Estefanía Fredes
Estefanía Fredes

Tanto si ya os habéis casado como si andáis inmersos en los preparativos del día B –escogiendo los detalles de boda más útiles para vuestros seres queridos o decidiendo qué ideas originales para bodas encajan mejor con el estilo de vuestro enlace–, seguro que no queréis renunciar a celebrar un San Valentín muy especial. Así que no lo dudéis más y dedicaros un momento único ese día. ¿Necesitáis inspiración? Más allá de buscarla en la canciones de boda más románticas, no os perdáis estas ideas para celebrar vuestro amor el 14 de febrero. Elijáis la que elijáis, será... ¡perfecta!

1. Una noche romántica mirando al mar

Si tenéis la suerte de disponer de un pequeño apartamento cerca del mar, la noche de San Valentín será perfecta para sacarle el máximo partido. En caso contrario, siempre tenéis la opción de alquilar una casa en primera línea de mar o de reservar una habitación que disponga de fantásticas vistas sobre el mismo. Lo importante es que, bien juntos, disfrutéis de todo el encanto que ofrece. Si acudís antes del ocaso, podréis contemplar, además, una fantástica puesta de sol. El sonido de las olas rompiendo en la playa, la calma y la tranquilidad que os envuelven... ¿puede haber un plan más fantástico y lleno de romanticismo al mismo tiempo?

Life Art by Alfredo
Life Art by Alfredo

2. Cena gourmet homemade

Una de las tendencias mayoritarias de esta celebración tan romántica pasa por ir a cenar en pareja a un restaurante. Sin embargo, hay otra posibilidad igual o más sabrosa si cabe: la de preparar vosotros mismos el menú. Apostad por su plato favorito, sorprendedla con uno que no haya probado nunca, escoged una receta que dominéis... En cualquier caso, ambientad el espacio con velas, un aroma agradable y música de fondo –como alguna de las canciones románticas para bodas que sonaron en vuestro día B o que tenéis prevista para vuestro paso por el altar–. Normalmente, lo más sencillo es lo que más se disfruta. Y vuestra pareja sabrá apreciar el tiempo que habéis pasado en la cocina y, sobre todo, que hayáis tenido un detalle tan bonito pensando en él/ella.

3. Disfrutar de agradables momentos de relax

Aunque pueda parecer poco original, lo cierto es acudir a un spa o disfrutar de un relajante baño de burbujas en casa es una idea de lo más romántica. Así, podéis apostar por ir a algún balneario urbano o próximo a vuestra localidad de residencia. Un espacio en el que, gracias a los placeres del agua y/o a la agradable sensación de realizar un masaje en pareja, podréis desconectar de todo lo relacionado con el día a día o con los preparativos del enlace –como de las ideas de decoración para bodas, por ejemplo–. ¿Preferís algo más casero? Unas sales de baño, un gel de agradable perfume y un baño para dos marcarán la diferencia. Como también lo hará un fantástico masaje con aceites esenciales al acabar. Elegid el aroma que más os guste y dejaos llevar.

4. Ir al teatro o al cine

Otro clásico que pocas veces falla. Si no tenéis tiempo de hacer una escapada o estáis ahorrando al máximo para todos los detalles del enlace que aún os faltan por encargar, como las invitaciones de boda vintage, una noche en el teatro viendo esa obra a la que hace tiempo que le teníais ganas o en el cine disfrutando de una buena película, seguro que sale bien. De igual si se trata de un clásico de reposición, de una cinta romántica o de una de acción, por ejemplo. Y al salir no lo dudéis y disfrutad juntos de una deliciosa cena. No es necesario que sea muy cara. ¡Lo importante es estar en la mejor de las compañías!

5. Compartir experiencias divertidas

Otra manera de vivir un San Valentín único pasa por realizar una actividad que no hayáis hecho nunca, ni juntos ni por separado. ¿Qué tal una clase de baile? ¿Un paseo romántico en tándem por vuestra ciudad? ¿Una sesión de karaoke? ¿Un baño en una piscina? ¿Una lección de caligrafía que os permita luego escribir de vuestro puño y letra los textos románticos para invitaciones de boda? Da igual si no sabéis bailar, si el canto se os da fatal o si nunca habéis cogido una pluma. Lo importante es divertiros. Y, ¿quién sabe? Igual encontráis un hobbie en común.

Synergy Studios
Synergy Studios

6. Dar un paseo en limusina

¿Os apetece hacer algo muy distinto? Entre todas las opciones existentes, hay una que destaca por las muchas ventajas que presenta: la comodidad, la intimidad y la posibilidad de vivir una experiencia diferente. Sí, nos referimos a alquilar una limusina con servicio de chófer y a dar un agradable paseo con ella, disfrutando del entorno y de todo tipo de comodidades, como unas copas de cava o la música más envolvente. Sin duda, será también un buen momento para hablar tranquilamente de aquellas partidas del enlace que aún os quedan por decidir, como el destino de vuestro viaje de novios o qué tipo de dulces serán los que integrarán vuestras ideas para el candy bar. Después de ese romántico paseo, una cena con velas hará de la velada algo inolvidable.

Disfrutad de cualquiera de estas experiencias el 14 de febrero o cualquier otro día del año. Lo importante es que no dejéis nunca que la llama se apague y que os cuidéis diariamente al máximo, como también lo haréis a la hora de elegir las invitaciones de boda que enviaréis a vuestros familiares y amigos o a la de escoger el mejor vestido y traje de novio para la gran cita nupcial. ¡Qué nunca se apague vuestro amor!