MSanz Photographer

El gran día es muy especial. Un día que quedará para siempre grabado en vuestras mentes y corazones. Para poder disfrutarlo como la ocasión merece, deberéis estar lo más tranquilos posible. Lleváis meses preparándolo todo, pensando en cada detalle de la decoración, en las ideas originales para bodas que queréis incluir, en los detalles de boda que resultarán más prácticos para vuestros seres queridos, en las canciones de boda más adecuadas para cada momento de la ceremonia y la celebración... Ha llegado pues el momento de relajarse y de centrarse únicamente en disfrutar del gran día que está por llegar. Para ayudaros a conseguirlo, tened en cuenta estos sencillos consejos. ¡Serán clave para vivir un día B tan inolvidable como siempre habéis soñado!

1. Descansar bien

Descansar bien la noche previa al gran día es básico para empezar la jornada con energía. Así, dormir al menos ocho horas os hará levantaros de mejor humor y más felices, al tiempo que os permitirá lucir una piel más resplandeciente. ¿Por qué? Porque está demostrado que al dormir bien el cuerpo se relaja, lo que facilita la producción de melanina y serotonina, dos hormonas que contrarrestan los efectos de las hormonas del estrés. Por eso es tan importante que os acostéis temprano la noche antes y, en caso de no poder conciliar el sueño, os toméis una infusión o bien os déis un baño relajante.

Bamba & Lina

2. Tomaros las cosas con calma

Después de una noche tranquila, no podéis empezar el día con prisas y agobios. Así que poneos el despertador unos minutos antes de la hora a la que realmente tengáis previsto levantaros. De este modo, tendréis tiempo suficiente para estar unos minutos tranquilos en la cama, tomando conciencia del día tan maravilloso que estáis a punto de vivir. ¿Necesitáis relajaros? Haced estiramientos durante unos cinco minutos. Y respirad profundamente varias veces.

3. Revisar el horario del día

Antes de empezar con todos los preparativos, dedicad unos instantes a repasar bien los diferentes timmings. Es decir, a qué hora tienes que estar en la peluquería para hacerte ese maravilloso recogido con flequillo, cuándo vendrá la maquilladora a casa para el fantástico make up nupcial, a qué hora te recogerán tus best men para acompañarte hasta el lugar de la ceremonia... Aunque pueda parecer lo contrario, tener claros los horarios os permitirá relajaros, viendo que tenéis tiempo suficiente para hacerlo todo con calma.

Mon Amour Wedding Photography by Mònica Vidal

4. Desayunar de forma equilibrada

Es un consejo válido para todos los días, pero especialmente para el del enlace. Así que hacedlo con tiempo, sentados y saboreando bien cada bocado. Si la boda es por la tarde, el mismo consejo es aplicable a la comida. No os la saltéis, evitad que sea demasiado copiosa para que no os sintáis pesados y disfrutadla al máximo.

5. Tenerlo todo a punto

Para evitar los nervios el día B, lo mejor es que tratéis de dejarlo todo preparado el día anterior: el vestido de novia de corte sirena colgando de la barra de unas cortinas, el traje de novio original convenientemente puesto en su percha, los zapatos de novia de color esperando sobre su caja, el reloj de pedido, los pendientes, la pajarita y los tirantes... Sentiréis así que estáis disfrutando plenamente de cada momento de la gran cita nupcial, sin prisas.

Imaginarte Fotografía

6. Enviaros un mensaje cariñoso

En un día tan especial, ambos estaréis igual de nerviosos, por lo que desearos buenos días y comentar vuestras sensaciones os ayudará a relajaros y a sentir toda la intensidad de la boda. ¡Descubrid el efecto que puede tener un emoticono sonriente!

7. Crear un escenario relajado y cómodo

Estáis tan feliz por el mágico momento que estáis viviendo que todo os parece bonito y perfecto. Sin embargo, sobre todo si contaréis con ayuda durante los preparativos, aseguraos de que el espacio es lo suficientemente amplio y cómodo para que todos os podáis mover libremente. ¿Qué os parece acompañar estos instantes de alguna de las canciones románticas para bodas que sonarán a lo largo del gran día? Y no lo dudéis: unas flores frescas, a juego quizá con el ramo de novia natural, serán excelentes aliadas a la hora de crear una atmósfera agradable.

Rosseblanc

8. Asumir los imprevistos

Habéis estado meses planeándolo todo, sin dejar nada al azar. ¡Incluso tenéis un plan B por si finalmente llueve! Así que centraros solo en vivir el momento y en disfrutar, en lugar de estar pendientes de que todo vaya según lo previsto. Seguro que no habrá ningún problema y llegado el caso... ¡ya buscaréis la mejor solución en cada caso!

9. Delegar tareas

El día B todo estará a punto. Pero si aún queda algún cabo suelto por atar, como hablar con el servicio de catering o recoger el ramo de novia silvestre, por ejemplo, no dudéis el delegar la tarea a algún familiar o amigo muy cercano, como una dama de honor o uno de los best men. ¡Estarán encantados de ayudar!

Momenta Bodas

10. Dedicaros cinco minutos a vosotros mismos

Tras los preparativos, ha llegado el momento de salir de casa y emprender camino hacia el altar. Pero antes, tratad de quedaros cinco minutos solos. Miraros en el espejo, contemplad lo elegantes que estáis, lo bien que os sientan vuestros outfits y descubrid la felicidad que hay en vuestros rostros. Respirad, sonreíd y abrid la puerta. ¡Os espera un día maravilloso!

Mientras tanto, recordad que aún tenéis pendiente el envío de las invitaciones de boda y las últimas pruebas del vestido y del traje de novio. ¡Disfrutaréis de un día B sencillamente perfecto!