Marta Monés

¿Ya habéis elegido cómo van a ser vuestras invitaciones de boda? Si es así, ha llegado el momento de decidir a quién queréis enviarlas y ver con unos elegantes vestidos de fiesta el día B. Sin embargo, y aunque esta tarea puede parecer más fácil que escoger el traje de novio, para muchas parejas se convierte en una dificultad importante que, incluso, puede dar lugar a alguna que otra disputa. Por ello, hemos recopilado algunas de las preguntas más frecuentes a las que se enfrentan los novios en este momento de los preparativos y todas las claves para que tengáis más claro qué hacer en cada supuesto. ¿Preparados?

1. ¿Enlace íntimo o boda multitudinaria?

Es la primera pregunta que os tendréis que hacer y la que condicionará la organización de todo el enlace. ¿Querréis compartir este momento de felicidad con el mayor número de personas posible o, por el contrario, preferís estar arropados solo por vuestros mejores amigos y por la familia más cercana? Se trata de una decisión importante que, en algunos casos, también puede estar supeditada a factores económicos. Sea cuál sea vuestra opción, sed consecuentes con ella. Os evitará problemas y futuros malentendidos.

Rita the Singer

2. Niños: ¿sí o no?

¿Debemos invitar niños a la boda? No tenéis ninguna obligación, pero si finalmente optáis porque no haya menores de una determinada edad, lo ideal es no hacer excepciones que puedan herir sensibilidades. Ni siquiera con vuestros adorados sobrinos, por ejemplo.

Y si, por el contrario, decidís que no hay límite de edad, pensad en unas ideas divertidas para bodas adecuadas para vuestros jóvenes invitados, como animaciones, talleres, juegos… ¡Y no os olvidéis de elegir un menú infantil que puedan disfrutar plenamente!

3. ¿Tenemos que invitar a los compañeros de trabajo?

Jefes y compañeros de trabajo serán unos invitados ideales siempre que os apetezca compartir con ellos un día tan especial. Nada de compromisos. Debe mandar el corazón.

Si no os acabáis de decidir, pensad que una alternativa extendida consiste en invitarlos únicamente a la fiesta final. Así podrán compartir la celebración con vosotros, beber, bailar al ritmo de las canciones románticas para bodas que hayáis seleccionado para la ocasión y ser partícipes de los momentos más animados de vuestro día B. 

Inma del Valle fotografía

4. ¿Qué pasa con los ex?

Obviamente dependerá de la relación que tengáis con ellos. No los descartéis desde un inicio, pues quizá tras la ruptura tengáis una maravillosa amistad. No obstante, ninguno de los dos debería tomar una determinación unilateral, ya que el hecho de invitarlo o invitarla puede incomodar a vuestra pareja actual. Así que habladlo bien entre vosotros primero.

5. ¿Y con los acompañantes que ni tan siquiera conocemos?

¿Tenemos que invitar al acompañante de los amigos o familiares solteros? Esta es una de las eternas preguntas. ¿Qué hacer en estos casos? Podéis valorar aspectos tan determinantes como el tiempo que llevan juntos, si intuís que la suya va a ser una duración duradera y o si conocéis a esa persona. En el mejor de los casos, cuando existe mucha confianza, preguntad directamente a los interesados o explicadles vuestras limitaciones de presupuesto, si es el caso. Se trata de ser coherentes y medir a todos los invitados con el mismo rasero, sin excepciones, lo que evitará posibles malentendidos o enfados.

6. ¿Invitamos a familiares lejanos?

Está claro que si hace años que no os veis, ni siquiera durante las fiestas navideñas, ni conocen vuestra historia de amor, sería hacerlo por compromiso. Así que no os sintáis obligados a invitarlos por muchos lazos familiares que haya. Vosotros tenéis la última palabra en cualquier caso.

7. ¿Nos pueden "imponer" invitados?

Es vuestra boda y vosotros decidís cómo queréis que sean las cosas. Lo ideal es hablar con vuestros padres para ver si habéis contemplado en vuestra lista inicial de invitados sus posibles "compromisos". Si es así... ¡bingo! Sino, explicadles vuestra posición –especialmente si intervienen factores económicos en ella– y tratad de llegar a un acuerdo. Puede que ellos hayan corrido con algunos de los gastos, como el vestido de novia de corte sirena, el banquete o, incluso, los detalles originales para vuestra boda que entregáreis el gran día a todos los asistentes, y queráis agradecer su ayuda de esta manera. En cualquier caso, lo importante es que os sintáis cómodos y rodeados tan solo de las personas que realmente queráis en vuestro enlace.

Parc Central Fotógrafos

 8. ¿Cómo lidiar con la gente que pregunta si está invitada?

Por último, con la lista ya elaborada, puede que algunas personas no invitadas os consulten si lo están. Explicadles sinceramente la situación, tanto si os habéis decantado por una boda íntima como si habéis que tenido que limitar la lista a causa del presupuesto. Son justificaciones más que válidas que todo el mundo puede entender.

¿Ya os habéis decidido? ¿Será la vuestra una celebración multitudinaria en la que disfrutaréis de una fiesta animadísima con canciones para bodas tocadas incluso por una banda en directo? ¿O estarán tan solo las personas más allegadas, el círculo más íntimo? Optéis por lo que optéis, la cuestión primordial es que disfrutéis mucho de principio a fin de un día tan especial: desde los preparativos hasta el momento del "sí, quiero", sin dejar obviamente de lado ni el convite repleto de brillantes ideas originales para bodas ni, por supesto, el inolvidable fin de fiesta. ¡A disfrutar se ha dicho!