Estrella Díaz Photovisual

El día B es mágico, con todo el cariño del mundo habéis enviado las invitaciones de boda y rodeada de todos tus seres queridos estás radiante con tu vestido de novia romántico al que acompaña el ramo de novia más bello del mundo. Es hora de disfrutar de la boda y queremos relatarte nueve cosas que pasarán por tu mente durante la jornada y que nadie te suele contar.

1. Inevitablemente mirarás al cielo

La fecha de la boda normalmente se fija con mucha anticipación y previamente, según se acerque la fecha, seguro que mirarás las previsiones meteorológicas del día concreto. Quizá porque el enlace se celebra al aire libre o, simplemente, porque gran parte del reportaje de fotos tiene de fondo un paisaje natural.

Llegado el gran día, igualmente mirarás al cielo para ver si las previsiones se hacen realidad. Si finalmente llueve ya sabes lo que dicen: "Novia mojada, novia afortunada".

No obstante, y para tu tranquilidad, programa un plan B si tienes previsto celebrar la boda en el exterior. Por ejemplo, piensa en el alquiler de una carpa.

Andrea Design

2. Pasarás nervios

Tras meses planeando todo, hoy se materializa y se hace realidad. Te emocionará ver a tu futuro marido con su traje de novio original, a los invitados –algunos llegados de lejos para la ocasión– también cuando os deis el "sí, quiero" o suenen esas canciones románticas para bodas en el baile. Es un día en el que se pasan nervios aunque el mejor consejo es que te tranquilices y disfrutes.

3. No todo saldrá como lo planeaste

Es imposible controlarlo todo, ¿para qué intentarlo? Debes asumir que, aunque habéis planificado todo en detalle, puede que algo falle. Por ejemplo, puede que ese peinado natural que ensayaste en la prueba de peluquería no te lo hayan hecho 100% igual o que se atasque la cremallera de ese precioso vestido de novia vintage que has escogido. Lo primero, no te agobies y supera la situación con una enorme sonrisa... ¡pues todo tiene solución! Verás que luego te quedará en el recuerdo la anécdota y la relatarás entre risas aquel detalle inesperado que quería arruinar vuestro gran día pero no lo logró.

Pedro Zamorano

4. Hoy él y tú sois los absolutos protagonistas

Todos los focos se fijarán en vosotros, no solo los del objetivo del fotógrafo y la cámara. Por ello, quizá te resulta algo abrumador. ¡Pero no te preocupes! Piensa que el solo un día; asume que seréis el centro de atención y disfruta al máximo sin pensar en nada más.

5. Quizá sueltes alguna lagrimita

Si tu espontánea reacción es la de llorar porque te has emocionado, no te retengas, es tan natural como bonito. Quizá tu hermana te dedique unas palabras preciosas en los parlamentos o recuerdes a un ser querido que ya no está y con quien hubieras deseado compartir un día tan especial… El caso es que si eres de la que tienes facilidad para soltar alguna lagrimita, apuestes por un maquillaje waterproof, resistente al agua.

Beatriz Tudanca

6. Apenas comerás

Te aseguramos que en definitiva en la prueba de menú catarás mejor lo platos que en el día del banquete, en el que probablemente se te cierre el estómago. Tu felicidad será tan total que apenas probarás bocado. Además, estarás pendiente de todo: de la llegada del pastel, de si gustan los detalles originales para bodas… Son demasiadas cosas en las que pensar.

7. El tiempo parece pasar más rápido

La felicidad está hecha de momentos y, te lo aseguramos, durante el día B esos momentos te pasarán volando. Estarás flotando en una nube y, cuando menos te lo esperes, te darás cuenta de que todo ha terminado. Así pues, procura exprimir cada minuto al máximo.

Pedro Zamorano

8. La jornada será agotadora

La suma de emociones pasa factura y ambos caeréis rendidos de cansancio. Además, quizá te duelan algo los pies por los zapatos –lo mejor es prever un recambio–. En todo caso, ¡os espera la luna de miel! Ya tendréis ocasión de relajaros y descansar. Seguro que os reponéis del cansancio que ha supuesto un día tan importante y único.

9. Pensarás que pudiste haber hecho alguna cosa de otra forma

Repasando la jornada caerás en las cosas que no salieron igual que lo habías imaginado y no te gustaron del todo. Pero contrarréstalo con todas aquellas sorpresas inesperadas que hicieron de vuestra boda la más especial del mundo. Probablemente hubieras organizado alguna cosa de otra manera, pero ahora ya no vale la pena arrepentirse sino que conviene quedarse con cada momento fantástico que viviste para celebrar vuestro matrimonio.

Deiane Unamuno Photography

Un día de cuento terminará con aquello de "Vivieron felices por siempre"… Id pensando en comprar unos elegantes vestidos de fiesta pues, con toda probabilidad, pronto se celebre otra nueva boda. Cuéntanos, ¿te han sucedido todas estas cosas con las que no contabas? ¿Añadirías alguna anécdota sobre tu peinado de boda o incluso la llegada al enlace, que hiciste en una singular motocicleta con sidecar?