Bodas

10 poemas de amor de Antonio Machado

Por si necesitáis inspiración para preparar una dedicatoria de lo más especial en vuestra boda, hemos recopilado los versos más románticos de unos de nuestros escritores universales: Antonio Machado. Una selección que, sí o sí, os encantará.

10

Acontraluz

Cuando las musas no acompañan, ¿qué mejor que echar mano de grandes autores, como Antonio Machado? El poeta decía: "si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar". Bellas palabras que pueden extrapolarse al sueño de organizar la boda y que todo salga fantástico. Así que, si necesitáis inspiración para los textos de las invitaciones de boda, para la cartelería nupcial o para dedicaros unas bonitas palabras en el altar, seguro que alguno de estos poemas de Antonio Machado cortos os vendrá muy bien. Por supuesto, los poemas largos serán ideales para las lecturas que hagáis a vuestra pareja o para las de vuestros familiares o amigos durante la ceremonia civil. Aparte, algunos de estos poemas de Antonio Machado han sido versionados por grandes cantautores, como Joan Manuel Serrat, por lo que las palabras de Machado incluso os pueden acompañar durante el baile, si seleccionáis canciones escritas por él. ¿Listos para conocer el "lado" más emotivo y romántico del escritor andaluz?

Uliarte Fotografía

Preludio

Mientras la sombra pasa de un santo amor, hoy quiero
poner un dulce salmo sobre mi viejo atril.
Acordaré las notas del órgano severo
al suspirar fragante del pífano de abril.

Madurarán su aroma las pomas otoñales;
la mirra y el incienso salmodiarán su olor;
exhalarán su fresco perfume los rosales,
bajo la paz en sombra del tibio huerto en flor.

Al grave acorde lento de música y aroma,
la sola y vieja y noble razón de mi rezar
levantará su vuelo suave de paloma,
y la palabra blanca se elevará al altar.

Lof it Studio

Rosa de fuego

Tejidos sois de primavera, amantes,
de tierra y agua y viento y sol tejidos.
La sierra en vuestros pechos jadeantes,
en los ojos los campos florecidos,

pasead vuestra mutua primavera,
y aun bebed sin temor la dulce leche
que os brinda hoy la lúbrica pantera,
antes que, torva, en el camino aceche.

Caminad, cuando el eje del planeta
se vence hacia el solsticio del verano,
verde el almendro y mustia la violeta,

cerca la sed y el hontanar cercano,
hacia la tarde del amor, completa,
con la rosa de fuego en vuestra mano.

Laurel Azul

Cuando sea mi vida

Cuando sea mi vida,
toda clara y ligera
como un buen río
que corre alegremente
a la mar,
a la mar ignota
que espera
llena de sol y de canción.
Y cuando brote en mi
corazón la primavera
serás tú, vida mía,
la inspiración
de mi nuevo poema.
Una canción de paz y amor
al ritmo de la sangre
que corre por las venas.
Una canción de amor y paz.
Tan solo de dulces cosas y palabras.
Mientras,
mientras, guarda la llave de oro
de mis versos
entre tus joyas.
Guárdala y espera.

Dblanco Bodas

Soñé que tú me llevabas

Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.

Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.

¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!...

Vive, esperanza, ¡quién sabe
lo que se traga la tierra!

Vasver fotografía

Arde en tus ojos

Arde en tus ojos un misterio, virgen
esquiva y compañera.
No sé si es odio o es amor la lumbre
inagotable de tu aliaba negra.
Conmigo irás mientras proyecte sombra
mi cuerpo y quede a mi sandalia arena.
-¿Eres la sed o el agua en mi camino?-
Dime, virgen esquiva y compañera.

Tal vez la mano

Tal vez la mano, en sueños,
del sembrador de estrellas,
hizo sonar la música olvidada.                     

Como una nota de la lira inmensa,
y la ola humilde a nuestros labios vino
de unas pocas palabras verdaderas.  

Más Positivo Producciones

El amor y la sierra

Cabalgaba por agria serranía,
una tarde, entre roca cenicienta.
El plomizo balón de la tormenta
de monte en monte rebotar se oía.

Súbito, al vivo resplandor del rayo,
se encabritó, bajo de un alto pino,
al borde de la peña, su caballo.
A dura rienda le tornó al camino.

Y hubo visto la nube desgarrada,
y, dentro, la afilada crestería
de otra sierra más tenue y levantada

-relámpago de piedra parecía-.
¿Y vio el rostro de Dios? Vio el de su amada.
Gritó: ¡Morir en esta sierra fría!

White Penguin

Anoche cuando dormía

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Dí: ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes hasta mí,
manantial de nueva vida
en donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé ¡bendita ilusión!
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón

Alejandro Reula Fotografía

Solo recuerdo la emoción de las cosas

Solo recuerdo la emoción de las cosas,
y se me olvida todo lo demás;
muchas son las lagunas de mi memoria.

Consejos

Este amor que quiere ser
acaso pronto será;
pero ¿cuándo ha de volver
lo que acaba de pasar?
Hoy dista mucho de ayer.
¡Ayer es Nunca jamás!

Moneda que está en la mano
quizá se deba guardar:
la monedita del alma
se pierde si no se da.

Juan Espagnol Photo

Cualquiera de estos poemas de Antonio Machado de amor puede formar parte del vuestro gran día, ¿no os parece? Unas bonitas palabras que, en forma de poemas de amor cortos, sorprenderán y enternecerán a todos los presentes. ¿Tenéis ya claro cuál de estos poemas es vuestro preferido?

Otros artículos que te pueden interesar