Sois unos enamorados de los detalles que respiran el encanto de épocas pasadas. Os gusta el aire retro de lo vintage y habéis decidido que vuestra boda esté repleta de guiños a otros tiempos. Buscáis ideas originales para bodas que ofrezcan a vuestros invitados una atmósfera cargada de romanticismo atemporal y habéis decidido además regalarles los detalles de boda inspirados en este estilo. ¿Es vuestro caso? Entonces no dejéis de ver las 25 invitaciones de boda vintage que os hemos preparado, porque os van a enamorar.

Si hay una característica que defina las invitaciones de boda vintage es su aspecto naturalmente envejecido. La mayoría son diseños inspirados en motivos florales y caligrafías manuscritas, que se actualizan con el juego de diferentes tamaños para dar más dinamismo a las tarjetas de boda. Las encontrarás en forma de estuche (dobladas en tres para abrirlas y leer su interior), como dípticos tradicionales tipo libro, en el formato rectangular clásico o las más innovadoras tarjetas blancas adheridas a un cartón kraft para darles más solidez y un fondo indiscutiblemente retro. Lo más habitual es elegir un papel grueso, de unos 250 gramos, e imprimir solo una cara, o el interior si es una invitación cerrada. Los datos adicionales, como el mapa para llegar al lugar de la ceremonia o la fiesta, suelen ir en tarjetitas aparte, que se colocan en el interior de la invitación si es en forma de estuche o anudadas con una cuerda a la propia tarjeta si se trata de otro diseño. Dentro, la información básica y, cada vez más, los textos para invitaciones de boda que marcan el estilo de vuestro enlace, al igual que las ideas de decoración para bodas.

El clásico papel grueso blanco de algodón combina en las invitaciones de boda vintage con el papel kraft, ya sea en sobres, en las etiquetas que decoran las tarjetas de boda o en la propia invitación. La textura antigua de este material es imprescindible para lograr el estilo vintage que buscas. Algunos fabricantes ofrecen incluso sobres de papel kraft con llamativos estampados internos o decorados con delicadas acuarelas en tonos pastel.

Otro complemento indispensable para vuestras invitaciones de boda vintage son las fajas o bandas que cubren las tarjetas y las convierten en un regalo por abrir. En este tipo de invitaciones, las fajas pueden ser de papel kraft (combinadas con tarjetas blancas quedan preciosas) o de estampados florales de inspiración antigua en tonos pastel, como azules, verdes y toda la gama de lilas. Otros materiales utilizados para estas fajas son el yute, con su inconfundible carácter rústico, e incluso los retales de tela en algodón. Siempre anudados con rafia, cuerdas o lazos para aumentar ese espíritu antiguo que estáis buscando. ¡Y no olvidéis las flores naturales! Paniculata o lavanda son el sello personal perfecto para las novias que quieren lucir los vestidos de novia vintage en su gran día. ¡Y para las que apuestan por ramos de novia silvestres!

Además de las acuarelas con motivos florales y las caligrafías con filigranas de todo tipo, existe otra variante para elegir unas invitaciones de boda vintage: las ilustraciones. Pueden ser elementos barrocos del pasado, como unas sillas isabelinas con vuestros nombres en los respaldos, un dibujo de vuestros rostros o, incluso, alguna caricatura. En ese caso, los sobres suelen elegirse en el eterno negro y acompañarse de etiquetas que repliquen el dibujo interior con vuestras iniciales y/o la fecha del enlace como apoyo. Es otra forma de ser vintage en las invitaciones de boda. 

¿Habéis visto ya todas las propuestas en invitaciones de boda 2017? Lo vintage está de moda, pero tenéis muchas más opciones para decidir, siempre según vuestro estilo y vuestra personalidad, como los zapatos de novia que queréis lucir el gran día o los ramos de novia con los que sorprender a vuestros invitados ¡Descubrid las vuestras!