Alejandro Fernández

Los retratos en pareja no son siempre fáciles y, por eso, la sesión de fotos preboda lejos de ser un capricho resulta muy recomendable para que todo salga perfecto el día B, cuando tú luzcas tu vestido de novia soñado acompañado de ese maravilloso ramo de novia y él su sobrio pero elegante traje de novio.

En realidad, os ayudará a familiarizaros con el fotógrafo, a ensayar ángulos y poses y, aparte de un bonito recuerdo, son fotos que podréis usar en las invitaciones de boda, el Save the date o, incluso, decorando algún rincón personal el día de la ceremonia. ¿No estáis seguros de cómo vestiros en esta sesión de fotos? Seguid nuestros consejos y seréis unas auténticas estrellas de cine:

Deblanc

Consideraciones generales

  • Aprovechad para hacer propuestas divertidas y desenfadadas. La ropa no debería ser excesivamente formal, para eso ya tendréis vuestro álbum de boda, en el que tu exquisito vestido de novia de corte sirena será el gran protagonista. Ahora se trata de dar con un look más fresco.
  • Selecciona la ropa con tiempo, la improvisación no suele ser buena consejera. Además, planead al menos dos outfits para lograr unas imágenes más originales.
  • Buscad colores que se complementen y nunca idénticos, pues no os sentará bien. El máximo contraste en el círculo cromático son el naranja y el azul, el morado y el verde, el blanco y el negro… Gracias al contraste luciréis espectaculares.
  • No pretendas aparentar que os encontráis en otra temporada del año. Por ejemplo, nada de brazos desnudos en la nieve o de bufandas en verano. Se verá todo falso y vosotros sois auténticos.
  • Mostrad vuestro estilo personal, cuanto más seguros os sintáis, más favorecidos saldréis en las fotos. Y recuerda que si vas a ir de casual fashion con tejanos combinados con zapatos muy altos, lo mejor es llevar el calzado en una bolsa y solo ponérselo en las situaciones necesarias, o puede ser muy incómodo.

 Primavera, explosión de color

Seleccionad unos exteriores rebosantes de flores y con gran colorido, y vosotros vestidos con colores pastel o neutros. Además, ¿qué tal si pruebas cómo te ves con una discreta corona de flores adornando tu pelo? Eso sí, entre los motivos de vuestro atuendo, no abuséis de flores u hojas, no es cuestión de robar protagonismo a la naturaleza que os rodea. 

Y tened la precaución de llevar prendas de entretiempo, la primavera es una estación variable y un día que comienza soleado puede tornarse en lluvioso en cuestión de un tiempo, así que sed previsores y tomad una chaqueta ligera, un fular, un vistoso chal de fiesta o un jersey fino.

Verano, disfrutar de la naturaleza

Raúl Rodrigo

Durante esta soleada estación, el telón de fondo puede ser playero e incluso náutico, si vivís cerca de la costa. Así que no tengáis miedo de salir en algunas instantáneas descalzos, con los pies en la arena, por ejemplo. El campo también puede ser un escenario propicio para vuestras fotos al aire libre. En cuanto a la ropa, os recomendamos colores vivos y si vais a lucir estampados, pensad que armonicen bien o, lo más sencillo, que uno luzca diseños con motivos y el otro liso, así seguro que no hay problemas. El total white también es una apuesta ganadora

Otoño, absoluto romanticismo 

Francisco Javier Sirvent

Sin duda un parque o, mejor todavía, un bosque, con su rica paleta de colores, será el lugar ideal para la sesión de fotos. Como las tonalidades de otoño son cálidas (marrones, naranjas, rojos…), una buena idea es que apostéis por las gamas frías, como el azul o el verde.

También funcionan bien los tonos claros, aunque en el caso de una pedida no elijas un vestido blanco y largo, para lucir así ya está el día de la boda. A no ser, claro está, que tu vestido de novia vintage sea de color.
Los dos deberéis introducir complementos de temporada que den el toque otoñal, como bufandas o sombreros. Eso sí, los accesorios nunca deben competir en protagonismo con tu ropa, deben quedar en un plano secundario y no ser muy llamativos.

Invierno, abrigados y elegantes

Foto7

Mientras que vuestro outfit el resto del año suele ser de un estilo más casual, en invierno os podéis permitir lucir prendas más formales, por ejemplo, un vestido de fiesta largo, acompañados de  complementos con un toque más suntuoso, con acabados metálicos, por ejemplo. Aunque nunca debes ensombrecer la joya más importante: el anillo de pedida.
Otra pieza de gala que debéis prever son unos abrigos de fiesta, sobre todo si hacéis algunas tomas en exterior.  Si no os apetece ir de etiqueta para la sesión preboda, pensad qué entorno os rodeará para destacar. Por ejemplo, si estaréis rodeados de nieve vestir de blanco está del todo descartado. Y no os olvidéis gorros y bufandas de abrigo y un buen calzado.

Por último, cada cosa a su tiempo: no vayas al peluquero y te hagas un peinado de boda o un recogido espectacular, se trata de que luzcáis auténticos. La sesión sirve de ensayo previo para el gran día, pero tampoco es cuestión de que aparezcas ataviada con unos zapatos de novia o un vestido blanco y largo que pueda parecer el del día de tu enlace.