¿Estáis buscando un destino paradisíaco cerca de casa en el que disfrutar de una luna de miel inolvidable? Las Canarias, un archipiélago formado por 7 islas situado en la costa noroeste de África es, sin duda, una magnífica opción. En él descubriréis grandes contrastes, ya que en algunas islas hay frondosos bosques mientras que en otras predominan las dunas o los agrestes paisajes volcánicos. Lo que está claro es que todas ellas os encantarán por igual y os permitirán disfrutar de románticas jornadas en la mejor de las compañías, desconectando y descansando de todos los preparativos nupciales: el envío de las invitaciones de boda a todos vuestros seres queridos, la elección del espacio de celebración y del menú, decidir entre las numerosas ideas originales para bodas las más afines a la esencia de vuestro enlace, encargar los detalles de boda para familiares y amigos... En las Islas Canarias tendréis la oportunidad de descubrir lugares mágicos que perdurarán para siempre en vuestras memorias, de realizar todo tipo de actividades y de degustar una sabrosa gastronomía. ¿Deseando descubrir todo lo que os ofrecen?

Gran Canaria, magia y belleza

En esta isla podréis disfrutar del bullicio de Las Palmas, una de las ciudades más animadas del archipiélago canario, así como de la tranquilidad de su naturaleza exuberante. No os perdáis tampoco las zonas montañosas del interior, como el Roque Nublo o el Pico de las Nieves, los acantilados del Parque Natural de Tamadaba, los viñedos en la caldera de Bandama ni los miradores panorámicos y las carreteras sinuosas de la Reserva Natural Integral de Inagua. También podéis desconectar en sus playas de arenas blancas, en las Dunas de Maspalomas y visitando pueblecitos llenos de encanto, como Tejeda, Puerto de Mogán y Teror. Y no os vayáis de la isla sin contemplar bellos atardeceres en Agaete, uno de los mejores lugares de Gran Canaria para disfrutar de puestas de sol realmente increíbles.

Tenerife, la isla de la eterna primavera

Tenerife lo tiene todo para pasar una luna de miel apasionante: el enigmático Parque Nacional del Teide y uno de sus principales atractivos, su volcán, el tercero más grande del mundo. No os faltarán asimismo paisajes espectaculares en el Parque de Anaga –declarado Patrimonio de la Biosfera–, con acantilados, playas vírgenes y frondosos bosques de laurisilva. Y no dejéis de descubrir las playas solitarias de aguas cristalinas en la zona de Los Cristianos ni otras preciosas playas como las de Costa Adeje, El Médano, en Granadilla de Abona –la mayor playa natural de Tenerife y la más ventosa, lo que la convierte en el lugar ideal para la práctica del surf– o la de Masca, a la que solo podréis llegar por mar. El Valle de la Orotava con su conocido Puerto de la Cruz, el Acantilado de los Gigantes, La Laguna, Güímar y Garachico también os seducirán. Sin olvidarse lógicamente de Santa Cruz de Tenerife, la capital, en la que se encuentra la famosa playa de Las Teresitas.

Lanzarote, un destino de contrastes

Lanzarote os espera con el Parque Nacional de Timanfaya, la zona volcánica más grande de las Canarias, en la que podréis contemplar un paisaje lunar, el mar de lava petrificada o las corrientes de vapor que salen a borbotones del suelo. También es impresionante la playa de Papagayo, al sur de la isla, la joya de Lanzarote y una de las más bellas del mundo gracias a sus arenas doradas y a sus aguas turquesas. En un entorno natural virgen, sus atardeceres son únicos. ¿Más cosas? Visitad Arrecife y Teguise –la actual y la antigua capital de la isla, respectivamente– y contemplad en silencio Los Hervideros, un enclave maravilloso donde las olas del océano rompen con fuerza contra las rocas del acantilado, ascendiendo entre los huecos de las piedras y creando la falsa sensación de agua hirviendo. Visitad asimismo el Charco Verde o Laguna de los Ciclos, en el Parque Natural de los Volcanes, una laguna impresionante de agua marina en un intenso color verde esmeralda. También son inolvidables el mirador del río, situado en lo alto del Risco de Famara con vistas espectaculares, y el Valle de las Mil Palmeras. Sin olvidarse del lago subterráneo de Jameos del Agua, de la Cueva de los Verdes, ni del cráter del volcán El Cuervo. Y si tenéis tiempo escapaos a La Graciosa, una islita al noroeste de Lanzarote con su característico paisaje multicolor y sus playas, como la de Baja del Ganado y la de las Conchas. ¡Merece la pena!

Fuerteventura, desconexión total

En esta isla encontraréis grandes playas de arena dorada, colinas, dunas y volcanes en los que parece haberse detenido el tiempo. Así, no os perdáis Morro Jable con sus grandes playas para hacer surf, la montaña Tindaya y sus pueblos costeros, las dunas de Corralejo ni el impresionante volcán Calderón Hondo. Y no dejéis de visitar sus faros, como el de Punta Pesebre, el del Tostón, el de La Entallada y el de Morro Jable. ¿Más propuestas? Acercaos a la península de Jandía, al sur de la isla, un parque natural con el Roque del Moro y la playa de Cofete. También es imprescindible visitar los pueblos de La Pared, con uno de los paisajes más bonitos de la isla, y Betancuria.

La Palma, La Gomera y El Hierro

A La Palma se le conoce como la Isla Bonita. Bonita por sus paisajes, sus volcanes, sus bosques impenetrables, sus cascadas, sus extensas playas y su cielo estrellado. Os encantarán el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente y Los Tilos, que esconde uno de los bosques de laurisilva más importantes de las Islas Canarias. Un lugar mágico con cascadas al igual que Puerto Naos, una exótica playa de arenas negras. También merece la pena descubrir las Salinas de Fuencaliente y Santa Cruz de Las Palma, capital de la isla.

La Gomera, al oeste de Tenerife, es una opción perfecta para los amantes de la naturaleza gracias al maravilloso Parque Nacional de Garajonay –con el Mirador de los Roques a su entrada–; a sus impresionantes monumentos de piedra volcánica, como el acantilado de Los Órganos; a sus encantadores pueblos, como Agulo, y a paisajes tan increíbles como los del Valle Gran Rey.

Y en la isla de El Hierro disfrutaréis del silencio de un paraíso para ecologistas y amantes del submarinismo con los fondos marinos más fotografiados del planeta, como la reserva marina de La Restinga. No os perdáis tampoco el Charco Azul, una piscina natural salada en el Valle de El Golfo, el Parque Rural de Frontera ni el Mirador de la Peña, situado a unos 700 m de altitud y con magníficas vistas sobre el océano.

¿Seducidos con la posibilidad de que las islas Canarias se conviertan en el destino de vuestra luna de miel? Si es así, poneos manos a la obra lo antes posible y organizar con detenimiento todos los detalles del viaje. El mismo tiempo y cariño necesitaréis para ultimar otras partidas del enlace, como la selección de las mejores canciones de boda o decidir qué variedades florales darán vida tanto al ramo de novia como a las composiciones que vestirán los espacios destinados a la ceremonia y la celebración. ¡Os esperan unos días llenos de emociones!