Los nervios de buscar vestido de novia, las gestiones para comprar los perfectos detalles de boda, el estrés por enviar a tiempo las invitaciones de boda... Acabada la boda toca por fin relajarse y disfrutar. ¿Y qué mejor manera que hacerlo durante la luna de miel? Si sois una pareja con hijos, quizá os estáis planteando llevarlos con vosotros. En este caso, elegid un destino familiar, como un parque temático o un crucero con actividades infantiles. De este modo no solo disfrutaréis de la luna de miel, sino que viviréis unas vacaciones inolvidables todos juntos.

Viajar con niños puede ser un placer o una pesadilla. Todo depende de la edad que tengan y de lo cerca o lejos que estéis planeando ir. A continuación os mostramos algunos posibles destinos para ir con ellos. ¿Preparados?

1. Baleares o Canarias

Si tenéis niños de corta edad, nuestro consejo es que busquéis un destino cercano, pues lo que más agota a los pequeños es el viaje. Así que, tanto si queréis disfrutar de la playa como descubrir nuevos lugares, cualquiera de nuestras islas puede ser una excelente elección. Una alternativa perfecta si optáis por Baleares es alquilar una casita rural o un apartamento, procurando que esté en una zona tranquila y que tenga piscina y parques infantiles en la zona. Y si preferís ir a alguna de las islas Canarias –como Tenerife o Lanzarote–, no olvidéis que muchos de sus hoteles ofrecen un "todo incluido". Eso sí, aseguraros que tienen un club infantil con monitores y que realizan diferentes actividades para niños, así como las edades a las que van dirigidas. A ellos les encantará y vosotros podréis disfrutar de agradables momentos los dos solos.

2. La ruta de los parques temáticos españoles

Si vuestros pequeños son auténticos fans de los parques temáticos, realizad una ruta por España visitando los más importantes. Podéis empezar por Tarragona, donde la parada obligatoria será Port Aventura. La siguiente visita puede ser Alicante, donde además de disfrutar de sus playas podréis visitar Terra Mítica. En Sevilla descubriréis una gastronomía única y, por supuesto, Isla Mágica. Y para acabar vuestra ruta, Madrid, donde os espera el Parque Warner. ¡Seguro que vuestros hijos jamás olvidarán estas vacaciones!

3. París

La Ciudad del Amor puede ser un gran destino para disfrutar en familia. Los niños lo pasarán en grande recorriendo el Sena en uno de sus famosos Bateaux Mouches o subiendo a la Torre Eiffel. Pero lo que más les atraerá, sin ninguna duda, es la gran oferta de parques temáticos que pueden encontrarse a escasos kilómetros de la ciudad. Eurodisney es la joya de la corona, ya que vuestros hijos se emocionarán viendo a sus personajes favoritos y montando en todas las atracciones. Pero no es la única: Parc Astérix, consagrado al espíritu galo, ofrece también atracciones para todos los gustos y edades.

4. Londres

Londres es otra ciudad estupenda para los niños y cuenta con multitud de actividades, eventos y atracciones para toda la familia. El cambio de guardia en el Palacio de Buckingham, el Big Ben, subir al London Eye, la noria más alta del mundo, hacer un crucero por el Támesis, visitar el Museo de Ciencias Naturales, el Madame Tussauds, de cera, o, para niños más mayores, el London Dungeon, que pondrá a prueba su miedo y vuestra entereza... No olvidéis tampoco explorar los escenarios de los libros y las películas de Harry Potter, así como los platós con los decorados, vestuario y atrezo de los mismos en Warner Bros. Studio Tour London. Un sinfín de posibilidades a vuestro alcance.

5. Europa

La oferta europea es prácticamente ilimitada para viajar con niños, sean de la edad que sean. Descubrir el pueblo de Papá Noel en Finlandia, la historia de Berlín y sus grandes parques, los castillos del Loira –perfectos para explicar historias de príncipes y princesas, dragones, caballeros o valientes damas–, la singularidad de Venecia, la magia de Roma, el encanto de Amsterdam... Los más mayores disfrutarán como nunca en el Playmobil FunPark, en Núremberg (Alemania), en cualquiera de los tres parques Legoland repartidos por el Viejo Continente: Reino Unido, Dinamarca y Alemania, o en Futuroscope, el parque temático francés donde las atracciones se basan en las tecnologías audiovisuales y robóticas del futuro.

6. De crucero

Embarcarse en un crucero con toda la familia también puede ser una gran experiencia. Eso sí, antes hay que elegir bien el más adecuado para vosotros. Si le preguntáis a vuestros hijos seguro que ellos lo tienen clarísimo: no importa el destino si es a bordo de un crucero Disney. Estos tienen una gran oferta de rutas, la más cercana por el Mediterráneo. Y si elegís otra compañía para realizarlo, aseguraos de que tienen un buen programa de animación para niños y que los puertos que visitéis sean interesantes para vuestros hijos. Recordad también preguntar si el crucero admite peques de todas las edades –algunas compañías solo permiten abordar niños desde los 6 hasta los 12 meses– y si estos podrán participar libremente de todas las actividades infantiles, como competiciones, deportes o discoteca, pues en algunos casos la edad mínima se sitúa en 2, 3 o 4 años.

Consejos prácticos

Estas son solo algunas propuestas relativamente cercanas, como también lo son descubrir las playas y los encantos de todas las ciudades de la península, o atreverse a viajar a Riviera Maya, Punta Cana, Florida o Nueva York, por poner algunos ejemplos más lejanos, donde encontraréis asimismo interesantes propuestas para toda la familia.

Sea cual sea la opción que finalmente elijáis, no olvidéis que estáis de vacaciones, por lo que es importante que haya un tiempo de esparcimiento para todos. Recordad también que "el que mucho abarca poco aprieta", así que merece la pena ver o hacer menos cosas, pero de mayor calidad. Y por último, pero no menos importante, os recomendamos que vuestro hotel o alojamiento no esté demasiado lejos del centro de la ciudad. Aprovecharéis mucho más el tiempo.

¿Convencidos de disfrutar de un viaje único en la vida con los más pequeños de la casa? Mientras llega el día de hacer las maletas para toda la familia, haced un repaso por las diferentes tareas que aún os quedan pendientes y poneros manos a la obra. Una buena manera de hacerlo puede ser involucrando a los niños en algunas actividades, como la elección de las canciones para bodas o, ¿por qué no? pensando diferentes ideas divertidas para bodas. Todo a su lado es mucho mejor y más especial. Así que... ¡a disfrutar!