Buenavista & Co

Las últimas pruebas del vestido de novia, comprobar que los músicos se presentarán a la hora prevista, que los detalles de boda estarán listos a tiempo, tener clara la cita con la peluquera para lucir un peinado de novia impecable… Son decenas de pequeños detalles que, añadidos a nuestra ya de por sí ajetreada vida cotidiana, pueden causar estrés y alteraciones en la alimentación.

Son muchas las parejas que pierden el apetito antes y durante la boda, precisamente cuando más energía y vitalidad necesitan. Al cuerpo hay que darle el combustible adecuado para afrontar días tan importantes. ¿No sabéis cómo hacerlo? Seguid estos consejos y os sentiréis llenos de vida.

No dejéis de comer las semanas antes de la boda

Muchos novios y novias se obsesionan con no ganar peso antes de la boda para no tener sorpresas de última hora cuando se pongan por fin ese traje que, con tanto mimo, ha sido ajustado sus medidas. Sin embargo, dejar de comer puede ser contraproducente. No solo hará que os sintáis débiles e incluso deprimidos, sino que vuestro organismo puede reaccionar ante la falta de alimento, empezando a almacenar grasa para poder "sobrevivir" a la carestía.

Por eso es muy importante que, durante las semanas previas a la boda, comáis y cenéis cada día a la misma hora alimentos que os den energía y no hinchen. Desayunad bien, incluyendo pan o cereales, fruta y yogur o leche desnatada. A mediodía tomad verduras o ensalada con un poco de legumbres o arroz integral, y acompañado con carne o pescado a la plancha. Las cenas tienen que ser ligeras: evitad las hortalizas crudas por la noche, pues podrían provocar sensación de hinchazón. Elegid verduras hervidas, sopas ligeras y algo de proteína a la plancha. Entre horas, comed fruta o snacks bajos en calorías.

Desayunad como reyes el día de la boda

No tiene por qué pasar, pero muchos novios no tienen tiempo de comer adecuadamente durante la boda por la cantidad de compromisos que tienen que atender. Y, por supuesto, por culpa de los nervios. Así que lo mejor es darle a vuestro cuerpo el combustible que necesita durante el desayuno.

Si os levantáis sin apetito, haced un esfuerzo. Si no desayunáis bien, estaréis agotados a mediodía. Comed una gran tostada de pan integral con queso, mermelada o tomate y aceite de oliva, o bien muesli con yogur o leche desnatada o vegetal. Y terminad con una infusión o zumo y algo de fruta. Esta última también os servirá de tentempié... ¡o como detalle original para la boda! Lo mejor es que evitéis el café este día, ya que puede poneros más nerviosos todavía.

En la medida de lo posible es recomendable que, aunque queráis atender a todos los familiares y amigos que os están acompañando en vuestro gran día, probéis ni que sea algo del aperitivo previo al banquete, siempre y cuando os hayáis decantado por un banquete "tradicional", claro. Intentad comer o cenar algo el día de la boda y, por supuesto, no os perdáis la tarta nupcial. No solo os va a encantar sino que os proporcionará un montón de energía para la fiesta que está a punto de empezar. ¿Y que os parece montar una mesa de dulces para el baile? ¡Hay un montón de ideas para candy bar que os encantarán!

Hidratación a tope

Los nervios y el trajín también pueden hacer que os olvidéis de beber la cantidad de agua necesaria, lo que podría causar deshidratación, dolor de cabeza y cansancio. Así que los días previos al enlace bebed regularmente agua, infusiones o zumos. Y el mismo día tened a vuestro lado una botella de agua fresquita mientras te peinan y maquillan, él se viste...

Asimismo, conviene que evitéis las bebidas gaseosas, ya que pueden haceros sentir hinchados, y que seáis moderados con el alcohol, pues además de deshidratar hará que os canséis antes de tiempo y estéis muertos de sueño justo cuando empiece la fiesta. Ofreced a vuestros invitados una variedad considerable de bebidas saludables, lo cual les ayudará a aguantar mejor la larga jornada.

¿Quieres ideas de decoración para tu boda? Incluye una barra de agua, zumos, e infusiones frías o calientes. Este consejo y unos buenos zapatos de novia cómodos te permitirán bailar toda la noche las canciones románticas para bodas que habéis elegido para la banda sonora de vuestro gran día.

Si seguís estos consejos estaréis llenos de energía cuando empiece el banquete, y no os sentiréis muertos de hambre durante la fiesta si no os ha dado tiempo de terminaros el menú. La novia aparecerá fresca y radiante cuando lance el ramo de novia y tendréis energía a raudales para disfrutar del evento y bailar durante horas y horas las canciones de boda que forman parte de vuestra playlist. ¡Disfrutad!