Las Ceremonias de Isabel

Un enlace comporta ceñirse a tradiciones y tener que tomar decisiones constantes, como qué canciones de boda queréis que suenen mientras cortáis la tarta, si el vestido de novia va a ser blanco o, por aquello de llevar “algo azul”, ella seleccionará unos zapatos de novia en una tonalidad turquesa. Otra cuestión es decantarse por introducir aspectos novedosos, como la ceremonia de las velas o de la luz, un precioso rito nupcial que siempre se acompaña de una lectura.

¿En qué consiste realmente esta ceremonia? Se trata de un ritual en el que cada novio enciende una vela antes de juntar ambas para prender, al mismo tiempo, una vela más grande. Simboliza un proyecto de vida en común, el nuevo camino que los novios están a punto de comenzar juntos. Además, esta ceremonia suele ir acompañada de unas palabras que describen su significado. Así que si queréis incluir este ritual en vuestro enlace y os falta inspiración para el texto, o simplemente tiempo, os dejamos tres propuestas que os pueden resultar de gran utilidad.

María Boal

El primero se titula Habla la vela de vuestra boda y es obra del sacerdote belga Phil Bosmans. Tendrá que ser leído por el sacerdote, el maestro de ceremonias o cualquier otra persona designada por los novios y dice lo siguiente:

“Dejad que arda una vela el día de vuestra boda, es un símbolo que alumbra y acompaña. Después de pasados algunos años debe recordaros lo que hoy os habéis prometido. La vela del día de vuestra boda os susurra al oído: lo he visto. Mi llama estaba presente cuando os cogisteis las manos y regalasteis vuestro corazón. Soy algo más que una simple vela. Soy un testigo mudo en la casa de vuestro amor y continuaré viviendo en vuestro hogar. En los días en que brille el sol, cuando sintáis una gran alegría, cuando una bella estrella brille en el horizonte de vuestras vidas no necesitaréis encenderme.

Encendedme cuando anochezca, cuando irrumpa en vosotros una tormenta. Encendedme cuando haya que dar el primer paso y no sepáis cómo; cuando sea necesaria una explicación y no encontréis las palabras; cuando queráis abrazaros y los brazos estén paralizados, encendedme. Mi luz será para vosotros un signo claro. Habla su propio idioma, el idioma que todos entendemos. Soy la vela del día de vuestra boda. Dejadme arder mientras sea necesario, hasta que los dos unidos mejilla con mejilla, podáis apagarme. Entonces os diré agradecida: hasta la próxima vez”.

Irene Dominguez Eventos & Maestro de Ceremonias

El segundo texto es una adaptación de las palabras que suelen acompañar la ceremonia de la luz:

"A continuación los novios expresan el deseo de realizar la ceremonia de las velas. (Nombre de la novia) y (nombre del novio), tomad cada uno vuestra vela.

Estas velas simbolizan lo que vosotros habéis sido hasta el momento: dos personas con gran fortaleza, llenos de ilusiones y planes de futuro, con caminos propios e independientes. Dos personas que hoy habéis decidido uniros en matrimonio, juntar vuestros caminos para andar de la mano y construir un proyecto común. Juntar vuestras llamas en una sola que arderá con más fuerza e ilusión y que representa el compromiso que hoy nace entre ambos.

Qué os recuerde cada año, cada mes, cada día, cada momento, la promesa de amaros que os hacéis hoy ante todos vuestros testigos. Cogeros de la mano y encended juntos esta nueva vela que os ha de guiar y acompañar a lo largo de vuestra vida de pareja.

Esta vela formará parte de vuestro matrimonio (nombre de la novia y nombre del novio). Encendedla cuando lleguen los desencuentros, los momentos difíciles, y que ilumine entonces vuestro camino. Que su llama os recuerde la felicidad con la que hoy habéis llegado hasta aquí y la fortaleza con la que selláis vuestra unión. Cuando la sonrisa vuelva, apagad juntos la llama.

Prended su llama también cuando lleguen buenas noticias y rendid con ello tributo a vuestra unión".

Las Ceremonias de Isabel

Si las dos opciones anteriores no terminan de convenceros, este tercer texto es breve y está lleno de significado:

“La vela del matrimonio estará siempre en el hogar y cuando lleguen los momentos difíciles os alumbrará el camino de solución. Su llama os recordará la felicidad que podéis sentir juntos y la fortaleza de su amor. La luz de la vela será el símbolo de amor, la entrega y eterna compañía hasta el fin de los días. Os acompañará en todo vuestro camino y os iluminará en los buenos momentos siempre”.

Esperemos que estas tres aportaciones os sean de utilidad y que pongan aún más luz y magia a vuestra historia de amor. Del mismo modo que un peinado para bodas con perlitas será igualmente… ¡brillante! Recordad además que, como detalle de boda, podéis elegir unas velas con las que obsequiar a vuestros familiares y amigos. Seguro que recordarán siempre el bello momento que pasásteis con la ceremonia de la luz. ¡Os encantará!