No paran de llegarte invitaciones de boda para celebraciones de otoño o de invierno, ya tienes los vestidos de fiesta que lucirás en todas ellas y hasta has elegido cómo llevarás el pelo buscando entre todos los peinados para bodas de nuestros artículos de inspiración. ¡Pero la amenaza de pasar frío te inquieta y no sabes qué ponerte! Si los chales de fiesta no son suficiente y no quieres llevar el abrigo de siempre, no te pierdas todas las opciones a tu alcance. ¡Sucumbirás!

Un amplio abanico de posibilidades en abrigos para boda

Estolas de pelo

Aunque no son abrigos, las estolas de pelo son una muy buena opción para abrigarte en las bodas de invierno y no pasar frío. Quedan bien con muchos estilos de trajes de fiesta y también con los tan de moda monos de fiesta para bodas. Solo tienes que combinar el color de la estola con el de tu vestido o con el del resto de complementos: en negro o gris te irán bien con todos los tonos, mientras que la amplia gama de marrones combina muy bien con tonalidades intensas como las que presentan muchos vestidos azules de fiesta. También puedes encontrar en las tiendas de vestidos de fiesta estolas de color teñidas para darte el total look que prefieras: rosa, blanco... ¡Tú eliges!

Chaquetas

Sin embargo, si la boda es en pleno invierno, una estola puede no ser suficiente. Si te gusta el tacto, elige entonces una chaqueta de pelo largo. Las chaquetas cortas a la altura de la cintura quedan geniales con los vestidos largos o los conjuntos de top y falda de vuelo, mientras que las más largas, a la altura de las rodillas, son perfectas para acompañar los vestidos de fiesta cortos. Ten en cuenta que con modelos cortos conseguirás un look más juvenil y con los largos uno más clásico.

La tendencia apuesta por los tejidos en contraste, esos que rompen completamente con la estética ceremoniosa del vestido, elevando tu look como si pisaras sobre la alfombra roja. En este sentido, las chaquetas de tweed, de paillettes, de cuero o piel y de terciopelo son la opción que te dará más estilo.

Boleros y toreras

¿Más opciones? ¡Sí! Boleros y toreras son tradicionalmente el "abrigo" favorito de las invitadas. En tafetán, viscosa, gasa o chiflón, los tejidos serán la clave de tu look. ¡Y una opción segura! Si compras tu vestido en una de las muchas tiendas de vestidos de fiesta de tu ciudad, es fácil que también encuentres la torera a juego, confeccionada en la misma tela y color. Es una muy buena opción si eres la madrina, tal vez demasiado formal si eres invitada. Si buscas un estilo más juvenil, mejor combina tu vestido con una chaqueta de otro tejido o color. 

Abrigos

En invierno, los abrigos de fiesta para bodas son una excelente elección. Por eso es de vital importancia tener un abrigo de color camel o negro. Ambos tonos son básicos y neutros y combinan con la mayoría de colores de los vestidos de ceremonia. Aunque también te puedes decantar por los tendenciosos grises y rojos. ¡Todo un acierto! La longitud del abrigo dependerá del largo del vestido. Todo puede quedar bien, pero es mejor comprobarlo ante el espejo. Por norma general, todos los abrigos para vestidos largos son adecuados, aunque los abrigos para vestidos de fiesta cortos lo deberán sobrepasar en 5 dedos, como mínimo.

Pero los abrigos para vestidos de fiesta no tendrán porque ser exclusivos de los meses de otoño e invierno, sino que también pueden ser excelentes aliados en primavera, pues la meteorología no siempre acompaña en esta estación del año, sobre todo si el enlace se celebra por la tarde-noche. Sin embargo, y aunque las invitadas necesitan una prenda para cubrir sus hombros, muchas veces los abrigos gruesos de invierno son demasiado para esta época o no combinan con el vestido de fiesta elegido. Por ello, los abrigos de primavera, ligeros y súper favorecedores, suelen ser la pieza clave. No abrigan en exceso y funcionan como una chaqueta fina, aunque su corte corresponde a un abrigo tradicional. Además, en primavera también puedes jugar con los tejidos y optar por un abrigo de fiesta de encaje o de crochet. Sea cuál sea el escogido, ¡cumplirá su papel a la perfección!

Capas

De unos años a esta parte, las capas de fiesta han cobrado verdadero protagonismo. Un elemento históricamente tan elegante no podía quedarse fuera de las bodas, y cada vez son más las invitadas que apuestan por ellas para resguardarse del frío en las ceremonias.

En este caso, los tejidos y la longitud de la capa tienen mucho que decir, ya que se consigue un estilo totalmente diferente eligiendo entre una capa u otra. Así, en bodas de primavera o otoño, decántate por una capa del mismo tejido y tono del vestido si quieres mantener la misma línea estética. Del mismo modo, si el vestido es corto, opta por una capa igualmente corta que cubra hasta medio torso, por debajo del pecho. Si llevas un vestido largo, puedes escoger entre una capa corta o una larga: la primera aportará un plus a tu look, como hacen los chales de fiesta, mientras que una capa larga de tejido grueso podría recargar demasiado tu estilismo, pero si la eliges en una tela ligera, como la gasa, lograrás un look romántico. Y si te han invitado a una boda de invierno, qué mejor que llevar una capa de paño o lana. Las tienes en todos los estilos y formas: larga o corta, con capucha o sin ella, abierta o cerrada, negra, blanca o camel... Con cualquiera de ellas triunfarás en tu look de invitada.

Kimonos de seda

Si ninguna de estas opciones te convence para combinar con tu vestido de fiesta, puedes optar por los kimonos de seda, que también acompañan algunos de los mejores looks de invitada. El truco para combinar esta prenda en una boda es apostar por los kimonos cortos estampados si llevas un vestido liso o viceversa. También quedará mejor si tu vestido es recto y sin vuelo, pues de lo contrario podrías aportar demasiado volumen a tu imagen.

Abrigos para vestidos de noche

Cualquiera de las anteriores opciones en abrigo para vestido de fiesta será igual de válido para enlaces de día que de tarde o noche. Así que tu elección solo dependerá de la estación del año en la que se celebre el "sí, quiero" y, lógicamente, del estilo del enlace y del vestido de fiesta. Sin olvidarse de su largo ni de su color. ¡Los abrigos para bodas son infalibles a cualquier hora del día!

Una vez tengas tu vestido y el abrigo para boda que lo complementará, ya tendrás prácticamente tu look decidido. Solo te faltará escoger algunos complementos, como el bolso de mano, y dar con el calzado más apropiado. De este modo, podrás bailar hasta altas horas las mejores canciones de boda. Y, ¿quién sabe? Igual eres la afortunada que recibe el maravilloso ramo de novia. ¡Tu outfit nupcial va a ser realmente increíble!