Amalgama Fotografía

Seguro que lo tienes todo a punto… Has escogido entre cientos de vestidos de novia hasta dar con el que mejor encaja con tu figura, has probado bastantes peinados para bodas pero te sientes más que satisfecha con tu elección, has recorrido numerosas tiendas hasta encontrar los zapatos de novia originales con los que soñabas desde pequeña, no has parado hasta dar con unos detalles de boda perfectos para vuestros invitados... Pero quizá te has olvidado de ponerte en forma. Si eres una de esas novias rezagadas, todavía tienes una última oportunidad de perder esos kilos de más que te molestan: apúntate a una dieta exprés o "last minute".

¿Dietas exprés o last minute?

Las puedes hacer entre 3 y 5 días. Gracias a ellas te estilizarás, eliminarás toxinas y conseguirás una piel más tersa y suave, sintiéndote más atractiva. Además, no te cansarás, sino que te permiten seguir haciendo tu vida porque quizá aún tienes cosas en las que pensar, como las canciones románticas para bodas que quieres que suenen en cada momento del enlace o las ideas para candy bar

¡Stop, stop!

Piensa que a estas alturas ya no puedes adelgazar mucho. El vestido te viene como un guante y quizá no hay tiempo para arreglos de última hora, salvo que hayas optado por vestidos de novia corte princesa, de ancha falda, o por vestidos de novia sencillos y fáciles de modificar. Si no es así, lo máximo que puedes hacer es estilizarte. ¡Lo vas a conseguir!

Pedro Zamorano

¿Todavía estás a tiempo?

Si quieres hacer dieta para perder de 5 a 8 kilos es aconsejable que comiences entre 6 y 10 meses antes de la boda.

Los 6 mandamientos de nuestras dietas exprés:

  • 1. Te deshincharás. Eliminarás líquidos, ya que tomarás alimentos depurativos, como la alcachofa.
  • 2. Te desintoxicarás. Para eliminar toxinas antes de la boda es necesario que incluyas manzanas, uvas, limones, granadas, tomates y espárragos en la dieta. Asimismo, deberás aderezar tus platos con poca sal y hierbas aromáticas, como el perejil y el orégano.
  • 3. Acelerarás tu metabolismo. Imprescindible para eliminar grasa, líquidos y kilos. ¿Cómo conseguirlo? Haciendo entre cuatro y seis pequeñas comidas a lo largo del día. Evitarás uno de los mayores enemigos: ¡el picoteo!
  • 4. Evitarás bajones azúcar. Con estas dietas no tendrás bajadas de azúcar que te obliguen a picar dulces entre horas. Pero tendrás que acostumbrarte a comer alimentos ricos en carbohidratos con un índice glucémico moderado o bajo, como cereales y pastas integrales.
  • 5. Beberás agua. Toma nota: 1,5 litros de agua diarios entre comidas: perderás peso y eliminarás toxinas.
  • 6. Tomarás infusiones depurativas. Si te acostumbras a las infusiones de manzanilla, manzana y canela, tila, boldo o cola de caballo te rehidratarás y saciarás. Y no te olvides del té: es antioxidante, depurativo, remineralizante y refuerza tu sistema inmunitario.

¿A qué esperas?

Acompaña estas dietas exprés con ejercicio. El qué, cuándo y cómo depende de ti. Realizar cualquier tipo de actividad física te llenará de vitalidad. Sal a pasear o a nadar: relaja y tonifica tu musculatura. Si sigues cualquiera de las dos dietas, seguro que tu vestido de novia –aunque sean vestidos de novia corte sirena– te quedará como un guante.

Ernesto Naranjo

4 consejos antes de empezar

  • 1. Sustituye una cena por un batido de proteínas. Alternando las dos opciones, la dieta no te resultará tan aburrida.
  • 2. Bebe todos los días un vaso de agua tibia con zumo de medio limón en ayunas. No solo mejorará la digestión, sino que te ayudará a perder peso, purificar la piel y equilibrar tus niveles de pH. Recuerda tomarlo con una pajita para no dañar el esmalte de los dientes.
  • 3. Algunas verduras son diuréticas y purifican el hígado, por lo que te ayudarán a perder esos kilitos de más. Es el caso de los espárragos, el brécol y las alcachofas.
  • 4. Toma 4 o 5 almendras al día. Son antioxidantes, antiaging y ayudan a controlar el azúcar. Está demostrado que comer almendras reduce el apetito y, con ello, las calorías consumidas a lo largo del día.

Dieta exprés de tres días

  • Desayuno. Un café o té edulcorado con estevia y leche desnatada. Una rebanada de pan integral con 10 g de mantequilla baja en grasa y una loncha de pavo.
  • Media mañana. Una taza de ensalada de frutas (uva, manzana y granada) con una infusión de manzanilla. O un yogur desnatado con sirope de agave.
  • Comidas.
    Primer plato. Verdura (200 g con una patata, evitando los guisantes) o un tazón de caldo de verduras, zumo de tomate natural o pasta integral (150 g).
    Segundo plato. Carne magra (150 g) o pescado a la plancha (200 g). Acompáñalo con ensalada de lechuga, pepino y tomate o media patata hervida.
    Postre. Gelatina o piña natural.
  • Merienda. Una porción de chocolate negro al 70% sin azúcar añadido y una infusión de cola de caballo (depurativa). Un yogur desnatado. O una pieza de fruta.
  • Cena. Elige lo que no hayas tomado al mediodía.

S&B Photography

Dieta exprés de 5 días

  • Día 1
    Desayuno. Pan integral tostado (25 g) acompañado de una tortilla (la proteína te saciará toda la mañana, ya lo verás) y de un pequeño zumo de naranja. Café descafeinado con leche desnatada, infusión o té verde.
    Media mañana. 1 taza de ensalada de frutas, una infusión de manzanilla.
    Comida. 1 taza de caldo casero de verduras, o alcachofas hervidas (150 g). Carne magra a la plancha (150 g) con una porción mediana (50 g) de ensalada de zanahoria, espárragos, lechuga y tomate. De postre prueba con una gelatina o una manzana al horno.
    Merienda. Una tostada de pan integral con mermelada light o una porción de chocolate negro sin azúcar añadido. Infusión relajante de melisa y manzanilla.
    Cena. Verdura con una patata, pescado a la plancha (150 g) con ensalada de tomate y rúcula. De postre yogur desnatado.
  • Día 2
    Desayuno. Piña natural. Una rebanada de pan integral tostado con queso de Burgos. Café descafeinado con leche desnatada o té negro.
    Media mañana. Infusión de manzanilla y un yogur desnatado con una cucharadita de mermelada light y seis granos de uva.
    Comida. Una taza de caldo casero de verduras, pescado a la plancha (150 g) con dos pimientos verdes también a la plancha y una ensalada de escarola con granada. De postr, ensalada de naranjas con un chorrito de sirope de agave.
    Media tarde. Yogur desnatado con semillas de linaza.
    Cena. Verdura con una patata y una tortilla. Ensalada de berros con tomates. Ensalada de fruta.
  • Día 3.
    Desayuno. Smothie o batido de frutas (piña, manzana, pera y uva). Rebanada de pan integral tostado con pechuga de pavo.
    Media mañana. Pulga de jamón y un zumo de naranja.
    Comida. Pasta integral (150 g) con tomate natural. Pollo a la plancha (150 g) con ensalada de lechuga y tomate. De postre, gelatina dietética de fresa.
    Media tarde. Un té negro con dos galletas integrales o una pera.
    Cena. Consomé de ave. Pescado a la plancha con media patata al horno. Manzana al horno.

Kurry Fotógrafo

  • Día 4.  
    Desayuno. Pan integral tostado con queso fresco. Batido de piña con leche de soja.
    Media mañana. Yogur desnatado con semillas de sésamo. Zumo de mandarina natural.
    Comida. Ensalada de lentejas (100 g) y ensalada de frutas. Bizcocho casero 
(50 g).
    Media tarde. Una porción de chocolate negro al 70% sin azúcares añadidos acompañado de una rebanada de pan integral.
    Cena: Tortilla de champiñones, ensalada de tomate y dos lonchas de pavo. De postre un yogur con semillas de sésamo.
  • Día 5.
    Desayuno. Rebanada de pan integral con mermelada light y zumo de limón con edulcorante. Café descafeinado o té verde.
    Media mañana. Pulga de jamón y queso fresco. O un plátano.
    Comida. Sopa de verduras y pollo a la plancha con una rebanada de pan integral. Gelatina dietética de fresa.
    Merienda. Yogur desnatado con semillas de linaza. Una porción de chocolate negro al 70% sin azúcar añadido.
    Cena. Merluza a la plancha con ensalada de espinacas. Una rebanada de pan integral con queso de Burgos. De postre, helado dietético de vainilla, sin azúcar añadidos.

¿Convencida? Si no te sientes cómoda con tu figura no pierdes nada por probarlo. Perder algo de peso te puede resultar muy útil a la hora de conseguir el look nupcial que siempre has imaginado: vestidos de novia corte imperio acompañados de unos zapatos de novia de color –rojos, azules, verdes o incluso negros–, de unos ramos de novia silvestres y de cualquier opción en peinados pelo suelto.