¿Dándole vueltas al destino de vuestra luna de miel o de una de esas románticas escapadas en pareja? Aunque existen muchas opciones a vuestro alcance, las actuales limitaciones en cuanto a movilidad o, simplemente, el deseo de no viajar demasiado lejos puede llevaros a escoger un destino nacional. Y... ¿sabíais que nuestro país esconde una de las islas más bellas del planeta? Nos referimos a Gran Canaria, un pequeño paraíso de infinitos contrastes y espectaculares paisajes que no os dejará indiferentes. ¿Listos para sucumbir a sus encantos?

Qué ver en Gran Canaria

Gran Canaria es una isla en la que podréis disfrutar de playas paradisíacas, pasear a más de mil metros de altitud en un mar de nubes, recorrer un desierto de dunas o rodearos de montañas alpinas con frondosos bosques. Un destino mágico en el que el sur es árido y volcánico, mientras que el norte y el centro son verdes. ¡El lugar perfecto para rodearos de exuberante naturaleza! No os perdáis los planes imprescindibles o qué hacer en Gran Canaria.

1. Callejear por Las Palmas de Gran Canaria

¿Qué ver en Las Palmas de Gran Canaria? Se trata de una ciudad fascinante, llena de posibilidades y atractivos, y la capital de la isla. Os encantará pasear por la playa de Las Canteras y hacer senderismo por el Confital rodeados de un paisaje volcánico. O callejear por el barrio de la Vegueta con sus encantadoras callecitas empedradas, palacios renacentistas y tesoros escondidos, como su catedral, la Casa de Colón, la plaza de Santa Ana o su mercado, donde podréis tomaros un zumo tropical.

2. Perderse por sus playas paradisíacas

Las calas maravillosas y las infinitas playas de Gran Canaria os esperan. Junto a la de Las Canteras, os encantarán la del Inglés, la de Amadores, la de Puerto Rico y la de Mogán. ¿Buscáis intimidad, silencio y biodiversidad? Las playas de Güigüi, de El Cabrón, de Guayedra y de La Caleta os deslumbrarán.

3. Disfrutar de Risco Caído y las Montañas Sagradas

Tejeda es un pueblo lleno de encanto en el que se encuentra la Cruz de Tejeda, desde donde podréis contemplar unas increíbles vistas de la isla. También está muy cerca de dos roques de piedra basáltica: el Roque Nublo y el Roque Bentayga, que forman parte de la zona de Risco Caído y las Montañas Sagradas –declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO–, con un espectacular paisaje formado por una caldera volcánica. Si vais al atardecer os sorprenderá su panorámica única en el mundo.

4. Ensimismaros en Tamadaba

Si tras alquilar un coche en Gran Canaria recorréis alguna de las estrechas carreteras que van desde Las Palmas de Gran Canaria hacia los valles del norte, experimentaréis la magia de pasar de paisajes típicos del desierto africano a verdes cimas alpinas, muy parecidas a las de Suiza, con bosques de pinos, como el pinar de Tamadaba, en Artenara, el pueblo más alto de la isla. En este impresionante parque natural encontraréis naturaleza virgen y espectaculares vistas. No os perdáis la montaña de Altavista con sus fantásticos atardeceres – ¿sabíais que incluso podríais ver el Teide en la vecina isla de Tenerife?– ni el mirador de los Llanos de la Mimbre, desde el que destaca el Roque Faneque. ¿Más cosas? Explorad el sendero que os llevará hasta el pico de la Bandera. ¡Espectacular!

5. Recorrer la senda de Inagua

La Reserva Natural Integral de Inagua os espera con sus pinares situados entre barrancos. Para descubrirlos lo mejor es alquilar un coche o una moto para recorrer sus serpenteantes carreteras y detenerse en cada uno de sus preciosos miradores.

6. Soñar despiertos en las Dunas de Maspalomas

Situada al sur de la isla, Maspalomas es una inmensa reserva natural salpicada de dunas y constituida por tres ecosistemas: el Palmeral, la Charca y las Dunas. Pasear al atardecer contemplando uno de los paisajes más bellos de Gran Canaria es una experiencia única, como también lo será visitar su icónico faro de 60 metros de altura. ¿Os gusta el surf? ¡Aquí disfrutaréis!

7. Conocer sus pueblecitos con encanto

Teror, Arucas, Tejada, Telde, Mogán, Agüimes, Artenara o Tafira son algunos de los pueblecitos imprescindibles que visitar durante vuestra estancia en la isla de Gran Canaria. Sus cascos históricos con mansiones de aire isleño, sus calles empedradas, sus casitas blancas, sus plazas, sus casas solariegas y su ambiente isleño son inolvidables.

8. Disfrutar de su deliciosa gastronomía

De Gran Canaria también os enamorarán sus increíbles platos tradicionales, entre los que destacan especialmente los de las papas con mojo, la ropa vieja, las carajacas, el mojo picón, el escaldón de gofio o el sancocho. Quedaos con estos nombres... ¡y no dudéis en probar estas recetas típicas!

9. Sucumbir al hechizo del Pico de las Nieves y del Morro de la Agujereada

Son los dos puntos más altos de la isla, con 1949 y 1956 metros de altura, respectivamente. Situado en el centro de la isla, el primero cuenta con un amplio mirador desde el que disfrutar de magníficas puestas de sol. El Morro de la Agujereada, por su parte, se encuentra justo al lado y, pese a que se consideró durante muchos años como la montaña más alta de la isla, la tecnología ha demostrado hace pocos años que no es así. ¿Os animaréis a subirla?

10. Enamoraros perdidamente de su gran diversidad

No os perdáis los atardeceres de Agaete ni los viñedos en la caldera de Bandama. Tampoco los singulares barrancos de la isla, como el de los Cernícalos o el de Azuaje, ni la Reserva Natural de los Tilos de Moya, un precioso bosque de laurisilva y tilos.

Estos son algunos de los principales atractivos que podréis descubrir durante vuestro viaje a Gran Canaria, pero no los únicos. Y es que la isla encierra mil y un encantos que merecen ser descubiertos con calma. ¿Preparados para relajaros y disfrutar de todas sus maravillas?