Alberto Mahtani

Ponerse en manos de un buen profesional es sin duda condición fundamental para que el peinado de novia sea perfecto. Sin embargo existen otros factores que deben tenerse en cuenta. En este primer artículo dedicado a la elección del peinado de novia nos centramos en los aspectos relativos al tipo de cabello.

Pelo fino y muy liso

Es un cabello muy difícil de manejar ya que se escurre con facilidad y no suele quedar bien sujeto. Para contrarrestarlo, lávate el pelo la tarde anterior a la boda, de lo contrario estará demasiado deslizadizo para soportar un recogido. Los ahuecados y moldeados te ayudarán a darle volumen.

Booda Fotografía

Pelo grueso

Es un cabello con tendencia a erizarse por lo que se aconseja trabajarlo unos días antes con productos específicos (consulta a tu peluquero). La lluvia y la humedad pueden deslucirlo. Por este motivo suele recogerse en un peinado firme y duradero.

Melenas largas

Los recogidos y semirecogidos son los grandes protagonistas entre los cabellos largos. La elección de uno u otro dependerá, además del estilo y gusto de la novia, del tipo de escote que tenga el vestido. Las opciones van desde los más clásicos a lo más atrevidos e imaginativos, jugando con los volúmenes. Si te decides por llevarlo suelto adórnalo con una flor en un lado o con algún broche o tiara para darle un toque diferente al que sueles llevar a diario.

Julen Photo

Cabello corto

Las novias con pelo corto tienen un aire muy fresco y juvenil. Este tipo de cabello solo requiere un pequeño toque de fijación para estar perfecto y puede adornarse con flores pequeñas o con tocados ligeros, buscando siempre un look muy suave. Pero si tienes el pelo corto y quieres lucir un recogido los postizos y las extensiones son la mejor solución.

Por último, recuerda que la elección del peinado, como la del vestido de novia, los complementos o el maquillaje, es totalmente personal y debe hacerte sentir cómoda.