Sellarés Espai Bodes
Sellarés Espai Bodes

En un enlace los detalles son importantes y vosotros los tenéis todos a punto: habéis encargado las invitaciones de boda, buscado y rebuscado en mil proveedores hasta dar con los detalles de boda perfectos para demostrar a vuestros seres queridos el cariño que les tenéis, escogido las mejores canciones para bodas con las que emocionarles durante la ceremonia… Pero ¿y la decoración? Si en vuestro día B queréis personalizar numerosos rincones, deseáis sorprender a todos los presentes y sois unos amantes de la fotografía, la respuesta es muy sencilla: ¡convertid las cámaras de fotos en las protagonistas absolutas del espacio de celebración nupcial! ¿No sabéis cómo colocarlas o todos los usos que podéis darles? Os lo detallamos todo a continuación, así que... ¡atentos!

Vestir rincones especiales con variados modelos

Jardines del Llar
Jardines del Llar

Las cámaras de fotos contribuirán a dar un toque muy auténtico a cualquier lugar del escenario nupcial. ¿Posibilidades? ¡Muchas y de lo más variadas! Por ejemplo, podéis recurrir a modelos instantáneos que, colocados junto al libro de firmas, no solo quedarán de lo más decorativos (los diseños actuales se comercializan en numerosos colores, por lo que podréis elegir el que mejor armonice con las ideas de decoración para bodas), sino que al mismo tiempo permitirán que todos vuestros familiares y amigos se hagan divertidos retratos y os los adjunten con una bonita y cariñosa dedicatoria. Será, sin duda, una idea divertida para la boda.

También podéis recurrir a las cámaras instantáneas para vestir el rincón que destinaréis a las ideas para photocall. De este modo, quienes lo deseen podrán retrarse libremente con sombreros, bigotes, pelucas, carteles con mensajes varios... ¡Imaginación al poder! Si lo creeéis conveniente, colocad un cartelito con instrucciones sobre su uso. Así todos los invitados sabrán cómo sacarles el máximo partido.

Minimú Atelier
Minimú Atelier

¿Otra divertida opción? Situarlas junto a las ideas para candy bar, lo que proporcionará un toque muy bohemio al conjunto siempre que os decantéis por cámaras de época. Del mismo modo, ¿qué os parece la posibilidad de colocar una cámara vintage, con trípode, en otro rincón del espacio de celebración para que los invitados puedan fotografiarse las veces que deseen? Será una elección decorativa, práctica... ¡y de lo más brillante!

Asimismo, una cámara sobre dos o tres maletas de piel creará un ambiente evocador y viajero, premonitorio del soñado viaje que pronto emprenderéis. Y si además añadís algún objeto típico del lugar, a nadie le costará adivinar el destino de vuestra luna de miel. ¿El resultado? Muy decorativo e ilustrativo.

Luau
Luau

Otra excelente manera de colocar cámaras fotográficas en el escenario nupcial pasa por darles un uso meramente decorativo. Si os habéis decantado por unas invitaciones de boda vintage, por ejemplo, no dudéis en recurrir a modelos de época para crear un rincón con variadas piezas antiguas, como butacas, máquinas de escribir, tocadiscos, radios, libros, bicicletas, baúles... Será un agradable espacio que podréis utilizar para dar la bienvenida a vuestros seres queridos, como zona de descanso o para vestir el lugar destinado al aperitivo. ¡Vosotros tenéis la última palabra!

Asimismo, estas piezas pueden resultar estupendas a modo de cake topper. Dos cámaras representándoos a cada uno –siempre que sean de azúcar o fondant– o bien las figuras clásicas con unas cámaras al cuello será magníficas opciones, ¿no os parece?

Añadir carácter a los centros de mesa

En lugar del típico centro de mesa floral o como complemento del mismo, las cámaras fotográficas reflejarán vuestros gustos o profesiones. También podéis poner en cada mesa diseños y marcas de todas las épocas, como en un recorrido histórico. Casarán con cualquier estilo nupcial y podréis utilizar su firma, modelo o procedencia como un original seating plan. Colocadlas sobre una tartera, bajo una campana de cristal o bien en una bandeja junto a otros elementos decorativos, como plumas, candelabros o frascos de cristal de diferentes tamaños. ¡Glamur y originalidad al mismo tiempo!

¿Qué modelos elegir? Dependerá del resultado que deseéis obtener. Así, por ejemplo, si habéis decidido dar a vuestro enlace un estilo vintage, apostad por esos modelos de fuelle que se utilizaban hasta principios del siglo XX o por los que incorporaban un estuche de cuero, tan de moda en los años 50 y 60. ¿Preferís algo más moderno e industrial? Unas Evil o sin espejo serán la opción perfecta. ¿Os va lo retro? Las Polaroid quedarán perfectas, como también lo harán unas cámaras instantáneas de vivos colores si queréis llenar de vida e intensidad cada mesa del banquete nupcial. ¿Sois prácticos? Decantaos por unas cámaras de usar y tirar. Además de decorar, los invitados las podrán usar para tomar divertidas imágenes de vuestro día B. Sin duda, un recuerdo de lo más bonito y entrañable.

El menú del banquete, vuestro outfit, las invitaciones, los regalos de familiares y amigos, los elementos con los que queréis vestir el escenario nupcial, el ramo de novia… Todo es súper importante para conseguir esa enlace soñado. Pero si además imprimís a la decoración vuestro sello personal, añadiendo ideas originales para bodas como las que os hemos comentado, triunfaréis seguro. ¡Garantizado!