Aunque seguramente el vestido de novia es lo primero que te viene a la cabeza al pensar en tu outfit nupcial, debes recordar que hay muchos otros factores que tienes que tener en cuenta, como los zapatos de novia que acompañarán tus pasos hasta el altar o el peinado de boda que mejor destaque tus facciones. Y en lo que a belleza se refiere, el maquillaje es otro indispensable que no debes descuidar. Elige aquel con el que te sientas bien y tu misma al mirarte en el espejo. Y aunque lo ideal es que el gran día corra a cargo de una experta en belleza, en este sencillo paso a paso descubrirás cómo hacértelo tú. ¡Seguro que te resulta muy útil cuando te inviten a una boda o a un evento importante! ¿Lo tuyo es un look muy marcado y algo atrevido? Una maquilladora de Birchbox, empresa estadounidense líder en el e-commerce de belleza, te muestra cómo conseguirlo. ¿Preparada? 

Cuidados faciales para preparar la piel

Antes que nada, debes preparar y humedecer tu piel. Así que limpia el rostro para que el cutis esté libre de impurezas y tenga un aspecto más favorecedor. Rocía entonces un spray para hidratar la piel y fíjalo con pequeños toquecitos con las palmas de las manos. El siguiente paso consiste en aplicar contorno de ojos con el dedo anular, ya que es el que ejerce menos presión en esta zona tan delicada. Por último, elige un sérum con ácido hialurónico y una crema hidratante apropiada para tu tipo de piel y, en el mismo orden, extiende ambos productos con las yemas de los dedos de forma suave.

Luce mejor con base y correctores

¿Cómo conseguir una piel uniforme? La base de maquillaje será tu mejor aliada. Elige una con textura líquida y factor de protección solar. Escoger el tono adecuado, ni muy claro ni muy oscuro, es esencial para unificarlo con el resto de la piel. Puedes hacer pruebas en el cuello o en la mano para asegurarte de que la tonalidad es la correcta. Una vez sepas cuál es, aplica la base en la nariz, mentón, frente y mejillas con la ayuda de una esponja.

¿Tienes unas ojeras muy marcadas? El precorrector conseguirá neutralizar la zona más oscura. Y, a continuación, ponte un corrector de ojeras para unificar el tono con el del resto de la piel. También puedes usarlo en otras partes de la cara con imperfecciones que desees disimular. ¡Es el invento perfecto para corregir posibles defectos!

Una mirada sofisticada y sensual

Con unas cejas trabajadas y bien definidas conseguirás una imagen impactante. Para ello, utiliza un lápiz de cejas para rellenar huecos y marcar la forma deseada. Factores como el grosor hacen que tu mirada pueda cambiar mucho. 

Seguidamente, emplea una prebase fijadora de sombras, que permitirá adherir los pigmentos y que el resultado sea más bonito y uniforme. A continuación, sella la prebase con una sombra del mismo color de la piel, difuminándola a lo largo de todo el párpado móvil hacia el exterior con la ayuda de un pincel. Aplica entonces una sombra de transición en color tostado mate que aporte luminosidad. Utiliza un pincel de difuminar para aplicarla en la cuenca del ojo y conseguir mayor profundidad.

El siguiente paso requiere un poco de pericia y pulso firme, así que atenta. Aplica un delineador en gel a modo de eyeliner para crear una mirada intensa, con efecto de ojo rasgado. El siguiente paso consiste en marcar la línea de agua superior con un perfilador negro para lograr expresividad. Por último, un imprescindible beauty: la máscara de pestañas. Si quieres que se vean más largas y voluminosas, ponte una segunda capa solo en las puntas y antes de que se seque la anterior. Y si el evento es en verano, apuesta por un rímel waterproof para una mayor duración. ¿Cuál es la regla de oro? Despertar antes la mirada con un rizador de pestañas para que parezcan naturalmente más curvadas.

Realza tus pómulos y labios

Aplica bronceador líquido por todo el rostro y, a continuación, colorete en crema con la ayuda de una esponja. Este toque de experta te ayudará a armonizar las facciones, añadiéndoles frescura. Para un resultado óptimo y un color más vivo, extiéndelo con movimientos circulares por todo el pómulo. 

Es el turno de los labios, un básico que debes tener siempre en cuenta sea cual sea el estilo de make-up que hayas elegido. Encontrarás una amplia paleta de tonalidades en cuanto a labiales se refiere. En esta ocasión, como no has cargado en exceso los ojos, opta por una barra de labios en color rojo. ¡Le dará el punto de glamur a tu look! La clave del éxito consiste en utilizar previamente un delineador de labios para marcar y crear la forma deseada. 

Últimos retoques para un maquillaje de 10

Ya solo quedan los toques finales para completar el look. Emplea un iluminador en formato crema para añadir un toque de luz. Remata entonces el trabajo con polvos de sellar y, enseguida, aplica bronceador y colorete en los pómulos, ambos en textura polvo. ¡Ya estarás lista para seducir! 

Para estar radiante en cualquier celebración especial, pero, sobre todo, el día de la boda, no dudes en contratar a profesionales del sector de la belleza. Sus consejos y experiencia te resultarán básicos para lograr el efecto deseado. Y si quieres que la armonía cromática sea total en el "sí, quiero", combina el rouge rompedor de tus labios con las principales flores del ramo de novia o con algunos de los complementos que acompañarán al traje de novio, como el chaleco, la pajarita... ¡Arriésgate y sorprende!