Así como será importante para ti escoger el mejor de los vestidos de novia, en ese atelier pequeñito, encontrar un maravilloso peinado para bodas perfecto para tu outfit o elegir ese ramo de novia con rosas blancas, también es imprescindible que los dos vayáis pensando en vuestra lista de invitados. Elaborarla no es tarea fácil, pero hay invitados que si se excluyen desde el primer momento, os ahorraréis tener que suprimirlos más tarde. Quizá estos seis invitados no hace falta que formen parte de vuestra lista. ¡La decisión es vuestra!

1. Los ex: mejor que no

Sea tuyo o de tu pareja. Podéis tener una relación maravillosa y tener una amistad o un cariño especiales, pero antes de añadirlos a la lista de invitados, hay que asegurarse de lo que sentirá vuestra otra mitad, puesto que en algunos casos hay sentimientos encontrados y es un día demasiado especial como para estropearlo por añadir un nombre en una lista sin pensarlo detenidamente.

 

2. Compañeros de trabajo

Os veis todos los días, compartís tensiones y momentos más agradables, pero seguramente la relación no va mucho más allá. Es probable que si les invitáis se les ponga en un compromiso tanto para decir que sí, como para decir que no. Una boda es un gasto para cualquier familia y también lo será para vosotros y para ellos. Siempre podéis invitarles a tomar algo para celebrarlo y... así todos tan contentos. 

3. Amigos ocasionales

En vuestra boda, es mejor rodearse de vuestros íntimos, de los imprescindibles, de aquellos que están siempre para lo bueno y para lo malo. Si tenéis amigos de esos que lo son a través de las redes sociales, con los que apenas cruzáis un mensaje ocasional... esos no tienen que incluirse en la lista de invitados. Dejad que os feliciten a través de las redes.

4. Ese primo lejano...

Todos tenemos familiares con los que nos relacionamos menos, pero parece que los lazos de sangre obligan a mandar esa invitación vintage, que habéis diseñado vosotros mismos y que, si sois sinceros no mandaríais. A menos que vaya a provocar un conflicto familiar, haced lo que os dicta el corazón e invitad solo a aquellos parientes que, de no estar presentes, harían que vuestro día no fuera tan bonito.

5. Una amistad de compromiso

En esta categoría entran tanto los vosotros, como los que, muchas veces imponen los padres de los novios. Limitad el número de compromisos al mínimo.

Recordad a vuestros padres que es vuestra boda y, sobre todo, si la pagáis vosotros, preferís invitar a personas importantes en vuestras vidas y reducir al máximo esos extras. Además, recortar la lista de invitados también supondrá gastar mucho menos en detalles originales para bodas o en esas maravillosas y exclusivas ideas de decoración para bodas.

6. Amigos "complicados"

En vuestro grupo de amistades no faltará el típico amigo difícil y poco sociable que, de por sí, rehuirá de bodas y actos que supongan la presencia de más de dos personas. Si queréis conservar su amistad, lo mejor será que no les invitéis, pues nunca está de más ahorraros un "¿yo a una boda? ¡Ni en broma!" Para todos los amigos complicados reservad una cena. Y si quieres guardar un recuerdo de ellos tomad nota de las ideas para photocall. Seguro que puedes organizar algo original. Y si no se puede prescindir de su presencia en vuestra boda, ¡paciencia!

 

¿Qué os parece? Seguro que vosotros no os equivocaréis haciendo la lista de invitados. Y mientras os lo pensáis id buscando ideas originales de boda,que puedan sorprender a todos e inspírate en detalles de boda para encontrar esos regalitos para tus invitados. ¡Ya falta menos!