No todos los días se casa un hijo. Es un gran momento para él pero también, lógicamente, para el resto de la familia. En tu papel de madrina deberás lucir espléndida, por lo que tendrás que visitar diferentes tiendas de vestidos de fiesta hasta dar con el modelo ideal. La oferta actual es muy diversa y podrás encontrar por igual modelos cortos y largos. ¡Sin olvidarte de los vestidos de madrina! Pero no es el único aspecto que debes cuidar, ya que no deberás dejar de lado ni el maquillaje ni los peinados para bodas. Para asegurarte el éxito en un día tan importante, evita cometer ninguno de estos errores.

1. Voy a destacar

No caigas en la tentación de convertirte en la protagonista absoluta del gran día. ¡Ese es el papel de la novia! Así que elige un estilo discreto en lo que a vestuario, maquillaje y peinado se refiere, olvidándote de brillos, de joyas excesivamente grandes, de un make up exagerado y de un recogido para 2020 muy estridente. Tus aliados: la discreción y la elegancia. La máxima "menos es más" siempre funciona. Y más en una fecha tan especial del calendario.

2. Elegiré un modelo vistoso

Otro error que se suele cometer. Opta mejor por un traje en tonos naturales (pasteles, tierra, nude, rosas….), como un vestido de fiesta azul de suave tonalidad, en lugar de por una paleta de colores potentes. Las madrinas pueden ir de negro si la boda es de tarde o noche, aunque lo ideal es prescindir de blancos y negros. Tradicionalmente ella es la primera que elige el vestido y después debe comunicárselo a la madre de la novia para no coincidir en color, por ejemplo, ni en un modelo muy similar. Tenlo en cuenta y organiza este tema con tiempo.

3. Llevaré un bolsito

Mejor que no. Para este tipo de ceremonias lo mejor es optar por un clutch discreto y sin muchos brillos. Es una apuesta segura y muy elegante que mejora tu imagen, pues llevar algo en la mano te aporta presencia y seguridad.

4. Me pondré mantilla con teja

Elige esta opción solo cuando te sientas cómoda con ella y sea fiel a tu estilo y personalidad. Es un elemento que siempre embellece a la madrina, pero se nota mucho si no estás acostumbrada a llevarla. Si es así, lo mejor es que te decantes por un tocado: son un acierto a cualquier hora del día. Y si no te acaba de convencer, no lleves nada.

5. ¿Vamos juntos a elegir tu traje?

Aunque para ti siempre será un niño, tu hijo ya es un hombre que toma sus propias decisiones. Así que si vais juntos a escoger un elegante traje de novio 2020 para la boda, déjale que se pruebe los modelos que él quiera y que decida por sí mismo. Dale los consejos que consideres necesarios y, si algo no le queda bien, díselo con cariño pero con franqueza. Pero no olvides que el que tiene la última palabra sobre su enlace, es él. ¿Le ha encantado un traje de novio original? Anímalo si le favorece y le sienta como un guante, aunque a ti no te acabe de convencer.

35mm fotógrafas
35mm fotógrafas

6. Voy a ser un manojo de nervios

Otro error que debes evitar. Aunque será normal que estés algo nerviosa en una jornada tan mágica para todos, trata de mantener la calma y de mostrarte tranquila en la medida de lo posible. Piensa que tú eres uno de los mayores apoyos de tu hijo en los momentos previos a la ceremonia, cuando más tenso estará y más agradecerá unas palabras de calma, una caricia o un abrazo de complicidad. Del mismo modo, deberás estar lo más serena posible cuando lo acompañes sonriente y orgullosa al altar.

7. Ya veré el vestido de novia el día de la boda

No participar de ninguna manera en la elección del vestido de novia Pronovias es empezar a marcar distancias con tu futura nuera. Transmítele tu ilusión por acompañarla a buscar el modelo perfecto o por acudir a alguna prueba del mismo. Puede ser una buena ocasión para estrechar lazos y, de paso, regalarle aquel complemento o accesorio que tanto le gusta y que se sale de su presupuesto. ¡Seguro que le encantará contar contigo en un momento tan especial!

8. No me voy a meter en los preparativos de la boda

Mal hecho. Aunque lo normal es que sean los novios los que se encarguen de todos los preparativos nupciales, no es menos cierto que necesitan ayuda para muchas cosas. Así que además de estar ahí para darles apoyo y consejo siempre que lo necesiten, seguro que agradecen que les eches una mano con diferentes tareas, como ir a recoger las invitaciones de boda vintage, revisar la lista de invitados o ultimar pequeños detalles de las ideas para el candy bar, por ejemplo.

Aunque seguro que ya sabías muchos de estos puntos, nunca está de más recordarlos para asegurarse que todo irá rodado el día B. De este modo, solo tendrás que preocuparte de disfrutar al máximo de la jornada, como a la hora de saludar y conversar con todos los familiares y amigos que recibieron las invitaciones de boda y a la de darlo todo en la pista de baile al son de las mejores canciones de boda. ¡Qué nada estropee un día tan especial!