El día de la boda todas las miradas estarán puestas en ti. Eso significa que debes elegir con mimo y cariño el vestido de novia con el que caminarás hasta el altar, las joyas que te harán sentir especial, los accesorios nupciales que marcarán la diferencia y, por supuesto, los zapatos de novia que más cómodos y bonitos te resulten. ¿Eso es todo? No, todavía tienes muchas más cosas en las que fijarte si quieres estar perfecta como, por ejemplo, encontrar el peinado de boda y la manicura que más te favorezcan. Sin olvidarte, claro está, de un make-up que sea de tu agrado. ¿Te gustaría lucir uno de estilo clásico en tonos tierra y dorados? Entonces este videotutorial es para ti. Aunque lo ideal es confiar en las manos de un profesional de la belleza para realizarlo, te explicamos cómo hacerlo. Y en este sentido, nadie mejor que una maquilladora de Birchbox, empresa líder en el e-commerce de belleza, para contarte el paso a paso y darte una serie de consejos. ¡Sus recomendaciones te resultarán muy útiles para cualquier celebración a la que hayas sido invitada! ¿Preparada?

¿Cómo preparar la piel?

Antes de empezar con el maquillaje, es imprescindible preparar la piel y humedecerla. Por ello, el primer paso es rociar el cutis con un espray para hidratarlo, un pequeño gesto que aporta grandes beneficios. Aplica entonces un contorno de ojos con los dedos anulares con cuidado, ya que se trata de una zona muy sensible. A continuación, pon en la mano unas gotas de sérum de vitamina C para dar luminosidad y, con la yema de los dedos, extiende el producto con movimientos suaves por todo el rostro. El siguiente paso será usar una crema hidratante que te añada la dosis necesaria de nutrición.

Unificar el tono de la piel

¿Quieres ver tu cutis liso y homogéneo? La base de maquillaje te ayudará a unificar el color de la piel y a mejorar su aspecto. Lo ideal es que busques la textura que vaya mejor contigo y la extiendas con una brocha, de manera que quede lo más natural posible. Seguidamente es el turno del precorrector de ojeras, que permitirá aclarar esta zona, en especial de aquellas mujeres que la tienen muy oscura.

Una mirada bien trabajada

Llevar unas cejas impecables y bien definidas es un básico para conseguir una mirada más profunda. Para ello, hazte con un lápiz de cejas para rellenar huecos y marcar la forma. ¿Cómo? Pintando de color las partes menos pobladas. ¡Lucirán naturales pero más voluminosas!

Da vida a tus ojos gracias a la prebase de sombras, que permitirá que estas queden fijas y aguanten muchas horasColoca una pequeña cantidad del producto en el dorso de la mano –casi del tamaño de un grano de arroz– y extiéndela a lo largo de todo el párpado, tanto por la parte móvil como por la fija. El siguiente paso consiste en emplear una sombra de transición en color tostado en la cuenca del ojo, siempre con la ayuda de un pincel que favorezca el difuminado. Es una excelente manera de conseguir mayor profundidad en la mirada y que los colores se integren mejor. Posteriormente, para añadir intensidad, el delineado a ras de pestañas será tu mejor aliado. Cierra el ojo e inicia el movimiento desde dentro hacia fuera y termina prolongando por la parte externa. Asegúrate de que el trazo queda pegado a la línea de las pestañas e intenta evitar los huecos. Y para proporcionar luminosidad a tu mirada, apuesta por una sombra en crema de color dorado, extendiéndola por todo el párpado móvil y parte del fijo, antes de aplicarte una sombra de ojos negra en la línea de agua.

Por último, asegúrate de conseguir una mirada impactante con una máscara de pestañas que te dé la longitud que deseas. ¿Cuál es el truco? Usar antes un rizador de pestañas para darles un toque exuberante. ¡El resultado te encantará!

Cómo dar luz al rostro

Si quieres obtener una imagen fresca y alegre, no olvides resaltar los pómulos. Aplica un poco de colorete en crema para reforzar su duración. A continuación, es el turno del iluminador líquido, que debes aplicar en aquellos puntos de la cara que desees destacar, y de los polvos translúcidos, que servirán para sellar el maquillaje. 

¡No sin unos labios bien definidos!

Llegan ya los retoques finales. No puedes obviar la zona de los labios, otro indispensable del make-up. Para lograr un efecto más duradero, primero debes recurrir a un delineador para marcar y crear la forma deseada. Ya solo te faltará elegir un labial en color nude, un clásico por excelencia que no pasa de moda. Recuerda que la clave es aplicarlo con un pincel para que los labios queden más finos y sofisticados. ¡Ya estarás lista para besar y sonreír! 

Pon tu belleza en manos de las expertas del sector para estar radiante el día B. Y es que en esta fecha tan especial querrás tener el éxito asegurado. Solo te quedará completar el outfit nupcial con una lencería romántica y con un ramo de novia a juego con el traje. Y una sugerencia: preparad una playlist con las canciones de boda que más te gustan porque… ¡ese día serás la reina de la pista de baile!