugar de la ceremonia o cuánto durarán las actuaciones de música, las canciones románticas para bodas, los discursos de amigos y familiares… ¡Para eso está el ensayo! Evitad las superposiciones, incompatibilidades y toda suerte de inconvenientes realizando, una por una, todas las tareas.

Instántanea & Tomaprimera

Apuntad temas pendientes

En caso de que haya quedado alguna duda, faltado un invitado crucial o algunos enseres imprescindibles de vuestras ideas divertidas para bodas, apuntadlo. De esa forma no lo olvidaréis y podréis resolverlo más adelante, consultando a los proveedores o a quien convenga.

Si es necesario, repetid

Gracias al ensayo, evitaréis los imprevistos típicos y disfrutaréis mucho más del día, de la compañía y de la sucesión de eventos que habéis planeado. Pero si todavía tenéis dudas, que solo pueden constatarse poniéndolas en práctica, podéis establecer un segundo ensayo. Siempre que haya tiempo y disponibilidad de los participantes y del local, podéis ensayar todas las veces que necesitéis.

No os olvidéis de los detalles personales: el chequeo del vestido de novia, junto con sus accesorios, y la puesta a punto del traje de novio. ¡Pero eso tendréis que hacerlo solos, sin la ayuda de vuestra pareja! El ensayo general os permitirá sentiros relajados y confiados en que todo marchará estupendamente. Y una vez que repaséis cada detalle, dejaréis de estar intranquilos por cómo irán las cosas y os limitaréis a sonreír. Es vuestro día. ¡Así que no pueden faltar las risas!